Consejos para prevenir la aparición de las hemorroides

Yamila Papa Pintor·
24 Julio, 2020
Las hemorroides son un problema vascular que pueden desaparecer si se siguen unos consejos muy sencillos.
 

Son varias las razones por las que aparecen las tan molestas hemorroides. Desde la mala alimentación a la falta de ejercicio, pasando por escaso consumo de agua o permanecer demasiado tiempo sentado. Conoce en el siguiente artículo más información sobre cómo prevenir la formación de hemorroides.

Datos de las hemorroides

Básicamente, las hemorroides o almorranas son varices que aparecen en la parte exterior o interior del ano por una presión mayor en las venas.

Son un problema bastante comunes entre los adultos a partir de los 50 años, tanto en hombres como en mujeres. Además, en el caso de las mujeres, estas son más propensas a sufrirlas durante el embarazo.

Los síntomas principales de las hemorroides son: dolor al sentarse, picazón, quemazón, coágulos, inflamación, sangrado en las heces o papel higiénico de color rojizo brillante y bultos en la zona anal.

esquema del recto mostrando hemorroides

Algunas de las causas más habituales por las que se producen las almorranas son la alimentación incorrecta, rica en grasas y pobre en frutas y vegetales, así como la falta de vitamina C que puede favorecer la irritación de la piel al retrasar su cicatrización.

 

También pueden estar provocadas por la poca actividad física, el sedentarismo y estar muchas horas sentado, lo cual produce acumulación de sangre en las venas hemorroidales.

Otras causas también incluyen:

  • El estreñimiento (al ir al baño es más trabajoso, se hace esfuerzo y eso produce la salida de la vena por la pared anal).
  • El aumento de presión en las venas o la mala circulación.
  • El embarazo.
  • La obesidad.

Lee también: Dieta que debes seguir si sufres hemorroides

¿Cómo prevenir las hemorroides?

Ten en cuenta los siguientes consejos si deseas evitar o prevenir la aparición de las almorranas:

  • Controla el estreñimiento y la alimentación: es conveniente llevar una dieta correcta y variada. Dejar de lado las grasas, los fritos, los picantes y las bebidas alcohólicas, consumir más frutas y verduras, así como también aceites vegetales, semillas y algunos frutos secos. Procura sustituir las harinas refinadas por integrales, ya que las primeras pueden producir estreñimiento y como consecuencia de una prolongación de este cuadro, hemorroides.
  • Aumentar la actividad física:  el sedentarismo es una de las principales causas de este problema. Si por tu trabajo permaneces varias horas en una silla, trata de moverte periódicamente. Realiza ejercicio moderado al menos tres veces por semana: caminar, correr, trotar o algún deporte, desde natación a tenis o aeróbicos. Sin embargo, no se aconseja una disciplina que requiera levantar mucho peso, como los ejercicios de musculación en el gimnasio. Estos someten a las extremidades inferiores a hacer un esfuerzo excesivo, similar al que se hace cuando se va al baño.
 

personas jugaban la pelota, el ejercicio es bueno para las hemorroides

  • Mantener una limpieza adecuada de la zona: para evitar infecciones, principalmente, y que arda o pique. No usar papel higiénico  áspero o irritante ni perfumado, contiene productos químicos que pueden alterar las hemorroides.
  • Evita el sobrepeso o la obesidad: son muchas las razones por las que deberías mantener tu peso ideal. Una de ellas es porque de esa manera evitarás su aparición. La obesidad produce un aumento de presión en la zona inferior y esto empeora la situación. Al adelgazar, de manera sana, aliviarás la presión y evitarás este problema.
  • Controlar las hemorroides durante el embarazo: la matriz ejerce una gran presión en las venas de la zona e impide la correcta circulación. Por ello es que las mujeres en la dulce espera son más vulnerables a sufrir almorranas. Es conveniente que cada 4 a 6 horas se acuesten sobre su lado izquierdo del cuerpo, para que la presión disminuya y reducir así la hinchazón.

