Consejos para evitar los brazos flácidos

Paula Aroca · 25 marzo, 2014
Para tonificar los brazos debemos, ante todo, ser constantes. Si quieres saber qué tienes que hacer para lograr firmeza, sigue leyendo

Distintos factores hacen que el cuerpo vaya perdiendo su tonicidad y se refleja en la piel y los músculos. Un reflejo de esto son los brazos flácidos.

Con el paso del tiempo, la piel pierde colágeno que le da su elasticidad.

El aumento y descenso de peso también tiene este efecto. Adelgazamos, pero como recuerdo del proceso nos queda la piel colgando y se nota mucho en los brazos flácidos.

Para evitar este problema hay soluciones que puedes implementar de inmediato.

Primero que nada, debes mentalizarte que es necesario tener constancia. De ninguna manera verás resultados si haces ejercicio durante una semana y luego lo abandonas.

Ten cuidado siempre de no sobre exigir a tu cuerpo. Además, es recomendable consultar con tu médico para saber si puedes realizar cierto tipo de ejercicio.

Llevar una dieta balanceada

Todos sabemos los beneficios de perder peso y llevar una dieta balanceada.

Una alimentación saludable acompaña mejor al ejercicio, pues sentirás menos hinchazón y menos letargo para ponerte en movimiento.

Intenta comer carnes magras (pescado, pollo), fibras y grasas saludables (aceite de oliva, almendras, aguacate).

Algunas cosas que puedes hacer fuera de tu casa

Además del ir al gimnasio, la natación representa también una excelente opción.

En el agua el movimiento cuesta el doble de esfuerzo y se gastan más más calorías. Asímismo con este deporte se ejercita de manera más intensa el músculo.

Adicionalmente, en el agua el impacto sobre tus huesos y músculos es más bajo. La posibilidad de lesionarte disminuye considerablemente.

La natación es uno de los ejercicios más completos que existe. Las brazdas ayudarán a endurecer los brazos flácidos.

Lee también Los 5 mejores ejercicios aeróbicos para quemar grasa sin ir al gimnasio

Ejercita tus bíceps

¿Tienes unas mancuernas? ¡Búscalas ya! Si no tienes, no hay problema. También puedes hacer los ejercicios sin peso, ya que el mismo peso de tus brazos tendrá efectos favorables.

Otra buena idea económica y práctica es llenar una botella pequeña (de 500 ml) de agua y utilizarla de mancuerna.

Mancuerna

Siéntate para realizar flexiones de brazo. Apoya el codo en la rodilla, llevando tu mano con la pesa hacia el hombro. Realiza tres series de 15 repeticiones.

Puedes realizar una segunda tanda de tres series de 15, de acuerdo al esfuerzo que te haya llevado.

Ejercita tus tríceps

Para realizar este ejercicio necesitas estar parado.

Separa las piernas para que tus pies queden a la altura de tus hombros. Sostén una mancuerna con ambas manos detrás de tu cabeza. Los brazos deben estar flexionados. Levanta la mancuerna hacia arriba, para que quede sobre tu cabeza apuntando al cielo.

Debes llegar a extenderlos casi completamente pero sin trabar el codo.

Recuerda que es importante que no se abran mucho tus brazos, intenta que la separación entre ellos no sea más ancha que la separación de tus hombros.

Realiza tres series de 15. Puedes volver a repetirlas. Este ejercicio puede realizarse también con un brazo por vez.

Otro ejercicio que puedes llevar a cabo para este músculo es la patada de burro de tríceps.

Para este ejercicio necesitas ponerte en cuatro patas en el piso o una cama.

Extiende tu brazo para que quede paralelo a tu cuerpo. Una vez así, flexiona el codo para que tu mano con la pesa se dirijan al piso y queden perpendicular a tu cuerpo.

Repite este ejercicio con cada brazo en tres sets de 15 repeticiones.

Lee también: La mejor rutina de ejercicios para trabajar la entrepierna

Flexiones de brazos

Otra manera de tonificar los brazos son las temidas flexiones de brazos.

El siguiente ejercicio es una manera de realizarlas obteniendo resultados sin que sean tan difíciles como las que se realizan en el suelo.

Coloca dos sillas con sus respaldos contra una pared. Sepáralas unos 20 cms.

Apoya las palmas de la mano en cada silla, manteniendo el cuerpo recto y los brazos extendidos. Tus piernas deben quedar en un plano inclinado, a 45°.

Flexiona los brazos llevando tu tórax hacia el centro y los codos hacia atrás. Ten cuidado de que los codos no se abran, intenta que queden paralelos a tu cuerpo.

Realiza tres sets de 15 repeticiones.

No te olvides de estos detalles

  • Recuerda realizar algún ejercicio de elongación antes de empezar con tu rutina y al terminarla. Los músculos deben estar a punto para no lesionarte.
  • Intenta realizar ambos ejercicios en una misma sesión. La idea es ejercitar un músculo y su opuesto.
  • Si eres principiante, puedes realizar esta serie de ejercicios tres veces a la semana e ir aumentando la frecuencia a medida que te sientas en condiciones de hacerlo.
  • Ten en cuenta que para estos ejercicios no deberías usar mancuernas muy pesadas. La idea es tonificar y no desarrollar musculatura. La clave de tener brazos bien torneados es la repetición.
  • Complementa los ejercicios con una dieta saludable, rica en fibras y proteínas.
  • Acompaña estos ejercicios con ejercicios aeróbicos, como caminar media hora por día. Esto te permitirá estar más oxigenado, sentirte lleno de energía y con más ganas de hacer tus ejercicios para brazos.
  • Sé realista con tus objetivos. No creas que dos semanas son suficientes para no tener brazos flácidos.
  • Recuerda consultar a tu médico y a un profesional del deporte si sientes alguna molestia o si tienes alguna duda con respecto a los ejercicios.

Es hora de ponerlos en práctica. Si tienes constancia no veras brazos flácidos sino bien definidos y elegantes.