10 consejos para cuidar el corazón

24 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Realizar ejercicio a diario, durante al menos 30 minutos, es recomendable para mantener la buena salud de todo organismo, no solo del corazón. 
 

Cuidar el corazón no solo es una tarea de los pacientes que han sido diagnosticados con alguna afección cardiaca. En realidad, viene a ser una cuestión que concierne a toda persona. Además, la salud del corazón depende, en gran medida, de nuestro estilo de vida.

Como hemos comentado en otras ocasiones, unos buenos hábitos de vida son la clave para gozar de bienestar. Por ejemplo, si comemos bien, nuestro organismo recibirá los nutrientes que necesita para funcionar correctamente. Esto se traduce, entre muchas cosas, en un corazón sano y fuerte.

No obstante, en el caso de presentar algún tipo de enfermedad cardiaca es fundamental acudir al especialista. El cardiólogo puede realizar una serie de exámenes y exploraciones físicas antes de recomendar el tratamiento médico más oportuno según la historia clínica del paciente.

Cómo podríamos cuidar el corazón en 10 pasos

Dentro de las principales pautas para cuidar el corazón y mantener una buena salud cardiaca, encontramos la reducción del consumo de sal y azúcar, tal y como lo indica la Organización Mundial de la Salud (OMS). Adicionalmente, se suele poner énfasis en la importancia de eliminar el consumo de tabaco y alcohol.

Otra recomendación que siempre se repite es hacer ejercicio con regularidad, ya que con esta sencilla práctica se evitan muchos problemas de salud, especialmente todos los que tienen que ver con este órgano en concreto.

Si tienes alguna inquietud, consulta con tu médico. El profesional siempre podrá orientarte y brindarte los mejores consejos para tu caso.

 

1. Disminuir el consumo de sal y de azúcar

Una de las recomendaciones más importantes es consumir la mínima cantidad de sal posible, ya que el abuso provoca el aumento de la presión arterial. Esto puede dar lugar a infartos por la pérdida de elasticidad de las arterias, que hace que se vuelvan duras y se dificulte el funcionamiento normal del corazón.

El consumo exagerado de azúcar también es peligroso, ya que el organismo no está capacitado para recibir y asimilar los excesos de este producto, por lo la transforma en grasa, provocando obesidad.

Lee también: Un nuevo culpable de las enfermedades cardiovasculares

2. Evitar las grasas de origen animal

Las grasas son necesarias para el organismo, pero en su justa medida y eligiendo las que son saludables. Se recomienda incrementar el consumo de las grasas de origen vegetal, mientras que las que provienen de los animales deben consumirse con moderación.

La leche y sus derivados —sin descremar—, las grasas saturadas que contienen los embutidos, las salsas y todas las frituras, son en general las que más enfermedades del corazón podrían provocar, por esta razón es necesario tomar conciencia sobre esto y comenzar a utilizar aquellas grasas más saludables.

3. Consumir más pescado azul que carne roja

Salmon
 

Para cuidar el corazón es recomendable reducir el consumo de carne roja y, en su lugar, comer pescado azul por lo menos 2 o más veces a la semana, además de aguacate y frutos secos.

Se cree que los ácidos grasos omega 3 que se encuentran en los pescados azules, como el atún, el salmón, la sardina, o la caballa entre otros, podrían contribuir a prevenir las enfermedades del corazón, mantener la salud del sistema cardiovascular y órganos tan importantes como el cerebro.

Según algunas investigaciones, el consumo de omega 3 de origen vegetal podría proporcionar una protección leve contra algunas enfermedades del corazón y circulatorias.

No te pierdas: Omega 3, en más alimentos que el pescado graso

4. Consumir alimentos preparados al vapor antes que las frituras

Los alimentos que se cocinan al vapor, a la plancha y al horno pueden ser más saludables y nutritivos que aquellos que se preparan mediante frituras o guisados.

Cuando los alimentos y, especialmente los vegetales, se elaboran mediante el método al vapor, estos conservan todas las propiedades nutritivas, el sabor y el color, las que se cree que podría servir de apoyo para prevenir problemas del sistema cardiovascular.

