Cómo cuidar el sistema linfático

Para activar el sistema linfático y promover su depuración es muy beneficioso caminar a diario. Con media hora al día, sin necesidad de muchos esfuerzos, conseguiremos grandes beneficios.

El sistema linfático tiene como principal finalidad limpiar nuestro organismo, librándonos de virus y toxinas que pueden hacer que nos sintamos enfermos o débiles.

Se trata de una estructura formada por ganglios y vasos linfáticos, y órganos capaces de combatir infecciones. Pero en ocasiones se debilita o se intoxica, de ahí que se deba saber cómo cuidar de este indispensable sistema. ¡Te lo explicamos!

La función esencial del sistema linfático

sistema linfático

Son muchos los síntomas que indican que el sistema linfático sufre algún problema, por ejemplo, resfriados, gripe, dolor articular, cansancio, y cambios de peso.

Tal vez te sorprenda saber que el 80% del sistema linfático nace a lo largo de los intestinos, por lo que la mayor actividad inmunitaria se concentra ahí y refuerza la creencia de que “somos lo que comemos”.

Por eso es indispensable cuidar no solo la alimentación, sino también los hábitos de vida. Las principales funciones del sistema linfático son aislar y combatir las infecciones y absorber el exceso de fluido, grasa o desecho de nuestro cuerpo.

Si el sistema linfático no puede llevar a cabo sus funciones, pueden aparecer problemas. Algunos pueden llegar a ser muy serios y podrían afectan de inmediato a nuestra salud y a otros órganos tan importantes como el hígado, el páncreas, el bazo o incluso los propios intestinos.

Por eso te proponemos unas pautas para desintoxicar y cuidar el sistema linfático para que mantenerlo en buen estado.

Pautas para cuidar el sistema linfático

1. Andar a paso ligero

Andar a paso ligero

Al contrario que ocurre con el sistema circulatorio, en el sistema linfático no hay un órgano específico que se encargue de bombear el líquido linfático. 

El sistema linfático se vale de la contracción muscular para hacer llegar el líquido linfático a todo el organismo, por lo que andar es el ejercicio ideal para activar este sistema.

2. Tomar agua, zumos y fruta

Agua

Es esencial que tomemos mucha agua, al menos dos litros al día. La deshidratación puede ralentizar al sistema linfático. Además, el agua ayuda a limpiar los riñones, el colon y el hígado, a eliminar toxinas y facilitar el trabajo del sistema linfático.

Suele recomendarse pasar tres días al mes a base de fruta, agua y zumos naturales. Es mejor si escoges días tranquilos, sin estrés, para que el sistema nervioso también descanse. Además, así se facilita que el organismo elimine toxinas, lo que reduce el trabajo del sistema linfático.

Recuerda, solo 3 días al mes.

Estos son algunos de los mejores zumos que pueden tener propiedades para ayudarte a cuidar el sistema linfático :

  • Granada: purifica la sangre.
  • Limón: limpia el organismo.
  • Pepinos: limpia la sangre.
  • Melón: purifica y refresca la sangre.
  • Uva: descongestiona el hígado.
  • Alfalfa: purifica la sangre.
  • Apio: frena las toxinas.
  • Zumo elimina toxinas: 3 zanahorias, 1/2 pepino y 1/2 remolacha.

3. Cuidar tu alimentación

Alimentos para cuidar el sistema linfático

Una mala alimentación puede ocasionar problemas de salud que afecten al sistema linfático y a otros órganos. Pero una dieta equilibrada puede ayudarnos mantener nuestro organismo sano.

Incluye verduras de hojas verdes, alcachofas, tomates, legumbres, cereales integrales, algas, semillas de calabaza… ¡comida de verdad!

También es recomendable empezar el día con un vaso de zumo de limón con agua tibia, ya que tiene fama de ser un modo excelente de desintoxicar el organismo a primeras horas de la mañana.

4. Tomar infusiones naturales

Infusión para cuidar el sistema linfático

  • Bardana: es una planta depurativa muy recomendada para limpiar la sangre y el sistema linfático. Ayuda a eliminar toxinas y a evitar infecciones, dolor de garganta, enfermedades hepáticas y biliares, cistitis, herpes, fiebre o diabetes, por ejemplo. Se recomienda tomar hasta dos al día.
  • Ortiga: es una planta depurativa que ayuda a desintoxicar la sangre rápidamente y a eliminar sustancias tóxicas, lo que beneficia también al hígado y los riñones.
  • Aloe vera: Una planta con múltiples beneficios que puede tener propiedades inmunoestimulantes, antibacterianas, y desintoxicantes… Lo ideal sería no sobrepasar dos tazas al día acompañadas de un poco de limón.
Surjushe, A., Vasani, R., & Saple, D. G. (2008). Aloe vera: a short review. Indian Journal of Dermatology, 53(4), 163–166. https://doi.org/10.4103/0019-5154.44785 ESHUN, K., & HE, Q. (2004). Aloe Vera: A Valuable Ingredient for the Food, Pharmaceutical and Cosmetic Industries—A Review. Critical Reviews in Food Science and Nutrition, 44(2), 91–96. https://doi.org/10.1080/10408690490424694 Kwon, Y.-R., & Youn, K.-S. (2014). Physicochemical of burdock (Arctium lappa L) tea depending on steaming and roasting treatment. Korean Journal of Food Preservation, 21(5), 646–651. https://doi.org/10.11002/kjfp.2014.21.5.646 Ferracane, R., Graziani, G., Gallo, M., Fogliano, V., & Ritieni, A. (2010). Metabolic profile of the bioactive compounds of burdock (Arctium lappa) seeds, roots and leaves. Journal of Pharmaceutical and Biomedical Analysis, 51(2), 399–404. https://doi.org/10.1016/J.JPBA.2009.03.018 Swartz, M. A. (2001). The physiology of the lymphatic system. Advanced Drug Delivery Reviews, 50(1–2), 3–20. https://doi.org/10.1016/S0169-409X(01)00150-8 Cueni, L. N., & Detmar, M. (2006). New Insights into the Molecular Control of the Lymphatic Vascular System and its Role in Disease. Journal of Investigative Dermatology, 126(10), 2167–2177. https://doi.org/10.1038/SJ.JID.5700464 Oliver, G., & Detmar, M. (2002). The rediscovery of the lymphatic system: old and new insights into the development and biological function of the lymphatic vasculature. Genes & Development, 16(7), 773–783. https://doi.org/10.1101/gad.975002 Enfermedades del sistema linfático. (n.d.). Retrieved from https://medlineplus.gov/spanish/lymphaticdiseases.html