Consejos para iniciar tu práctica de yoga

Si eres principiante en la disciplina debes ir avanzando conforme a lo que te permita tu cuerpo y no exigirte más de la cuenta para evitar lesionarte

El yoga es una disciplina física y mental que requiere de preparación. Si bien es cierto que algunas ramas de esta disciplina resultan menos exigentes que otras a nivel físico, en todas es necesario tomar en cuenta algunos consejos para que tengas un mejor desempeño en tu práctica de yoga.

Como principiante te enfrentas a un mundo desconocido y encantador a la vez. Para hacer yoga te debe gustar, porque puedes abandonarla en poco tiempo si la disciplina no te atrapa. Estos son algunos consejos para iniciar la práctica:

Infórmate muy bien sobre el yoga

Al tomar la decisión de practicar cualquier deporte o disciplina siempre es importante informarse previamente. Lee todo lo relacionado al yoga, sus tipos, ejercicios básicos, beneficios y posibles lesiones en caso de practicarlo incorrectamente.

El conocimiento es poder, úsalo a tu favor. Además, esto te hará más fácil decidir si el yoga es lo que quieres hacer o, por el contrario, prefieres probar otras cosas.

Define qué quieres lograr con la práctica de yoga

Después de leer todo sobre el yoga podrás escoger qué estilo quieres practicar y por qué.

  • Por ejemplo, si deseas aprender a controlar tu cuerpo para luego tener bienestar mental, el hatha yoga podría ayudarte.
  • Por el contrario, si quieres trabajar más en tu energía mental y que ésto derive en el control del cuerpo, el estilo indicado es el raja yoga.
  • También hay un tipo de yoga, llamado iyengar, enfocado en la perfección de la técnica y en muchos casos resulta terapéutico. En este tipo de yoga se suelen utilizar elementos como soporte y complemento de la rutina para alcanzar la perfección de las posturas.

Además, tiene un énfasis pedagógico para que quienes la practican conozcan y sean conscientes de cada movimiento y sus implicaciones para evitar lesiones.

Define cuáles son los cambios que quieres lograr. ¿Fortalecer tus músculos y articulaciones?, ¿Aliviar tensiones o dolencias? ¿Bajar de peso?¿Conseguir mayor bienestar espiritual? Una vez que tengas esto claro podrás saber cuál es el tipo de yoga adecuado para tus objetivos y la frecuencia con la que debes practicarlo.

práctica de yoga

Escoge una clase donde te sientas cómodo

Cuando inicies la práctica de yoga se recomienda que asistas a varias clases con instructores diferentes. Será como una prueba de ensayo y error para saber con cuál te sientes más a gusto. Cada profesor tiene un estilo y metodología particular: date un tiempo para conocer varios y compararlos.

Lo mejor será asistir a estas clases como observador, para que prestes atención al estilo del instructor, la dinámica de la clase y la energía que se maneja. No puedes dedicar tu tiempo a una práctica que te haga sentir incómodo porque esto disminuirá tu rendimiento y motivación.

Mentalízate, al principio no será sencillo

Como todo deporte o disciplina, el yoga tiene sus niveles de dificultad que al principio no son fáciles de manejar. Entiende que, al iniciar, tal vez no podrás hacer las posturas a la perfección, te costará relajarte o te dolerá el cuerpo al día siguiente de la práctica.

No obstante, nada de esto deberá ser impedimento para que continúes con ánimo y determinación. Para los principiantes no es sencillo tener flexibilidad o resistencia física y mental.

Precisamente, para esto te servirá el yoga, así que ten paciencia y no te frustres. Aprender a dominar las técnicas podrá tomarte semanas, meses o incluso años. Ten la certeza de que con constancia y disciplina lo harás cada vez mejor. ¡No desistas!

Si tienes alguna dolencia o patología, primero consulta a tu médico

En caso de padecer alguna patología o estar lesionado, no inicies la práctica de yoga sin antes consultar con tu médico tratante. Él te dirá si es recomendable de acuerdo a las particulares de tu cuerpo y afección.

Por ejemplo, si padeces de enfermedades degenerativas de las articulaciones, como la artrosis, debes tener especial cuidado con no exigirle demasiado a tu cuerpo para no complicar tu cuadro. Asimismo, si tienes una lesión o tuviste una recientemente, consulta a tu médico para asegurarte de que todo esté bien para iniciar la práctica del ejercicio.

Asegúrate de tener ropa cómoda

Practicar yoga requiere un máximo nivel de comodidad. Para estirarte correctamente o respirar sin presiones se recomienda usar ropa holgada. Nada que te apriete demasiado será bueno para tu desempeño en la rutina.

No hay códigos de vestimenta estrictos en el yoga pero la premisa siempre debe ser la comodidad. Puedes usar un pantalón holgado, leggins o shorts: lo importante es que te permita moverte con facilidad.

Antes de empezar a practicar, revisa tu armario para ver si tienes la ropa adecuada para la disciplina o si debes comprarte algunos conjuntos previo al inicio de tu práctica.

yoga

Si sigues estos sencillos consejos seguro será más fácil que te acostumbres a las exigencias propias del yoga. Conoce muy bien y disfruta cada aspecto de los ejercicios para que la práctica sea placentera. Ningún reto es muy grande para tu cuerpo y mente.

Toma tu esterilla, relájate y ponte en sintonía con el bienestar físico y mental. ¡Namasté!