Consejos para aliviar la tendinitis

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biotecnólogo Alejandro Duarte el 19 enero, 2019
Mario Laguarda · 21 enero, 2019
Ciertos recursos naturales constituyen formas complementarias de tratar la inflamación de las articulaciones o tendinitis. En este artículo, te contamos cuáles son, además de las causas y síntomas de esta dolencia.

Las articulaciones son una parte esencial de nuestro esqueleto. Permiten la movilidad completa del cuerpo aunque, cuando se sobrecargan y su lubricación interna no es la adecuada, se inflaman. Es lo que se conoce como tendinitis (o tendinosis) y es una dolencia bastante común. Por esto, es importante saber cómo tratarla. Los recursos naturales para aliviar la tendinitis son una alternativa.

Te contamos los detalles de esto y mucho más en este artículo.

Hombre con dolor en el cuello y en la espalda.
Aunque la tendinitis puede aparecer en cualquier articulación son más comunes en las extremidades.

Los tendones son las estructuras fibrosas de nuestro cuerpo que unen el músculo con los huesos.  Así, la tendinitis es la inflamación o hinchazón de un tendón. Suele doler bastante y dificulta en gran medida nuestra actividad diaria.

Como se dijo antes, la mayoría de las veces está asociada a una lesión o a una sobrecarga. También suele aparecer conforme nos hacemos mayores. Con el paso de los años, los tendones van perdiendo elasticidad y aparecen estas degeneraciones.

Dónde aparece la tendinitis

La tendinitis puede aparecer en cualquier estructura. Mas, cabe señalar que esta afección es más frecuente en:

  • codo
  • talón
  • muñeca
  • hombro

Causas

  • Golpes o lesiones que afectan directamente al tendón
  • Golpes o lesiones pequeñas que, al sucederse muchas veces por una determinada actividad, acaban causando una lesión
  • Trabajo excesivo en una determinada parte del cuerpo hasta provocar una sobrecarga
  • Alguna infección
  • Enfermedades reumáticas e, incluso, diabetes
  • Edades avanzadas, en las que el tendón deja ya de tener la elasticidad necesaria

Síntomas

  • Dolor e inflamación de una zona determinada, sobre todo, al intentar hacer un estiramiento.
  • Excesivo dolor durante la noche.
  • A veces, este dolor puede ser confundido con un esguince, o fisuras del hueso.

Será siempre el especialista en salud quien haga el diagnóstico preciso e indique el tratamiento. Hay pruebas específicas para discriminar con exactitud si lo que tenemos es una tendinitis. No obstante, siempre es bueno prevenir. Y, para ello, es necesario tener conocimientos básicos de cómo tratar la tendinitis.

A continuación, te ofrecemos unas recomendaciones para aliviar la tendinitis. Son técnicas para aliviar el dolor, que, de algún modo, también contribuirán a tu bienestar. Su objetivo es el de mantener tus tendones fuertes y elásticos.

Quizá te interese: ¿Qué es la tendinitis patelar? ¿Por qué causa dolor de rodilla?

Consejos sobre cómo tratar la tendinitis

Hombre en el fisioterapeuta.
Para evitar un empeoramiento existen consejos que debemos seguir para aliviar la tendinitis.

1. Reposo del miembro afectado

Es importante que la parte inflamada de nuestro cuerpo esté inmovilizada unos días con el fin de que el movimiento no afecte al tendón lesionado. Lo mismo da que sea el hombro, la muñeca o el talón. A veces, los médicos optan por enyesar o escaloyar la articulación afectada. Pero, esto no será necesario si nosotros mismos la mantenemos en reposo. El descanso físico es, pues, fundamental para el tratamiento de esta afección.

2. Aplicación de frío

Las bolsas con hielo son óptimas para bajar la inflamación. Recuerda no poner el hielo en contacto directo con la piel; podría quemarla. Ayúdate de un pañuelo para cubrir el pedazo de hielo. Asimismo, podemos hacer una infusión de manzanilla, enfriarla y aplicarnos apósitos con ella.

3. Aloe vera

Excelente regenerador, el Aloe vera alivia la inflamación y es idóneo para estas lesiones. Podemos coger dos o tres hojas de la planta, extraemos su jugo y lo mezclamos con medio vaso de agua caliente hasta conseguir una especie de papilla tibia. Echamos la mezcla obtenida en una compresa que, seguidamente, aplicaremos en la zona donde tenemos la tendinitis. Por último, la cubriremos con un vendaje.

4. Masajes con alcohol de romero

Además de ser un potente antiinflamatorio, el romero actúa también como antirreumático, antiséptico y cardiotónico. Así pues, podemos elaborar un tónico con 25 gramos de romero mezclados con 250 cm cúbicos de alcohol etílico. Echaremos todo en una botella oscura y de cierre hermético. Y, dejamos reposar durante una semana. Transcurrido ese tiempo, colamos el líquido. El resultado será un excelente tónico con el que dar masajes en la zona afectada.

Quizá te interese: Cómo preparar alcohol de romero y castaño de Indias para tratar el dolor muscular y articular

Infusiones que pueden ayudar a aliviar la tendinitis

Infusión de equinacea.
También, mediante infusiones a base de plantas, podemos obtener beneficios en nuestras articulaciones.

1. Equinácea

Esta planta es un potente antiinflamatorio y muy adecuada para tratar lesiones de músculos y tendones. Podemos tomarla también en infusión. ¿Te animas a prepararla? Es muy fácil: echa 1 cucharada de equinácea seca en 1 vaso de agua (100 ml) y bebe hasta 2 tazas al día. Conviene recordar, no obstante, que este solo sería un tratamiento complementario. Nunca debe sustituir a ningún medicamento recomendado por el especialista.

2. Alimentos ricos en magnesio y silicio

Estos elementos son excelentes para la regeneración de músculos y tendones. Podemos encontrarlos en las almendras, la soja, las espinacas, las lechugas, los espárragos y las verduras verdes en general. Constituyen un recurso útil para aliviar la tendinitis.

3. Piña

Debido a sus propiedades, contribuye a disminuir la inflamación de los tendones. Es muy habitual en la dieta de los deportistas, pues evita lesiones y mitiga los dolores musculares. Por todo ello, es muy recomendable introducirla en nuestras ensaladas. Mézclala, por ejemplo, con trocitos de papaya. Esta combinación es perfecta para aliviar la tendinitis.

  • Khan, K. M.; Cook, J. L.; Kannus, P.; Maffulli, N., and Bonar, S. F. (2002). “Time to abandon the ‘tendinitis’ myth: Painful, overuse tendon conditions have a non-inflammatory pathology”, British Medical Journal, 324 (7338): 626-627.
  • Murrell, G. A. (2002). “Understanding tendinopathies”, Br J Sports Med, 36 (6): 392-393.
  • Wilson, J. J., and Best, T. M. (2005). “Common overuse tendon problems: A review and recomendations for treatment”, American Family Physician, 72 (5): 811-818.