Consejos para desestresarse

No debemos crearnos expectativas imposibles de felicidad inmediata. Aprender a controlar el estrés debe comenzar por comprender que será un proceso progresivo y gradual. Debemos fijarnos objetivos a corto plazo, y disfrutar de cada momento

Todos hemos oído acerca de los daños físicos y mentales del estrés. Sin embargo, para la mayoría es muy difícil contar con sesiones de masajes y vacaciones de un mes… Aquí te proponemos algunos consejos para desestresarse.

El estrés no es per se algo malo. Existe un estrés “bueno”, el que nos mantiene alerta, listos para la acción y para tomar las decisiones pertinentes.

No obstante, existe también un estrés “malo”. Es aquel que nos agobia, nos cansa y no nos permite pensar ni actuar.

Todo comienza en el cerebro, así que desestresarlo se encuentra entre las prioridades para nuestra salud física y psicológica.

Mejorar poco a poco

Entre las situaciones más estresantes para la mente está el tener expectativas exageradamente altas o falsas sobre el bienestar. Una vez pensamos en dejar de sentirnos mal, nuestra imagen inmediata es la de haber alcanzado la felicidad absoluta, energía desbordante, etc.

Por eso, uno de los primeros consejos para desestresarse es darse tiempo a uno mismo para sentirse mejor. Nuestro cerebro estaría mucho más tranquilo si admitiéramos que el cambio es progresivo. Debemos escoger expectativas factibles, es decir, sentirnos “un poco mejor”.

Para ayudarnos, podemos realizar actividades que nos hagan sentir bien aunque sea por poco tiempo. Un ejemplo es acariciar a los animales o dedicarnos a la jardinería, actividades sencillas que inmediatamente nos hacen sentir bien. Caminar en el parque es otra opción.

Después de hacerlo, reconoce la energía que ha cambiado e identifica que el estrés disminuyó, aunque sea un poco.

Pensar en el presente

Según los especialistas, una de las condiciones más importantes para desestresar la mente es enfocar en el momento actual. Pocas cosas causan más angustia que saltar constantemente sobre nuestra “línea de tiempo”, pensando en el futuro.

Pensar en situaciones felices que vivimos en el pasado o imaginar el bienestar futuro son elementos que pueden estresar nuestra mente y no dejarnos disfrutar ni percibir el presente.

Concentrar nuestra energía en las situaciones que tenemos entre manos es la mejor manera de ahorrarnos problemas y, en consecuencia, mantener la tranquilidad mental.

Confused woman - people feeling confusion
El trabajo y los pensamientos negativos son las principales fuentes de estrés

Tener en cuenta nuestra postura

Si bien es cierto que el cuerpo afecta nuestro estado de ánimo, también es verdad lo contrario. ¿Qué significa esto? Pues que a través de una buena postura física podemos modificar un estado anímico.

Una espalda encorvada puede ser signo de una preocupación. No obstante, también puede serlo de un mal hábito inconsciente que, además, nos está causando sensación de incomodidad. Nuestro cerebro puede interpretarla de diversas maneras, casi siempre negativas.

El simple hecho de enderezar la figura puede estar enviando un mensaje de bienestar a nuestro cerebro y cambiar radicalmente el cómo nos sentimos.

Por ello, la próxima vez que te sorprendas a ti mismo dibujando un arco con la columna vertebral, ya sea que estés ante la computadora, leyendo un libro o cocinando, sonríe, endereza la espalda y trata de notar la diferencia.

Una dieta equilibrada y el ejercicio físico junto a hábitos de vida saludables son perfectos para combatir el estrés y sentirte mejor.

Además, recuerda que la sonrisa es un estímulo formidable para la salud física y psicológica, así que no la olvides. Es uno de los primeros consejos para desestresarse. 

Tu cerebro, más relajado, te lo agradecerá.

 Imagen cortesía de David Niblack 

 

 

  • Bennett MP, Zeller JM, Rosenberg L, McCann J., "The effect of mirthful laughter on stress and natural killer cell activity", Altern Ther Health Med. 2003 Mar-Apr;9(2):38-45.
  • Andrea Beetz, Kerstin Uvnäs-Moberg, Henri Julius, Kurt Kotrschal, "Psychosocial and Psychophysiological Effects of Human-Animal Interactions: The Possible Role of Oxytocin", Front Psychol. 2012; 3: 234.