Consejos para curarse de la gripe rápidamente

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gerardo Paganelli el 14 noviembre, 2018
¿Sabías que además de mejorar los síntomas de la gripe con algunos remedios también puedes conseguir curarte más rápido? A continuación te comentamos más al respecto.

La gripe es una de las infecciones más comunes que padece la población a nivel mundial. Sobre todo, cuando llega el invierno y o las temperaturas disminuyen considerablemente de forma muy brusca.

Hoy en día no hace falta permanecer en reposo total durante una semana completa para curarse de una gripe. De hecho, existen muchas formas de tratarla así como de aliviar sus síntomas, sin interrumpir las actividades cotidianas. 

Sin embargo, lo que realmente le interesa a la mayoría de las personas es curarse lo más pronto posible, puesto que no desean desempeñarse en su rutina sintiendo las molestias de la gripe a cada momento. En vista de ello, te contamos algunos trucos que ayudan a conseguir ese bienestar. 

¿Cómo curar la gripe rápidamente?

Algunos trucos básicos

Ante los primeros signos de molestia, es necesario poner en práctica ciertos trucos. No es necesario esperar a sentirse muy mal para tomar acciones.

Cuando se atienden a los escalofríos y las demás molestias generales que indican el comienzo de una gripe, evitamos que esta avance de más.

1. Abrigarse

El primer truco que se debe poner en práctica es abrigarse o, por lo menos, mantener el cuerpo caliente. Aunque la fiebre no haya subido aún, hacer que el cuerpo mantenga una buena temperatura ayuda a evitar otras infecciones.

¿Cuál es la clave entonces a la hora de abrigarse? Cubrirse bien, sobre todo, ciertas zonas del cuerpo, como: los pies, la espalda, el pecho y el cuello.

Ojo, tampoco hay que cubrirse demasiado, ya que un exceso de calor puede promover con mayor facilidad la deshidratación, de acuerdo a lo indicado por el jefe de epidemiología del hospital Clínic de Barcelona, Toni Trilla.

2. Hidratarse y cuidar la alimentación

Al igual que en el tratamiento de otras enfermedades, es preciso cuidar la alimentación para ayudar al organismo a obtener los nutrientes que necesita para tener una buena salud. Asimismo, resulta imprescindible mantener el cuerpo bien hidratado.

Se aconseja beber el agua a temperatura ambiente cuando se tiene gripe, ya que si bebe demasiado fría puede promover los escalofríos y aumentar la sensación de frío.

Descubre: Qué suplementos debemos tomar en cada época para subir las defensas

3. Vahos

Tanto en el caso de los resfriados como de la gripe, resulta muy favorecedor recurrir a los métodos curativos de los vahos. Inhalar vapor de una sustancia balsámica ayuda al cuerpo a entrar en calor, relajarse y expulsar el virus con mayor facilidad.

Uno de los vahos caseros más populares consiste en colocar una olla de agua a hervir y añadirle hojas de laurel o eucalipto.

Luego, la persona se coloca una toalla grande por encima de la cabeza y se acerca a la olla (a una distancia prudente) para inhalar los vapores hasta que el líquido se enfríe.

4. No utilizar pañuelos de tela

Tanto si hay secreción nasal como si no, lo más recomendable es utilizar pañuelos desechables en lugar de mantener un mismo paño de tela durante varios días.

¿Por qué? Porque al toser, escupir y limpiarnos con el mismo paño de tela, lo único que haremos será mantener el virus de la gripe activo y también, aumentar las posibilidades de contagiar a otras personas a nuestro alrededor.

5. Descansar

Si bien es cierto que no es necesario pasar todo el día dormitando en la cama para curarse de una gripe, sí es necesario procurar tener un descanso de calidad. Hay que estar lo más confortable posible. Por otra parte, es conveniente dormir solo, ya que así se evita contagiar a otra persona.

Te puede interesar: Lo importante no es dormir más, sino dormir mejor

¿Cómo curar la gripe?

8 remedios caseros para curar la gripe rápido

  • Vaho de eucalipto durante 10 minutos al menos dos veces al día, cubriendo la cabeza con una toalla frente a una cacerola hirviendo.
  • Beber sopa de pollo con cebolla y ajo, porque permite descongestionar las vías respiratorias.
  • Beber té de saúco, porque atenúa los síntomas. Simplemente se necesita una cucharada de bayas de sauco por taza de agua hirviendo. Dejar reposar y consumir hasta tres veces al día.
  • El jengibre es uno de los remedios  más efectivos para la gripe. Rallar su raíz seca, añadir el zumo de medio limón y preparar un té común.
  • Preparar un zumo con 150 gramos de repollo y 150 gramos de naranja. Se licúan ambos y se beben al menos dos veces diarias.
  • Para la congestión nasal, se puede oler un ajo triturado envuelto en un pañuelo o gasa.
  • Jarabe de cebolla: en un recipiente de barro colocar una cebolla grande picada, dos vasos de vino blanco, dejar macerar 24 horas, colar, añadir miel y guardar en un frasco de vidrio. Tomar medio vasito 4 veces al día. Seguir este tratamiento una semana.

Si se llevan a cabo los trucos explicados anteriormente y se complementa el tratamiento para la gripe pautado por el médico con los remedios caseros, en poco tiempo conseguiremos reponernos y gozar de buena salud.