Consejos para disfrutar de una sexualidad plena y satisfactoria

Es posible que nos dé vergüenza hablarlo con nuestra pareja pero, para disfrutar de nuestra sexualidad, hemos de ser capaces de decir lo que nos gusta y lo que no

De un modo u otro la sexualidad está presente en cada persona. Somos seres sexuados desde que nacemos. Sin embargo, la influencia cultural y creencias arraigadas no permiten a algunas personas disfrutar de una sexualidad plena y satisfactoria.

Otras veces es porque no conocemos nuestro propio cuerpo, porque tenemos una terrible vergüenza o porque no hemos conseguido descubrir lo que verdaderamente nos gusta.

Por otro lado, no existe una forma única de vivir la sexualidad, sino que aprendemos, evolucionamos y reflexionamos de las experiencias que vivimos. Además, nos relacionamos con personas que hacen que percibamos las cosas desde otros puntos de vista.

Por todo esto, si aún no disfrutas de tu sexualidad, en este artículo descubriremos cómo empezar hoy mismo a despertarnos en este aspecto.

Consejos para disfrutar de una sexualidad plena

Mujer conociendo su cuerpo.

Conoce tu cuerpo

Aunque para algunos esto es indispensable, muchas personas, sobre todo mujeres, todavía sienten esa inseguridad debido a la educación recibida.

Parece curioso que hoy en día exista todavía tal pudor, pero así es, y no solo en gente mayor, sino también en personas jóvenes.

A veces, este pudor proviene de lo que aún se piensa sobre la masturbación, que no es sino una práctica muy sana que nos permite buscar nuestro propio placer sexual para saber lo que nos gusta.

Si no hacemos esto, va a ser muy difícil que disfrutemos cuando estemos con otra persona.

Por lo tanto, explórate. Conoce tu cuerpo y no tengas vergüenza ni pienses que estás haciendo algo malo.

Lee: 8 errores que cometen los hombres a la hora del sexo

Comunícate con tu pareja

¿Te está doliendo? ¿Preferirías que te tocase de otra manera? Volvemos al tema de la vergüenza pero, en este caso, no nos estamos comunicando con nuestro cuerpo, sino con nuestra pareja.

Necesitas decirle a tu pareja lo que te gusta. En caso contrario, tendrás una relación sexual completamente insatisfactoria.

Pareja.

Puedes tener la suerte de que te guste, pero, ¿y lo que te gustaría probar? ¿Dónde te apetecería que te tocase ahora?

La comunicación con la pareja es esencial en todos los sentidos y más en el ámbito sexual. Para esto será necesario que conozcas tu cuerpo, si no sabes qué te gusta, no podrás pedirlo.

Descubre: Los 10 beneficios que el sexo le aporta a tu salud

Nunca pienses que eres un objeto

En el pasado, y aún más en algunas culturas, se pensaba que la mujer era un objeto para engendrar hijos. Afortunadamente, eso hoy en día no es así.

Es más, tampoco debes sentirte en el deber de ofrecer tu cuerpo a tu pareja cuando tenga ganas de mantener relaciones, pero tú no.

Tú también tienes deseos y tienes derecho a decir que no. Si no tienes ganas de mantener relaciones sexuales no las permitas, pues esto originará una falta de disfrute en el sexo.

Así, nunca disfrutarás de una sexualidad plena y satisfactoria. Nunca pienses que eres un objeto. Eres una persona y tienes derecho a decir que “no”.

Explota todos tus sentidos

ratón en la mano de una mujer

¿El misionero? ¿Sexo rutinario? Si quieres mantener una sexualidad plena y saludable debes probar cosas nuevas, echarle un poco de picante a tus encuentros.

Lencería, chocolate, sabores… Incluso se pueden probar a hacer otras posturas del kamasutra, ¡para muchos es divertido! Una buena forma de pasarlo bien en pareja y que os puede poner a tono.

¿Habéis escuchado hablar del sexo tántrico? También es una forma diferente de experimentar en el terreno sexual.

Introducir juguetes y demás puede ayudaros a experimentar cosas nuevas y a descubrir un nuevo mundo de placer.

Sois una pareja y en el mundo sexual siempre se puede descubrir algo nuevo. ¿Por qué no hacerlo juntos?

No te pierdas: 8 señales que envía nuestro cuerpo cuando necesita sexo

Olvídate de los complejos

Ya no solo la vergüenza es un gran impedimento para disfrutar, sino también los terribles complejos.

Tu pareja conoce tu cuerpo y jamás podréis mantener una sexualidad sana si lo hacéis con la luz apagada, o si no te atreves a experimentar con posturas nuevas porque expones ciertas parte de tu cuerpo que no te gustan.

Si hay algo que no te agrada de tu cuerpo tienes dos soluciones: una es aceptarlo y la otra es cambiarlo.

Además, ¿por qué te acomplejas tanto si a tu pareja le gustas igual? La única persona que no se está gustando eres tú.

Pareja besándose

¿Alguna vez has caído en estos errores? Piensa que, para disfrutar de una sexualidad plena y feliz, es necesario tener una mente sin prejuicios.

Una mente abierta a descubrir nuevos juegos, para disfrutar sin complejos y para comunicarte sin pudor.

¿A qué esperas para disfrutar de tu sexualidad?

  • Rice, M. (2000). Adolescent sexual and reproductive health. Reproductive BioMedicine Online. https://doi.org/10.1016/S1472-6483(10)61944-X

  • Santos-Iglesias, P., & Sierra, J. C. (2010). El papel de la asertividad sexual en la sexualidad humana: Una revisión sistemática. International Journal of Clinical and Health Psychology. https://doi.org/10.1002/ece3.1020

  • Ministerio de Salud Colombia. (2017). Sexualidad, Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos. Sexualidad, Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos. https://doi.org/2017

  • Lorius, C. (2008). Tantra and sex therapy. Sexologies. https://doi.org/10.1016/S1158-1360(08)72706-3