Consejos para no fracasar con la dieta

Para no fracasar con la dieta debemos percibirla como un cambio en nuestro estilo de vida, no como algo temporal que podremos dejar cuando alcancemos el peso deseado

¿Te has cansado de fracasar con la dieta? ¿Te gustaría llevar un estilo de vida más saludable sin enfrentar tantos fracasos todo el tiempo? Bueno, antes que nada, es importante que no te desesperes.

A continuación te daremos unas pautas que facilitarán el proceso. Lo más importante es que te ayudarán a mejorar a largo plazo. ¿Listo? Presta atención y, lo más importante, toma acción.

1. Deja de ver la dieta como un castigo

Hacer dieta

Una de las principales razones que te hacen fracasar con la dieta es verla como una consecuencia negativa a tu estilo de vida. Si caes en este error, te encontrarás pensando todo el tiempo en el momento en que puedas dejarla de lado.

El problema con este aspecto es que, aunque logres perder kilos, quizás los recuperes en cuanto se termine el régimen. Es importante que te mentalices con la idea de que la dieta es un cambio que busca mejorar tu vida y no solo un camino para perder cierta cantidad de kilos.

Es un cambio a largo plazo

De esta forma, dejarás de ver el nuevo régimen como algo negativo. Recuerda:

  • Dejar de fijar una fecha como día final de la dieta.
  • Premiarte cada vez que logres un nuevo objetivo y crear nuevos objetivos cada vez.

2. Evita las dietas restrictivas

Aunque las dietas restrictivas suelen ser muy famosas, no siempre son buena idea. Si tu médico no te la ha indicado y si no hay ningún motivo real para seguirla, no lo hagas. Estas dietas presentan dos problemas:

  • No te enseñan a comer bien. Debido a la carencia nutricional que suelen tener estas dietas, no te dejarán buenos hábitos alimentarios.
  • En algunos casos incluso podrían dejarte el efecto contrario. Es decir, podrías perder kilos pero no grasa, sino músculos y nutrientes.
  • Son muy limitadas en tiempos. Ya que las dietas restrictivas eliminan nutrientes, nunca las encontrarás recomendadas para un período largo de tiempo. La mayoría son recomendadas por 3 a 7 días. Esto significa que no verás resultados a largo plazo.
  • Aunque podrías aplicarlas con regularidad, no es recomendable, pues te sentirás con cansancio y de mal humor.

Opta por una dieta personalizada

Lo mejor para no fracasar con la dieta es seguir un régimen pensado especialmente para ti. Una buena opción es buscar asesoría con un nutricionista que te enseñe a organizar un plato bien equilibrado según tus gustos.

Otra opción es que él organice los menús para que tú solamente los prepares. De este modo tú también podrás aportar en tu propia dieta. 

3. Edúcate sobre lo que es un estilo de vida saludable

Dieta o estilo de vida saludable

En lugar de seguir dietas que prometen pérdidas milagrosas de kilos, es recomendable que entiendas cómo funciona tu cuerpo y por qué requiere ciertos nutrientes. Lo más importante es que aprendas sobre esos nutrientes, de dónde provienen y cuáles son las mejores formas de incluirlos.

De esta forma, no verás al régimen de alimentación sano como un castigo. Al estar más informado tendrás menos riesgo de caer en la tentación de comer siempre lo que no debes.

Desde luego que en alguna ocasión te podrás permitir algún antojo. No obstante, serás más consciente sobre cómo actúa en tu cuerpo y las cantidades correctas para evitar daños a largo plazo.

Los nutricionistas te pueden ayudar

Si tienes dudas y ya no quieres fracasar con la dieta, busca la asesoría de un nutricionista. La mayoría de ellos te explican cómo actúan los alimentos y te enseñan a tomar decisiones correctas.

En caso de que tu nutricionista no lo haya hecho aún, pídele que te explique o te ayude a entender cómo funcionan las porciones que te indica. No te quedes con dudas. 

4. Deja un espacio en tu dieta para los alimentos que no son tan sanos

Deja un espacio en tu dieta para los alimentos que te gustan pero que no son tan sanos

Fracasar con la dieta es menos posible cuando te mantienes abierto a incluir un alimento poco sano de vez en cuando. Algunos nutricionistas suelen dejar libre un día o una comida a la semana para ayudarte en el proceso.

En todo caso, si no quieres o no puedes pagar a un especialista, procura que al menos el 80 % de tu dieta se base en vegetales, frutas, carnes, lácteos y legumbres frescas. El resto, lo puedes dejar para alimentos menos saludables.

Caprichos pero caseros

Lo ideal es que los prepares en casa. Por ejemplo, en lugar de pedir la pizza de toda la vida, aprende a preparar masa para pizza.

Además, crea tus propios caprichos en versiones caseras que incluyan vegetales y alimentos frescos. ¿Se te ocurre otro consejo para no fracasar con la dieta?