Consejos para dejar de roncar - Mejor Con Salud

Consejos para dejar de roncar

Para evitar los ronquidos podemos optar por dormir de lado o levantar ligeramente el cabecero de la cama. Si tenemos sobrepeso, el perder unos kilos también mejorará la condición

El ronquido es un sonido respiratorio fuerte que realizan algunas personas al dormir por una resistencia al flujo del aire en la vía respiratoria superior. Esta resistencia se produce por el choque entre las diferentes estructuras de esta zona: paladar blando, úvula, lengua, etc., por diferentes motivos.

¿Por qué roncamos?

Las principales causas de que una persona ronque son:

– Sobrepeso, por presión de las vías respiratorias al estar acostado.

– Ingesta de alcohol y sedantes, sobre todo en las horas previas al sueño.

– Tabaquismo.

– Obstrucción de las vías respiratorias, ya sea algo temporal como en el caso de resfriados, alergias o inflamación de amígdalas, o permanente por alteraciones en el tabique nasal, presencia de pólipos nasales, adenoides (vegetaciones) inflamadas, etc.

10 consejos para dejar de roncar

Existen algunas actitudes o hábitos que podemos cambiar para intentar dejar de roncar:

  • Perder peso en caso de obesidad.
  • Evitar el alcohol, los sedantes y los antihistamínicos antes de acostarse. Estos últimos tienen como efecto secundario resecar las mucosas, lo que favorece los ronquidos.
  • Al dormir, hacerlo de lado, nunca boca arriba. Algunas personas se colocan algún objeto en la espalda para obligarles a adoptar la posición lateral.
  • Evitar las cenas copiosas.
  • Levantar ligeramente el cabecero de la cama o utilizar dos almohadas.
  • Intentar mantener los hábitos del sueño, es decir, dormir las horas necesarias, tener horarios fijos, etc.
  • Mantenerse hidratado es muy importante, de esta forma las mucosidades no se espesan y no dificultan la respiración.
  • Mantener la habitación limpia y ventilada, intentando que no se acumule polvo, humo de tabaco, etc. Muchas veces, el cambio de la almohada por una antiácaros resuelve el problema.
  • Antes de irse a dormir, limpie su nariz y descongestiónela con suero fisiológico. Puede utilizar tiras nasales que mantienen las fosas nasales abiertas durante la noche.

Si lo consigue, notará que su calidad de vida mejorará pues se levantará mucho más descansado, su nivel de estrés disminuirá y su convivencia familiar mejorará notablemente.

Si con estos consejos no consigue dejar de roncar, acuda al médico para que considere otras opciones terapéuticas que existen y que deben supervisadas o realizadas por un profesional médico.

También deberá acudir al médico si algún familiar le advierte que sufre apnea del sueño, es decir, que cuando ronca, en algún momento deja de respirar unos segundos, pues este es un problema más serio que debe ser evaluado.