Consejos para preparar el botiquín para la primavera

Consejos para preparar el botiquín para la primavera

Con la llegado del buen tiempo debemos incluir en nuestro botiquín de primeros auxilios determinados elementos extra que nos puedan servir ante situaciones típicas de estas épocas, como las picaduras de insectos
botiquín

Con el fin de la estación invernal llega la primavera, con sus cambios de tiempo y una mayor duración de la luz solar. Y con ello cambian nuestros hábitos, horas de sueño, nuestras actividades al aire libre, etc.

Es necesario tener el botiquín a mano, sobre todo para cuidar de la salud de los más pequeños de la casa.

Revisión del botiquín para niños

Revisando el botiquín para niños

En el día a día puede que la mayoría de las cosas que se llevan en el botiquín no se usen. No obstante, es importante llevarlas como medida de prevención.

El buen tiempo y la llegada de los rayos del sol exigen algunos elementos extra en el botiquín.

Un botiquín infantil debería llevar durante todo el año:

  • Tiritas
  • Gasas
  • Pomada anal
  • Suero (es ideal para las heridas, si se introduce arena en los ojos de los más pequeños, etc.)
  • Paracetamol infantil
  • Crema hidratante
  • Barrita antigolpes (una especie de calmante)
  • Crema hidratante
  • Aceites esenciales

Con la llegada de la temporada primaveral, es muy recomendable agregar al botiquín infantil lo siguiente:

  • Una protección solar de factor elevado
  • Crema antimosquitos
  • Pomadas contra las picaduras
  • Inhaladores para casos de alergia

Lee también: Tratamientos naturales para picaduras de insectos

Consejos sobre el botiquín

Consejos sobre el botiquín

Además de llevar un botiquín portátil básico, en casa tendremos uno más completo. Hay algunos consejos que pueden tenerse en cuenta.

 

Mantener el botiquín en un lugar seco y oscuro

Tanto la humedad como los vapores pueden dañar algunos materiales. Así, aunque suelen ser los lugares más frecuentes, no es aconsejable que los botiquines estén en la cocina ni en el baño.

Dejarlos fuera del alcance de los niños

En la medida de lo posible ni siquiera deberían estar visibles para ellos. Y es que la curiosidad que despierta el contenido del botiquín puede ser inmensa.

Así, a medida que tienen movilidad, pueden ir averiguando sistemas para acceder (subirse en una silla, un taburete, etc.).

Revisar el contenido de forma periódica

Los componentes del botiquín deben revisarse con una periodicidad mínima semestral.

Entre otras cosas, esto nos servirá para comprobar si los artículos y medicamentos se encuentran en buen estado, si están caducados, hacer una lista con aquellos que es preciso reponer, etc.

Reciclar medicamentos caducados

A la hora de desechar medicamentos ya descartados o caducados, hay puntos de reciclado de las farmacias, como es el caso del programa SIGRE.

Se trata de una entidad sin ánimo de lucro que se dedica al reciclaje y posterior tratamiento de envases, medicamentos caducados y sus residuos. Todo ello para preservar el medio ambiente.

No almacenar medicamentos

  • No se deben almacenar medicamentos que hayan sobrado de tratamientos pasados. Lo más recomendable es adquirir las dosis justas para cada caso.
  • Asimismo, es importante no automedicarse: será el médico o especialista sanitario quien prescriba los medicamentos que hay que utilizar.

Enfermedades de primavera

Reduce las alergias

Como sabemos, la temporada primaveral es muy atractiva para salir al aire libre.

Hay quienes optan por ponerse en forma, retomar la idea de un estilo de vida saludable, disfrutar de la vida con la pareja, familia y amigos, así como para salir a viajar por las buenas condiciones climáticas.

Aunque el buen tiempo puede ser sinónimo de salud, esta época primaveral y las actividades y viajes que realizamos pueden ocasionar algunos trastornos digestivos, alergias o lesiones, hasta enfermedades crónicas degenerativas.

Visita este artículo: 8 remedios naturales para las alergias estacionales

Ejemplos de patologías primaverales

  • Los primeros baños en aguas poco higiénicas pueden ocasionar infecciones de la piel causadas por bacterias y por hongos.
  • Las diferentes alergias pueden desencadenar muchas molestias como: rinitis, faringitis, alergias bronquiales o asma por la abundancia de polen y polvo.
  • No lavarse las manos o el consumo de alimentos contaminados puede derivar en infecciones en el aparato gastrointestinal.

También hay que tener cuidado con la fruta. Tomar frutas sin lavar o contaminada puede originar cuadros de hepatitis viral.

  • El incremento en las temperaturas puede originar la deshidratación e insolación en niños y personas mayores de 50 años.
  • Con el aumento de las temperaturas aumentan las garrapatas, piojos, pulgas, chinches, etc. Así, también aumenta el riesgo de la parasitosis, sobre todo si tenemos mascotas en casa.
  • Una elevada exposición al sol puede provocar diferentes lesiones en la piel, así como en las articulaciones.

En esta época es importante reforzar nuestras defensas y las medidas de higiene, tanto las personales como las necesarias al preparar o consumir alimentos.

En el caso de que se conozca algún tipo de alergia, hay que evitar el contacto con el agente alergénico y seguir las normas generales de salud y protección civil.