Consejos para prevenir las enfermedades cutáneas

23 mayo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Eliana Delgado Villanueva
Cualquier cosa que irrite, obstruya o inflame la piel puede causar síntomas como enrojecimiento, hinchazón, ardor y picazón. En este artículo te contamos las enfermedades de la piel más frecuentes y cómo prevenirlas.

La piel es el órgano más visible del ser humano y posiblemente uno de los más vulnerables de sufrir afecciones. A pesar de que las enfermedades cutáneas no suelen ser graves, los síntomas sí son molestos. ¿Sabes cómo prevenir las enfermedades cutáneas más frecuentes?

Ningún otro órgano del cuerpo humano muestra un número tan alto de cambios como la piel. Ya que la piel, como órgano fronterizo del cuerpo humano, está expuesta a múltiples influencias de dentro y de fuera. A continuación te damos algunos consejos para que puedas prevenir las enfermedades cutáneas.

¿Qué son las enfermedades cutáneas?

La piel es el órgano más grande del cuerpo, que lo cubre y lo protege. Así, entre sus funciones principales están:

  • Mantiene los fluidos corporales dentro del cuerpo, previniendo la deshidratación.
  • Lo protege contra las bacterias y virus que pueden causar infecciones.
  • Lo ayuda a percibir el mundo externo, si hace frío o calor, si está húmedo o seco.
  • Regula la temperatura del cuerpo.
  • Elabora vitamina D ante la exposición solar.

Cualquier cosa que irrite, obstruya o inflame la piel puede causar síntomas como enrojecimiento, hinchazón, ardor y picazón.

Lee también: ¿Qué factor de protección solar debes usar para cuidar tu piel?

Consejos para prevenir algunas enfermedades cutáneas

La mayoría de las veces, la prevención es la mejor manera de controlar los problemas cutáneos. En ocasiones, el dolor o las molestias son el primer signo del comienzo de una afección cutánea. Informa si tienes estos problemas aunque no sean visibles.

A continuación hay información general sobre afecciones cutáneas frecuentes y como poder controlarlas:

Sarpullidos

sarpullido: prevenir las enfermedades cutáneas
Las causas del sarpullido son muy variadas, por lo que se recomienda consultar su especialista ante la aparición frecuente y extensa de este tipo de afección.

Los sarpullidos son rojos, dolorosos, y producen picazón. Algunos sarpullidos también pueden conducir a ampollas o partes de piel en carne viva. El sarpullido es un síntoma de muchos cuadros clínicos diferentes.

Las personas pueden experimentar un sarpullido que tiene la apariencia de acné o de sarampión. Hay varias maneras de controlar un sarpullido según el nivel de gravedad que tenga:

  • Debido a que los sarpullidos tienen muchas causas, es importante averiguar el tipo que tiene antes de tratarlo. Si es un sarpullido severo, si no mejora o si presenta otros síntomas, debe ver a su especialista en salud.
  • Los tratamientos incluyen humectantes, lociones, baños, cremas con cortisona que alivian la inflamación y antihistamínicos, los cuales alivian la picazón.

Prevenir las enfermedades cutáneas: Alergia solar

Con este término se engloban diferentes enfermedades de la piel como la erupción polimórfica lumínica, la urticaria solar, el prurigo actínico o la porfiria.

Al tomar el sol, algunas personas experimentan la aparición de ronchas o granitos en la cara, escote y brazos. Si pasa esto, es necesario consultar al dermatólogo para descartar la presencia de patologías más graves. Se recomienda:

  • Evitar la exposición entre las once de la mañana y las cuatro de la tarde.
  • Llevar sombrero.
  • No exponerse al sol cuando la alergia empieza a manifestarse.
  • Cubrir las zonas afectadas.
  • Usar cremas solares especiales para las alergias al sol.

Manchas solares o melasma

Rostro con melasmas
El melasma aparece ante una exposición prolongada al sol, con mayor incidencia entre quienes no emplean una protección solar adecuada.

Los cambios de pigmentación aumentan en verano con la exposición solar. Aquí te damos unos consejos para su prevención:

  • Vigilar la zona del bigote, las mejillas y la frente porque son las zonas más afectadas.
  • Evitar la irritación de la zona porque pueden aparecer nuevas manchas o que se extiendan las preexistentes.
  • Es imprescindible utilizar medidas de protección solar junto con el uso de gorras o sombreros, gafas de sol y espacios de sombra.
  • Aplicar la crema solar 20 a 30 minutos antes de la exposición al sol y reaplicar cada 2 horas para mantener el efecto protector.
  • Prescindir de cosméticos irritantes porque algunos pueden sufrir una activación con el sol y producir reacciones inflamatorias.

Lee también: Las enfermedades más frecuentes de la piel

Prevenir las enfermedades cutáneas: Pie de atleta

Este afección cutánea se trata de una infección por hongos que afecta a los pies, sobre todo, a los espacios interdigitales como son las áreas entre los dedos. En estos casos se propone:

  • Secar bien los pies después de lavarlos, especialmente entre los dedos.
  • Cambiar los calcetines y el calzado a diario.
  • No meter los pies en agua caliente durante mucho tiempo porque facilita la penetración del hongo.
  • Evitar andar descalzo alrededor de piscinas y duchas públicas.
  • Hidratar los pies todos los días.
  • Si hay infección, usar una crema antimicótica durante unos días suele ser suficiente.
  • Los baños de pies con antisépticos al final de la jornada pueden ser una buena medida preventiva.

Manchas en la espalda o pitiriasis versicolor

Pitiriasis versicolor
Esta enfermedad cutánea está causada por un hongo y afecta principalmente a la zona de la espalda.

Es otro tipo de infección por hongos que afecta más a los hombres entre 15 y 30 años que viven en países cálidos y húmedos. Se caracteriza por la aparición, en el tórax y en las extremidades, de máculas redondeadas de color pardo oscuro o blanco rosado bien definidas y recubiertas con escamas. Estas son las recomendaciones:

  •  Tener cuidado con el sudor, el sebo y las temperaturas elevadas, pues constituyen un medio óptimo para el crecimiento de los hongos.
  • Durante el verano hay que evitar la ropa ceñida y poco transpirable.
  • Limpiar el exceso de sebo y sudor con una loción limpiadora suave.
  • En primavera y verano, aplicar medicamentos contra la pitiriasis versicolor de manera tópica en forma de jabones o champús. Su uso entre 1 y 2 veces por semana puede prevenir las recidivas.
  • Usar una crema antimicótica puede ser suficiente para la curación, aunque las más resistentes requieren tomar medicación oral.
  • Bolognia, J. L., Schaffer, J. V., & Cerroni, L. (Eds.). (2018). Dermatología. Elsevier Health Sciences.
  • Fitzpatrick, T. B. (2009). Dermatología en medicina general. Ed. Médica Panamericana.
  • Mascaró, J. M. (2003). Medicina Cutánea: recuerdos de ayer, realidades de hoy. Medicina Cutánea Ibero-Latino-Americana, 31(4), 219-220.