Consejos para cuidar los dientes contra las infecciones

Las infecciones bucales son más habituales de lo que podamos pensar y, como ir al dentista es bastante caro, cuidar los dientes para prevenir infecciones resulta algo indispensable.

Una infección en los dientes puede acarrear un dolor intenso y agudo, inflamación y malestar generalizado. Por eso, lo mejor es prevenir y cuidar los dientes contra las infecciones. Pero ¿de qué manera podemos hacer esto?

Ir a un dentista puede ser bastante caro y recordemos que nuestros dientes, una vez los cambiamos de pequeños, son los que vamos a tener el resto de nuestra vida. Por tanto, velar por su salud es indispensable para no tener que depender de un dentista.

Hoy vamos a descubrir algunos consejos para cuidar los dientes contra las infecciones. Son cuidados que hay que llevar a cabo cada día e incluirlos en nuestra rutina para que surtan efecto.

Solemos descuidar la atención bucal hasta que nos empieza a doler un diente. Nos relajamos en este aspecto, sin atender a las consecuencias que esto pueda tener. ¿Estás preparado para cuidar los dientes contra las infecciones?

Cepillarse correctamente los dientes

Puede que este primer consejo para cuidar los dientes contra las infecciones pueda hacer que alguien se diga: “gracias, ya lo sé, todo el mundo sabe cepillarse los dientes”. Sin embargo, algo que nos parece tan obvio, en realidad, no lo hacemos tan bien.

Seguro que recordamos cuando antes de irnos a dormir tenemos un fuerte sueño y nos cepillamos los dientes de cualquier manera. Pues bien, hay que realizarlo bien, de una manera que nos asegure una buena limpieza dental.

Cuidar los dientes contra las infecciones

No sirve pasar el cepillo por los dientes sin incidir en su limpieza. Tenemos que hacerlo cerciorándonos de que estamos limpiando toda la superficie del diente, sus alrededores y cerca de la encía. De esta manera, limpiaremos todo resto de comida que haya podido quedar.

Además de todo esto, debemos comprar el cepillo que sea más adecuado para nosotros y cambiarlo cada 3 meses.

  • Podemos escoger entre un cepillo de cerdas finas y suaves o más gruesas y fuertes.
  • Si tenemos unas encías sensibles y escogemos un cepillo de cerdas gruesas y fuertes, es muy probable que no realicemos una limpieza correcta de nuestra boca, ya que nos haremos daño.

Ver también: 7 errores de cuidado personal que pueden dañar tu salud

Utilizar complementos para la limpieza dental

Para cuidar los dientes contra las infecciones no sirve que solo hagamos uso del cepillo dental y una pasta dentífrica. Existen complementos para la limpieza que tendríamos que incluir en nuestra rutina, aunque no los usemos en todos los cepillados.

Dos de estos complementos son el enjuague y el hilo dental. Su uso mínimo recomendado es de una vez al día. Preferiblemente, por la noche, ya que se supone que tendremos más tiempo para dedicarle a nuestra limpieza dental.

El hilo dental nos ayudará a eliminar todo aquello que el cepillado no es capaz de retirar. La comida o la suciedad en medio de los dientes es algo en lo que el cepillo no puede actuar. Por lo tanto, el hilo es indispensable para limpiar los dientes por completo.

De igual manera, el enjuague bucal ayuda a reducir la placa y el sarro, tiene efectos antibacterianos, proporciona un aliento fresco y previene infecciones bucales como la gingivitis. Como vemos, es un complemento ideal.

Lee también: ¿Es bueno o malo usar hilo dental?

¿Cada cuánto cepillarse los dientes?

Para cuidar los dientes contra las infecciones no es necesario que ahora nos vayamos al extremo de limpiar continuamente nuestros dientes, múltiples veces al día y utilizar siempre enjuague e hilo dental.

Hilo dental

Lo ideal es que nos cepillemos 3 veces al día los dientes, después de cada comida principal. No pasa nada porque no te los cepilles tras ese tentempié de media mañana o después de la merienda.

Sin embargo, es fundamental que te cepilles los dientes por la mañana, después de comer y antes de irte a dormir. Cuando te vayas a dormir es el momento ideal para utilizar el hilo y el enjuague bucal.

Ahora bien, debes prestar atención a no cepillarte los dientes justo después de comer. ¿Por qué? Porque podemos dañar el esmalte. Es mejor esperar unos minutos. Para cepillarnos inmediatamente después de comer, es mejor no hacerlo.

¿Cómo te cepillas los dientes? ¿Lo haces de esta manera o tienes otra rutina diferente? Recuerda que estos cuidados deben adaptarse a tu estilo de vida y a tus necesidades.

No obstante, incluir los cuidados mencionados de la manera que sea más preferible para ti te ayudará a cuidar los dientes de las infecciones y a mantenerlos sanos durante el mayor tiempo posible.