Consejos para evitar el malestar por altitud

El malestar por altitud es un padecimiento condicionado por variados factores, tales las condiciones físicas de la persona, su alimentación, su edad, su preparación física antes de escalar, entre otros. Conoce más en este post.

El Mal Agudo de Montaña (MAM), mal de altura o malestar por altitud es un conjunto de síntomas como náuseas, mareo y agotamiento que se presentan cuando un individuo se enfrenta a niveles de altitud a los que su cuerpo no está acostumbrado. 

Los elementos que propician este malestar son la disminución de la presión atmosférica y la falta de oxígeno, factores a los que el organismo no puede adaptarse de inmediato e intenta reaccionar para compensar. Si los cambios se producen más rápido de lo que nuestro cuerpo puede reaccionar, el proceso de aclimatación se verá obstruido y este empezará a fallar, lo que inevitablemente ocasionará problemas.

Normalmente, el cuerpo humano empieza a verse afectado cuando está a 2.400 metros por encima del nivel del mar. No obstante, una persona puede resistir una altura hasta de 8.000 metros. No es imposible vivir en alta montaña, el cuerpo solo necesita un poco de tiempo para acostumbrarse a transportar más células sanguíneas y así mejorar el flujo de oxígeno en todo el organismo.

Por ejemplo, las personas que hacen vida en regiones montañosas y los que se dedican a practicar deportes como el alpinismo resisten el malestar por altitud, ya que su cuerpo superó la aclimatación. Un punto a considerar es que cuanto más rápido es el ascenso, más grave es el trastorno. Y conforme se va subiendo, menos oxígeno recibe el cerebro.

Causas del malestar por altitud

ropa-deportiva-para-escalada-1

Las causas del Mal Agudo de Montaña (MAM) pueden originarse por diversas razones, entre estas se encuentran las siguientes:

Te recomendamos leer: Cómo evitar el malestar por altitud

1. Ascenso precipitado

Más rápido no siempre significa mejor, cuando se asciende de forma precipitada el cuerpo no tiene posibilidad de aclimatarse, sucede frecuentemente cuando se suben grande distancias en vehículo.

2. No tener la preparación física adecuada

Si una persona nunca antes en su vida había escalado una montaña, cuando esté por encima de los 2.000 metros empezará a sentir malestar mucho antes que sus compañeros. Este caso se da principalmente en excursiones formadas por jóvenes inexpertos que se están iniciando en el mundo del montañismo.

3. Mala alimentación

Dieta inadecuada

Para realizar cualquier actividad física es necesario recibir suficiente energía, esto se logra con comida. Una mala alimentación o hidratación dificulta la aclimatación del organismo.

Visita este artículo: Los alimentos que mejor pueden sustituir la carne en nuestra dieta

4. Tener menos de 50 años

Aunque suene extraño, a esta edad es que los humanos tenemos un sistema nervioso maduro. Las personas menores de 50 años tienen más posibilidad de sufrir trastornos por la altura.

Síntomas del malestar por altitud

Los síntomas del MAM pueden ir de leves a graves:

Leves

  • Dificultad para conciliar el sueño.
  • Mareo o sensación de vértigo.
  • Fatiga.
  • Dolor de cabeza.
  • Falta de apetito.

Moderados

Síntomas y causas de los mareos y náuseas

  • Náuseas o vómitos.
  • Pulso rápido (aumento de la frecuencia cardíaca).
  • Dificultad respiratoria o disnea.

Graves

  • Coloración azulada de la piel (cianosis).
  • Rigidez o congestión pectoral.
  • Confusión o aturdimiento.
  • Tos regular o con sangrado.
  • Disminución del estado de consciencia.
  • Incapacidad para caminar.
  • Asma.

Remedios naturales para contrarrestar el malestar por altitud

1. Jugo de apio

Jugo de apio

Ingredientes

  • 3 tallos de apio.
  • 1 tacita de agua (100ml).

Preparación

  • Licúa apio o pásalo por el extractor de jugos y refrigéralo.
  • Llévalo en una mochila durante el viaje.

Cuando experimentes mareos o empieces a sentir debilidad, bebe la mitad de un vaso y guarda el resto. Este batido está destinado a combatir la sensación de vértigo producida por la presión arterial baja en el cuerpo.

2. Agua de jengibre

Ingredientes

  • Extracto de jengibre.
  • 200 ml de agua.

Preparación

  • Coloca 20 gotas de extracto de jengibre en un gotero.
  • Agrégalas en los 200 ml de agua.

Consume lentamente en caso de mareos. También sirve masticar un centímetro de raíz de jengibre conforme se va escalando, como si fuera goma de mascar.

3. Refresco de limón

ZUMO DE LIMÓN

Ingredientes

  • Jugo de un limón.
  • 1  vaso de agua (200ml).

Preparación

  • Exprime un limón y vierte su jugo en el vaso con agua.

Bebe lentamente para que el estómago lo asimile. El ácido del limón calma la mucosa estomacal, disminuyendo la posibilidad de vomitar. También previene la deshidratación y alcaliniza el organismo.

4. Almendras con leche

Ingredientes

  • Media cucharadita de polvo de almendras (1,5 g).
  • Leche caliente.

Preparación

  • Mezcla la media cucharadita de polvo de almendras en un vaso de leche caliente.

El MAM produce fatiga y debilidad, para contrarrestar estos síntomas, bebe poco a poco.