Consejos para tener oídos saludables

4 diciembre, 2017
Proteger los oídos de los ruidos fuertes es una de las mejores formas de conservar una buena salud auditiva. Asimismo, es conveniente regular los volúmenes de los aparatos que solemos utilizar

Para percibir todos los sonidos que nos rodean necesitamos tener oídos saludables. Estos órganos delicados y sensibles requieren de muchos cuidados para evitar que se enfermen o reduzcan su eficiencia.

En este artículo de ofrecemos algunos consejos para tratarlos mejor.

Tips para tener oídos saludables

Las agresiones externas y la falta de atención no nos permiten disfrutar de oídos saludables.

Estos “eternos olvidados” a los que solo prestamos atención cuando duelen, se tapan o no nos permiten distinguir los sonidos son bastante delicados.

Por ello cuidarlos es imprescindible. Si no sabes cómo, presta atención a los siguientes consejos:

1. No introduzcas objetos

No introduzcas objetos

Es común introducir un dedo, un lápiz o un bastoncillo dentro del oído cuando nos pica, nos duele o está sucio.

Sin embargo, este hábito es muy peligroso, ya que puede perforar el tímpano. Esto es irreversible y aumenta las posibilidades de padecer sordera.

¿Quieres conocer más? Cómo cuidar correctamente la salud de tus oídos

2. Realiza consultas periódicas

Trata de ir al otorrinolaringólogo una vez al año para una revisión general de oídos, nariz y garganta.

Si tienes una enfermedad crónica pídele al médico que no te recete medicamentos ototóxicos (muchos antibióticos lo son) ya que pueden dañar el oído.

A partir de los 50 años de edad, y si hay antecedentes de sordera en la familia, se aconseja la consulta con el especialista, al menos, cada 12 meses también.

3. Protégelos de ruidos fuertes

Protégelos de ruidos fuertes

Si vives en la ciudad y deseas tener oídos saludables deberás cuidarlos de los ruidos estridentes como, por ejemplo, las bocinas de los coches, las maquinarias usadas para la construcción o reparación, etc.

Además te aconsejamos que te alejes de los altavoces, de las obras callejeras y que, si vas a un concierto o discoteca no te quedes parado al lado de los parlantes.

4. No te automediques

Muchas veces cuando nos duele el oído intentamos algún remedio casero o colocamos gotas de venta libre (o incluso que ya hemos usado en otra oportunidad).

Sin embargo debes tener en cuenta que la membrana timpánica puede perforarse o estar dañada y que estas medicinas pueden empeorar el cuadro.

5. Realiza una audiometría

Realiza una audiometría

La consulta con el otorrinolaringólogo debería incluir un estudio llamado audiometría.

Si no sabes de qué se trata, es muy sencillo:

  • Te sientas en una pequeña habitación y te colocas unos cascos o auriculares.
  • Del otro lado de una ventana estará el especialista subiendo diferentes sonidos y pitidos para que los escuches.
  • Debes levantar la mano apenas los sientes (si el ruido lo oyes con el oído izquierdo debes levantar la mano izquierda y lo mismo con la derecha).

Este estudio sirve para determinar no solo cuánto puedes escuchar sino si estás perdiendo agudeza en la audición o si tienes algún problema que pueda conducir a la sordera.

6. Reduce el volumen

Cuando llevas cascos y estás en el metro no pongas la música a todo volumen aunque se trate de tu canción favorita.

También te recomendamos que no utilices reproductores de música más de una hora al día. Esto incluye a su vez cualquier contenido que veamos (y oigamos) con el móvil o la tablet usando auriculares.

En casa, trata de poner lo más bajo posible la televisión o la radio. Trata de comprar electrodomésticos o dispositivos que sean silenciosos.

Aunque no lo creas el ruido que hace una nevera o el aire acondicionado son perjudiciales para tus oídos. Por otra parte, trata de no hablar tanto con el móvil y, si lo haces, que el volumen del auricular sea lo más bajo posible.

7. Usa tapones en la piscina

Usa tapones en la piscina

Si te gusta nadar en el mar o en la piscina, una buena manera de tener oídos saludables es llevar tapones. Son económicos y los consigues tanto en las tiendas deportivas como en la farmacia.

Estos pequeños accesorios sirven para evitar que se te tape el canal auditivo y que ingresen microorganismos y productos que están en el agua.

Visita este artículo: Las piscinas públicas y el riesgo de infecciones

8. No te quites el cerumen tú mismo

Es normal que cuando tenemos un tapón de cerilla o un poco de suciedad en los oídos queramos limpiarlo nosotros mismos usando un bastoncillo o un algodón con alcohol o agua oxigenada.

Sin embargo este es un hábito bastante dañino para la salud auditiva. Por supuesto que tampoco es cuestión de andar por la vida con los oídos tapados o sucios.

Por lo tanto, te recomendamos que visites al otorrinolaringólogo para que realice una limpieza profesional y profunda con aparatos y elementos adecuados.

De esta manera evitarás, por ejemplo, perforar el tímpano o causar daños en la membrana interna del oído.

9. Protégelos en invierno

Protégelos en invierno

El viento, el frío, la lluvia y la nieve pueden ser enemigos íntimos de los oídos (así como también de la garganta o de la nariz).

Por eso es fundamental llevar gorro, bufanda o una prenda que sirva para resguardarnos de las inclemencias del tiempo durante el invierno. Probablemente te enfermes menos que años anteriores.

10. Mantén la higiene

Mientras te bañas puedes lavar también la parte externa de la oreja para evitar que la polución o los virus se introduzcan en los oídos.

No te olvides de secar bien la zona cuando salgas de la ducha para evitar la proliferación de hongos y la aparición de posibles infecciones. Esto también es aplicable para aquellas personas que nadan en piscinas o el mar.

Por último, te aconsejamos que trates un catarro, una alergia o una infección porque si una enfermedad de este tipo está mal curada puede perjudicar tu audición.

Te puede gustar