Cómo cuidar correctamente de tus pies y de sus uñas

Valeria Sabater 8 septiembre, 2014

Nuestros pues, son esas partes del cuerpo que más solemos castigar. Disponen de un complejo entramado de huesos y tendones que pueden lesionarse con facilidad, de uñas que pueden encarnarse… realidades muy comunes que hay que aprender a prevenir. Te enseñamos cómo debes cuidarlos para lucirlos sanos y atractivos.

La necesidad de cuidar de nuestros pies y nuestras uñas

Los pies son una parte que a las mujeres nos gusta lucir. Deseamos que estén suaves, sin durezas, con unas uñas atractivas y unos dedos sin rozaduras u otras enfermedades. Pero no debemos acordarnos de ellos solo cuando es verano y toca destaparlos con bonitas sandalias. Los pies exigen cuidados diarios y un calzado adecuado.

Y qué decir de las uñas, requieren que no estén húmedas, que estén bien cortadas y libres de los peligrosos hongos que sin que nos demos cuenta, podemos coger. No lo olvides, dedicarles un poco de tiempo a la semana te va a evitar problemas más serios, problemas que pueden requerir incluso cirugía.

Bien es cierto que en ocasiones, realidades como los juanetes o los dedos de martillo tienen un pequeño componente genético, pero son nuestros hábitos de vida son quienes van a impedir que aparezcan. Vale la pena intentarlo. Ello te permitirá disponer de una mayor movilidad, de poder andar sin dolor y sin ninguna lesión que te impida poder llevar el ritmo de actividad que tanto necesitamos. ¿Tomamos nota entonces? ¡Excelente!

1. Higiene diaria

pies

Es conveniente dedicar unos minutos a nuestros pies, recuerda que, cuando te estés dando esa ducha diaria al principio o al final del día siempre es necesario lavar nuestros pies y fijar atención entre los dedos. Lávalos con agua y jabón. Uno muy adecuado es por ejemplo el de rosa mosqueta, lo hidrata, lo suaviza y evita que estén resecos o con estrías. Los lucirás siempre suaves y finos. 

2. Pedicura una vez por semana

Pies bonitos

Tranquila, no hace falta que pidas cita a un salón de belleza. Lo haremos en casa y lograremos disponer de unos pies sanos y atractivos. Seguiremos pues estos sencillos pasos:

  • Prepara una palangana con agua tibia, ahí donde sumergiremos nuestros pues. Puedes añadir un poco de sal marina e incluso aceites esenciales de rosas o romero. Son anti-inflamatorios, y por lo tanto otorgarán un alivio inmediato a tus pies, a la vez que los suavizarán y te relajarán. Ponlos a remojo unos 15 minutos. Es muy agradable.
  • Es necesario también que exfolies tus pies para deshacerte de la piel muerta y para humectarlos. Esto te evitará muchos problemas y molestias, además de poder lucirlos más atractivos. Para ello deberás usar una piedra pómez, y masajear tus pies en movimientos circulares. Presta especial atención a tus talones, ahí donde se suelen hacer más durezas, ahí donde recae todo el peso de nuestro cuerpo. Es una parte sensible y muy-muy importante. Cuídala bien. Una vez hayas hecho el masaje, enjuaga y aplícate un poco de aloe vera. Es curativa, desinflamante y curativa. Te irá muy bien.
  • ¿Te cortas las uñas de forma correcta? Debes tenerlo en cuenta. Si no lo hacemos bien las uñas se pueden enterrar, clavarse en la carne y producir una seria infección además de dolor y molestias. Debes cuidar que dispongan de un largo correcto, que estén rectas y sin puntas. Tampoco deben estar muy cortas porque podemos abrirlas sin querer, y entonces pueden entrar las bacterias. Siempre rectas y tampoco demasiado cortas.
  • ¿Y qué hay de tus cutículas? ¿Les prestas atención? Existe un tipo de aceite que venden en perfumerías y tiendas naturales que nos ayudan a suavizar y humectar esta zona de las uñas, para después poder retirlarlas con tranquilidad. De ese modo evitas coger también posibles infecciones. Es bueno saberlo y cuidar también de retirarlas.

3. Loción hidratante casera para tus pies

Aceites-esenciales

Esta loción la podemos hacer fácilmente en casa y nos va a venir genial para aplicárnosla cada día a modo de masaje en los pies, justo después de habernos duchado y antes de ir a dormir. Te levantarás con los pies suaves, descansados y listos para una jornada de trabajo. Toma nota.

Necesitarás:

  • 1 cucharada de aceite de almendra
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de aceite de germen de trigo
  • 12 gotas del aceite esencial de eucalipto
  • Una botellita de color oscuro

¿Cómo lo hacemos?

Es muy fácil, verás, los ingredientes puedes encontrarlos en las tiendas naturales. No son caros y te van a durar mucho tiempo. Una vez los tengas, no tienes más que colocar el aceite de almendras, de oliva, de germen de trigo y eucalipto dentro de la botellita oscura. ¿Y por qué oscura? Porque así se conservan mejor los aceites y este tipo de lociones. Una vez la tengas, agítala bien y guárdala en un lugar fresco y seco durante unos dos días. Pasado este tiempo ya puedes usarla, cuando tengas los pies limpios, hazte un masaje con esta loción. No hace falta que luego te enjuages, puedes ponerte unos calcetines o dejar que se seque en tu piel. Es muy agradable y efectivo.

Cuidar de tus pies es fácil y merece la pena. 

Te puede gustar