¿Cómo aliviar las hemorroides?

Si las hemorroides no son muy severas, podemos tratar de aliviarlas en casa con remedios caseros. Sin embargo, si pasado un tiempo continúan y sentimos molestias, lo mejor será acudir al médico.

 

Además de los cambios en nuestra dieta y en nuestro estilo de vida que hemos mencionado, hay ciertos remedios tradicionales que se vienen empleando desde hace tiempo para aliviar esta dolencia, pero que no están científicamente demostrados:

  • Los tomates, que, según la creencia popular, se deben colocar fríos del refrigerador cortados en rodajas y luego aplicar directamente en las hemorroides.
  • También las hojas de acelga se emplean en la cultura popular. Se cree que aplicándolas frescas sobre las hemorroides, se puede ayudar a aliviar el dolor.
  • También se recomienda la pasta de cebolla morada con tres dientes de ajo y un poco de mantequilla sin sal, por sus propiedades antisépticas que podrían favorecer la cicatrización. Se licúa hasta formar una pasta y se aplica en el ano todas las noches.

Asimismo te recomendamos:

  • Para poder reducir el dolor en caso de hemorroides externas, lo primero que se debe hacer es realizar un baño de asiento con agua tibia 10 minutos y un máximo de 30. Repite varias veces al día hasta que el malestar disminuya.
  • Si están muy hinchadas se recomienda aplicar hielo.
  • Durante el día cuando al sentarse, es preciso utilizar un cojín especial con un agujero en el medio. Se compran en la farmacia.

3 cubitos de hielo, remedio para hemorroides

 

Te interesa: 9 remedios naturales contra las hemorroides rectales

¿Qué plantas son adecuadas?

Las infusiones depurativas para combatir las hemorroides se pueden hacer con milenrama, ortiga o cardo mariano. Estas tienen propiedades diuréticas y antiinflamatorias que pueden ayudarnos a acabar con el estreñimiento y mejorar así las hemorroides.

En cada caso se realiza una decocción de un puñado de la planta con agua y se bebe varias veces al día. Así se depura el organismo y puede ayudarnos a aliviar el dolor.

Por otra parte, se cree que las plantas analgésicas nos pueden ayudar a aliviar este problema. Algunas de ellas son el fenogreco, el cardamomo, el grosello, el arándano, el ciprés, el castaño de indias, el hammamelis, la menta, el olivo y la zarzamora. Se pueden usar para realizar baños de asiento o lavar la zona afectada tras realizar una infusión.

Con todo, recordamos que estos remedios no son un tratamiento, sino un coadyuvante. La mejor forma de acabar con las almorranas es cambiar nuestro hábitos alimenticios, hacer más ejercicio y cuidar nuestra higiene anal.

Además, si vemos que la dolencia no mejora y que seguimos teniendo molestias, siempre deberemos acudir al médico.

 
  • Aigner, F., Bodner, G., Gruber, H., Conrad, F., Fritsch, H., Margreiter, R., & Bonatti, H. (2006). The Vascular Nature of Hemorrhoids. Journal of Gastrointestinal Surgery. https://doi.org/10.1016/j.gassur.2005.12.004
  • MacKay, D. J. (2001). Hemorrhoids and varicose veins: A review of treatment options. Alternative Medicine Review.
  • Al-Waili, N. S., Saloom, K. S., Al-Waili, T. N., & Al-Waili, A. N. (2006). The safety and efficacy of a mixture of honey, olive oil, and beeswax for the management of hemorrhoids and anal fissure: a pilot study. TheScientificWorldJournal. https://doi.org/10.1100/tsw.2006.333
  • Rombeau, J. L., Stamos, M. J., Wexner, S. D., Beck, D. E., & Roberts, P. L. (2009). Benign Anorectal: Hemorrhoids. In The ASCRS Manual of Colon and Rectal Surgery. https://doi.org/10.1007/b12857_11