6 consejos para aminorar las molestias del hipotiroidismo durante el embarazo

El hipotiroidismo es una enfermedad de cuidado que durante el embarazo requiere de una mayor atención. Ante ello, la mujer puede emprender prácticas saludables que le ayuden a reducir las molestias a lo largo de este bello proceso

Estar en estado suele ser un evento que causa gran emoción y alegría en la pareja. Sin embargo, lidiar con el hipotiroidismo durante el embarazo puede complicar la situación y crear serios inconvenientes. Los síntomas del hipotiroidismo van desde el cansancio extremo hasta la piel seca.

La principal preocupación durante los nueve meses de embarazo es que el médico reduzca o cambie los medicamentos que controlan el hipotiroidismo, en procura de que el bebé no se vea afectado. Esa reducción o cambio en el tratamiento también puede causar estragos.

En este post, te daremos algunas recomendaciones para aminorar las molestias del hipotiroidismo durante el embarazo.

Consejos para disminuir los malestares del hipotiroidismo durante el embarazo

1. Aliméntate sanamente y en intervalos regulares

Dieta y ejercicio

Seguramente tu médico te habrá indicado en varias ocasiones que debes alimentarte sanamente para controlar los problemas de tu tiroides. Pues ahora debes darle más importancia a sus indicaciones de modo tal que el hipotiroidismo durante el embarazo no te afecte, ni a ti ni a tu bebé.

Lo primero que debes hacer es elegir alimentos naturales. Procura comprar alimentos frescos, libres de conservadores y, de ser posible, orgánicos. Es muy probable que en los mercados locales encuentres frutas y verduras de temporada, lo que es ideal para obtener una variedad de nutrientes.

Por otra parte, las carnes, los pescados y alimentos similares también deben ser lo más naturales posible. Otro aspecto importante es que debes elegir un horario para tus comidas y cumplirlo rigurosamente. En lugar de picar cada vez que tengas oportunidad o antojo, procura hacer entre 3 y 5 comidas al día.

Si sientes muchos antojos, puedes darte un gusto, pero de vez en cuando y solamente con alimentos saludables. ¿Se te antoja algo muy dulce? En lugar de comer un paquete de bombones, elige una rica fruta picada.

Conoce: Los mejores alimentos que se deben comer durante el embarazo

2. Asegúrate de consumir sal yodada

El yodo es un elemento esencial para controlar el hipotiroidismo durante el embarazo, ya que controla las funciones de la tiroides. Es probable que ya consumas este tipo de sal. De no ser así, deberías comenzar cuanto antes. Tan solo vigila que la sal realmente contenga yodo. Eso lo puedes ver en la lista de ingredientes del empaque.

También, debes evitar los alimentos procesados. Aunque la mayoría son salados, casi ninguno contiene sal yodada. Es decir, que con estos estarías consumiendo calorías sin ningún beneficio. Es importante que combines los alimentos ricos en sal con otros libres de ella, para así mantener un equilibrio.

3. Aumenta el consumo de proteína

Proteínas

Cuando sufres de hipotiroidismo y estas embarazo, lo más probable es que pierdas masa muscular. Esto representa un problema, ya que tu bebé aumentará de tamaño y necesitarás fuerza para cargarlo. Para compensar esta pérdida de músculo, es importante que aumentes la proteína que ingieres. Las mejores fuentes de proteínas son las carnes y sus derivados, tales como:

  • Leche.
  • Huevos.
  • Carne de res y cerdo magras.
  • Queso.
  • Pollo.
  • Pavo.
  • Carnes frías.

Es recomendable que consumas una porción de proteína en cada comida. Al cocinarla, evita freír y opta por cocer, hervir o preparar al horno. También, es ideal que dos veces por día incluyas proteínas vegetales como frijoles, lentejas y otros granos.

4. Come más frutos secos

Muchos de los síntomas de hipotiroidismo se solucionan con el consumo de magnesio y selenio, elementos presentes en estos frutos. Los frutos secos, además de ser un alimento útil en el tratamiento del hipotiroidismo durante el embarazo, constituyen una alternativa para cubrir los antojos.

Es recomendable que, entre comidas, consumas una porción de frutos secos con alguna fruta o proteína (yogurt o queso). Recuerda que cada porción equivale a:

  • 14 mitades de nueces.
  • 5 almendras.
  • 3 cucharadas de semillas de girasol sin sal.
  • 5 cacahuates.

Procura comprar tus frutos secos en su forma más natural. Es decir, en lugar de llevarte una bolsa de cacahuates con sal, cómpralos con cáscara. De esta forma, evitas los conservantes. Si te apetecen con un poco de sal, añade sal yodada directo de tu salero.

Lee también: 4 batidos que podemos tomar durante el embarazo

5. Consume frutos rojos

Frutos-rojos

Los frutos rojos son ricos en antioxidantes, necesarios para combatir la fatiga y la pérdida de músculo a lo largo del embarazo. Además, comer frutos rojos con regularidad constituye una de las mejores formas de combatir los antojos del embarazo, ya que son bajos en calorías y logran suplir el antojo de dulce. Puedes combinar los frutos rojos con frutos secos.

6. Incluye en tu dieta vegetales de hojas verdes

Los vegetales de hojas verdes son ricos en magnesio, por lo que debes darles un lugar importante en tu dieta. Recuerda comprar los vegetales de temporada en los comercios locales, ya que en estos los encontrarás libres de químicos. Igualmente, es aconsejable que consumas distintos tipos de vegetales verdes en lugar de comer solo lechuga o espinaca, por ejemplo.

Ensalada para combatir el hipotiroidismo durante el embarazo

¿No se te ocurre nada que sea delicioso, pero que al mismo tiempo te ayude a combatir los malestares del hipotiroidismo durante el embarazo? ¿No? Entonces, prueba esta deliciosa ensalada.

Ingredientes

  • 1 taza de berros.
  • 3 cucharadas de semillas de girasol.
  • 30 gramos de queso bajo en grasa.
  • 1 taza de frambuesas.
  • 1 cucharada de aceite de oliva.

Preparación

  1. Pica el berro y los 30 gramos de queso.
  2. Mezcla todos los ingredientes de manera uniforme.
  3. Sirve la ensalada en un bol de vidrio.

Pon en práctica estos consejos y mantén bajo control los malestares propios del hipotiroidismo a lo largo del proceso de gestación.

 

Te puede gustar