5. Comer más verduras y frutas y menos golosinas

Manzanas
 

A todas las personas en general se recomienda el consumo diario de abundantes frutas y verduras, ya que contienen fibra, vitaminas y antioxidantes, los cuales podrían favorecer el buen funcionamiento del corazón.

Entre las frutas más recomendadas tenemos la manzana, los tomates y el plátano, aunque en general todas las frutas nos aportan estos nutrientes en mayor o menor cantidad.

6. Mejor los cereales integrales

En lugar de consumir harinas refinadas, lo más recomendable es recurrir a los cereales integrales. Además de fibra, aportan otros nutrientes que podrían brindar beneficios para la salud.

7. Eliminar el tabaco y el alcohol

En cuanto al tabaco, los componentes como la nicotina y el monóxido de carbono pueden aumentar peligrosamente la frecuencia cardiaca, puesto que se disminuye la cantidad y la calidad de oxígeno que va a todos los sistemas del cuerpo.

8. Hacer ejercicio a diario

La actividad física es una de las mejores formas de cuidar de nuestro organismo y favorecer nuestra salud cardiovascular. Según la OMS, conviene realizar, al menos, 60 minutos de ejercicio al día.

Andar en bici
 

Realizar por lo menos 30 minutos o una hora de ejercicio diario es realmente importante para mantener la buena salud del corazón y de todo el sistema circulatorio.

Entre las actividades que más se recomiendan están el ciclismo, la natación, el yoga y los ejercicios aeróbicos. Recuerda que deben hacerse de forma moderada, pero continua.

10. Mantener un control médico adecuado

Es importante visitar al especialista por lo menos una vez al año, ya que es indispensable mantener un control médico para saber el estado en que se encuentran todos los sistemas del organismo.

Conclusión

En definitiva, para poder cuidar el corazón y gozar de bienestar es fundamental mantener hábitos de vida. En caso de duda, se debe consultar con el médico.

 
  • National Institutes of Health (NIH), National Heart, Lung, and B. I. (1998). Clinical guidelines on the identification, evaluation, and treatment of overweight and obesity in adults: The Evidence Report. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://doi.org/10.1001/jama.2012.39
  • Mozaffarian, D., Benjamin, E. J., Go, A. S., Arnett, D. K., Blaha, M. J., Cushman, M., … Turner, M. B. (2016). Executive summary: Heart disease and stroke statistics-2016 update: A Report from the American Heart Association. Circulation. https://doi.org/10.1161/CIR.0000000000000366
  • American Heart Association. (2016). American Heart Association Recommendations for Physical Activity in Adults. Http://Www.Heart.Org/HEARTORG/HealthyLiving/PhysicalActivity/FitnessBasics/American-Heart-Association-Recommendations-for-Physical-Activity-in-Adults. https://doi.org/10.1155/2013/580796
  • OMS | Reducir la ingesta de sodio para reducir la tensión arterial y el riesgo de enfermedades cardiovasculares en adultos. WHO. Web. Mar 2, 2020 <http://www.who.int/elena/titles/sodium_cvd_adults/es/>.
  • Khan RJ, Stewart CP, Davis SK, Harvey DJ, Leistikow BN. The risk and burden of smoking related heart disease mortality among young people in the United States. Tob Induc Dis. 2015;
  • Darden D, Richardson C, Jackson EA. Physical Activity and Exercise for Secondary Prevention among Patients with Cardiovascular Disease. Current Cardiovascular Risk Reports. 2013.
  • Kong YW, Baqar S, Jerums G, Ekinci EI. Sodium and its role in cardiovascular disease - The debate continues. Front Endocrinol (Lausanne). 2016;
  • Willett WC. Dietary fats and coronary heart disease. Journal of Internal Medicine. 2012;
  • Abdelhamid AS, Brown TJ, Brainard JS, Biswas P, Thorpe GC, Moore HJ, Deane KHO, AlAbdulghafoor FK, Summerbell CD, Worthington HV, Song F, Hooper L. "Ingesta de omega 3 para las enfermedades cardiovasculares." cochrane.org. 18 julio 2018.
  • Aune D, Keum N, Giovannucci E, Fadnes LT, Boffetta P, Greenwood DC, et al. Whole grain consumption and risk of cardiovascular disease, cancer, and all cause and cause specific mortality: Systematic review and dose-response meta-analysis of prospective studies. BMJ. 2016;