Consejos para evitar el mal humor

Katherine Flórez · 6 marzo, 2020

¿Conoces a alguna persona que tenga mal humor? En general, conocemos este término por lo contrario a estar alegre, satisfecho u optimista. Por contra, consideramos a estas personas como irritables, irascibles, «bordes» y hasta agresivos.

El mal humor, sin duda, afecta a todas las dimensiones del ser humano. También, por tanto, a las relaciones interpersonales de quien lo padece. Una mala actitud hará que su círculo social empiece a excluirlo. Como ya sabemos no es recomendable permanecer en una actitud defensiva y ofensiva ante cualquier comentario.

Varios factores, ya sean externos o internos pueden producir el temido mal humor. Algunos motivos del mal genio pueden ser propiciados por el mismo ambiente social, el estrés laboral, la rutina, las discusiones o las situaciones tensas.

También existen motivos internos que pueden desencadenar el mal humor de cualquier persona. Una dolencia, una enfermedad, mala interacción social y el aislamiento son algunas de las razones por las cuales observamos casos de individuos malhumorados.

Las personas día a día interactuamos con otros seres humanos. Sin embargo, esto no es garantía de amistad o de buena relación. La calidad es lo marca la diferencia. ¿Cómo se consigue? Veamos, por qué los humanos debemos ser entendidos desde 3 puntos de vista de cara a comprender y aceptar mejor a los demás.

Los 3 puntos de vista fundamentales

Biológicos

Dolor de cabeza

Este aspecto describe nuestro ser anatómico. Todo aquello relacionado con nuestro cuerpo que pueda afectar el buen estado de ánimo. Muchas veces es normal sentirse enfadado con otra persona que venga a imponer su mal carácter.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que esta persona puede estar sometida a un dolor constante a causa de un padecimiento físico o patológico. Y sabemos de antemano que nadie vivirá feliz sintiendo que algo en su cuerpo no anda bien.

Te va a interesar: ¿Cuáles son los efectos de la tristeza en tu cuerpo?

Psicológicos

La mente humana se encuentra en un constante estado de desarrollo. En ocasiones, las personas no pueden autorregular sus emociones, comportamientos o cogniciones, por lo que pueden llegar a sentirse frustradas. Esto puede generar el temido mal humor, que permanece perenne en la persona hasta que logra expresarse esa frustración de otra manera.

Sociales

Éste es sin duda alguna uno de los puntos más decisivos en la aparición del mal humor, ya que somos seres sociales por naturaleza. Situaciones como el rechazo o la no aceptación social suelen hacer mella a nuestra personalidad.

Una persona puede sentirse realmente enfadada al no lograr un nivel de aceptación en su grupo social. Esto lleva al individuo de nuevo a la frustración, haciendo su aparición el mal humor y las consecuencias que consigo lleva.

Lee también: Consejos para tener un cambio mental positivo

Nuestro ámbito social es de suma importancia para el mantenimiento de una adecuada salud mental. Los beneficios de una rica vida social nos beneficiará gratamente.

A través de los puntos anteriores hemos podido observar que cada perspectiva se encuentra ligada a otra. Es decir, se encuentran interrelacionadas. 

Siempre debemos tener en cuenta que tras una persona que presente mal humor, debemos actuar con cautela. Pues en vez de lograr un efecto positivo con una sola idea mal dirigida podemos desencadenar la furia de con quién mantenemos una conversación.

Consejos para controlar y evitar el mal humor

Musica, evitar el mal humor

  • Es fundamental identificar los motivos por los cuales sentimos mal genio. Al tener la capacidad para detectar qué es lo que te afecta puedes corregirlo y así evitar caer de nuevo en una incómoda situación.
  • Debemos enfocar nuestra concentración en algo que sea realmente de gran agrado. Puesto que existen muchas actividades que puedan gustarte, debes explorarte para conocer qué es lo que más te gusta.
  • Al tenerlo claro puedes invertir parte de tu tiempo para aprender a realizarlo. Algunas actividades pueden ayudarte. Además están a disposición de todos como salir a caminar o escuchar música.
  • Al ser seres sociales, nuestras relaciones cercanas tienden a influirnos. Sin embargo, no debes dudar de que el peor error que puedes cometer al presentar mal genio es encontrarse cerca de otra persona malhumorada.
  • Lo más seguro es que termines igual de enojado o más que la otra persona, y presentándose el peor caso, una disputa entre ambos.
  • Martin, R. A., Kuiper, N. A., Olinger, L. J., & Dance, K. A. (1993). Humor, coping with stress, self-concept, and psychological well-being1. Humor6(1), 89–104. https://doi.org/10.1515/humr.1993.6.1.89
  • Schwarz, N., & Clore, G. L. (1983). Mood, misattribution, and judgments of well-being: Informative and directive functions of affective states. Journal of Personality and Social Psychology45(3), 513–523. https://doi.org/10.1037/0022-3514.45.3.51
  • Thayer, R. E., Newman, J. R., & McClain, T. M. (1994). Self-Regulation of Mood: Strategies for Changing a Bad Mood, Raising Energy, and Reducing Tension. Journal of Personality and Social Psychology67(5), 910–925. https://doi.org/10.1037/0022-3514.67.5.910