Consejos para aliviar los pies cansados

Para evitar que la retención de líquidos y evitar que se te hinchen los pies procura comer sin sal. También es importante que los zapatos no te aprieten

Tener los pies cansados es un problema que muchas personas padecen en su día a día, ya que nuestros pies deben soportar el peso del cuerpo durante todo el día.

Por ello, debemos ser conscientes de su importancia y brindarles los cuidados necesarios para que estén relajados y descansen adecuadamente. Esto nos permitirá realizar actividades cotidianas al día siguiente.

Conseguir el descanso ideal y el que necesitan nuestros pies, no se logra sólo despojándose de los zapatos. Para ello, hay que proporcionarles la debida atención y cuidado.

En este artículo te damos algunos consejos que pueden ayudarte a aliviar los pies cansados, no sin antes ver las causas de este problema.

¿Qué puede causar la pesadez y cansancio de los pies?

El cansancio y la pesadez que en repetidas ocasiones se siente en los pies, puede ser provocado por una gran cantidad de trastornos que producen este síntoma. Entre los más frecuentes se encuentran:

  • Realizar esfuerzos. En muchas ocasiones sometemos nuestro cuerpo a la realización de esfuerzos físicos muy extenuantes. Sin embargo, muchas veces no nos percatamos de esto. Suele suceder cuando permanecemos mucho tiempo de pie o al hacer las labores del hogar, que no permiten realizar un adecuado descanso. También nos pasa al realizar ejercicio físico. Sentir cansancio en los pies es la manera que busca el organismo para hacernos entender que estamos maltratando nuestro cuerpo y que debemos poner un límite.
  • Utilizar el calzado inadecuado. Para evitar el dolor en los pies causado por cansancio, es indispensable utilizar unos zapatos cómodo. Su altura no debe ser exagerada y tampoco deben tener la punta estrecha.
  • Mala circulación. Cuando las personas sufren de mala circulación, es muy posible que padezcan frecuentes muestras de cansancio en los pies.
  • Obesidad. Es normal que, cuando tenemos exceso de peso, sintamos los pies cansados, debido al peso extra que tienen sostener.

Quizás te interese: ¿Por qué siempre nos olvidamos de la salud de los pies?

Tratamientos naturales para los pies cansados

Ahora bien, ¿cómo podemos ayudar a nuestros pies cansados a mejorar? Aquí te proponemos una serie de tratamientos naturales que te pueden ser muy útiles para lograrlo.

Baño de pies con agua caliente

Tras pasar un extenuante día de trabajo, es muy normal llegar a casa con los pies a punto de reventar de cansancio. Por ello, es una muy buena idea sumergirlos en un recipiente con agua caliente y sales de Epsom.

Si lo deseamos, podemos añadirle unos cuantos pétalos de rosa o unas gotas de aceite de hierbabuena. Ésta puede llegar a ser muy efectiva para mejorar la mala circulación.

Cuando el agua ya se enfríe, retiramos los pies y los secamos bien. Más tarde, podemos  hacer un masaje con el mismo aceite que utilizamos para el baño o con una crema para suavizar la piel.

Masajes

Realizar un masaje puede ser muy útil para aliviar nuestros pies cansados.

Para relajar los pies cansados puede ser muy efectivo un buen masaje con una crema a base de miel, romero y aceite de hierbabuenaEstos tres ingredientes se mezclan muy bien y se aplican en los pies y las piernas haciendo movimientos circulares.

Después de esto, colocamos unas medias y elevamos las piernas unos cuantos centímetros sobre un cojín. De esta manera, ayudaremos a nuestros pies a sentirse más descansados.

Baños con agua de arroz

En este caso, simplemente ponemos a hervir un poco de arroz en dos tazas de agua. Dejamos cocer hasta que el agua se reduzca a una taza, colamos y pasamos a una tina.

Una vez hecho esto, dejamos reposar y agregamos tres cucharadas de polvo para hornear. Luego, sumergiremos los pies y los dejaremos allí hasta que el agua este fría. Finalmente, los secaremos bien y terminaremos dando un buen masaje con una crema a base de menta o con aceite de hierbabuena.

Por otra parte, podemos poner en práctica un consejo muy útil todos los días, tras llegar a casa de trabajar. En este caso, colocaremos los pies en alto contra la pared o con la ayuda de una silla, por lo menos durante diez minutos

Tras esto, haremos un masaje con una crema suavizante. Este masaje debe hacerse con movimientos circulares desde la punta de los pies hasta la parte alta de las piernas.

También puedes leer: Cómo usar agua tibia y sal marina para la hinchazón de los pies

Igualmente, podemos sumergir los pies durante veinte minutos cada noche en una infusión caliente a base de manzanilla y melisa. Esto puede ayudar a relajarlos y a hacer que se sientan mejor.

Consejos para prevenir el cansancio de los pies

Para evitar tener los pies cansados, podemos hacer uso no sólo de tratamientos naturales, sino también de una serie de consejos que te mostramos a continuación y que te pueden ayudar con ello:

Caminar descalzos puede ayudar a nuestros pies cansados.

  • En primer lugar, se recomienda caminar descalzo por lo menos durante media hora todos los días. Si lo podemos hacer en medio de la naturaleza, en el pasto o sobre la arena será mucho mejor.
  • Usar zapatos que no queden muy ajustados, con el fin de evitar un problema de circulación. Además no deben tener un tacón demasiado alto. Debemos evitar igualmente aquellos que tienen  la punta muy estrecha.
  • La alimentación debe ser sana, evitando los alimentos muy salados, ya que esto puede provocar problemas de retención de líquidos en los pies, haciendo que estos se hinchen.
  • Para ayudar frente a callosidades y durezas en los pies, se recomienda aplicar vaselina durante las noches, haciendo un suave masaje en la planta de los pies y, sobre todo, en el talón, ya que es la parte que se reseca con más facilidad. Es indispensable cubrir los pies con  medias.
  • Ejercitar los pies haciendo rotaciones de tobillos y moviendo objetos pequeños con los dedos.
  • Hacer rodar una botella de vidrio con la planta de los pies sobre una toalla durante varios minutos.

Recuerda

Como se puede apreciar, el dolor o cansancio de los pies es bastante común, ya que son ellos quienes tienen que soportar todo el peso del cuerpo y, además, ayudarnos a movernos de un lado para el otro.

No obstante, si tomamos conciencia y realizamos estos sencillos ejercicios, el problema se puede presentar con menos frecuencia.

Es muy fácil seguir estos consejos para ayudar a mantener la salud de nuestros pies; pero, sobre todo, debemos procurar todos los cuidados necesarios para que estos importantes miembros no se vean afectados por el trajín diario.

 

Dufour, M. (2009). Masaje del pie. EMC - Podología. http://doi.org/10.1016/S1762-827X(09)70682-0