Consejos para reducir la hipertensión

Padecer hipertensión supone un riesgo de tener enfermedades del corazón o cerebrovasculares. Descubre aquí nuestros consejos para reducir la hipertensión.

Padecer hipertensión supone un riesgo de tener enfermedades del corazón o cerebrovasculares. Es necesario conocer nuestro nivel de tensión y, en caso de que esté alta, hacer lo posible para reducir la hipertensión.

Se puede tener la presión arterial alta sin tener ningún síntoma. Sin embargo, otras veces se puede producir dolor de cabeza, fatiga, ansiedad o mareos al cambiar de postura o al levantarse.

Por ello es necesario llevar un control de la tensión arterial y hacer un cambio en el estilo de vida, de ser necesario. Sigue leyendo y encontrarás algunos consejos para reducir la hipertensión.

Controla el estrés

El estrés puede hacer que aumente la presión arterial, debido al trabajo o las preocupaciones. Por ello, es importante buscar tiempo para que tu cuerpo se relaje y ayude a reducir la hipertensión.

Puedes practicar yoga, meditación o técnicas de respiración para relajarte. Tan sólo debes de realizar estas actividades, disfrutando del momento y alejándote de pensamientos preocupantes. Consigue cada día realizar alguna de estas actividades por unos 15-20 minutos.

Sigue una dieta para reducir la hipertensión

Una dieta sana para reducir la hipertensión

Las proporciones calóricas diarias recomendadas son:

  • 45 a 65 % de carbohidratos.
  • 20 a 35 % de grasas.
  • 10 a 35 % de proteínas.

Elige carbohidratos complejos y de bajo índice glucémico, que ayudan a controlar la insulina y los niveles de azúcar en la sangre a un nivel constante. Pueden ser verduras de hoja verde, cereales integrales y copos de avena.

Además escoge grasas insaturadas, polinsaturadas y ácidos grasos omega-3, para mantener una presión arterial saludable, un equilibrio hormonal y mejorar las funciones celulares:

  • Verduras de hoja verde.
  • Pescado.
  • Nueces.
  • Semillas de lino.
  • Aceite de oliva y de linaza.

Opta por proteínas bajas en grasa, como carnes blanca sin piel, pescados, soja, tofu, productos lácteos desgrasados, claras de huevo y frutos secos.

De igual manera, evita carnes rojas, yema de huevo y carne de cerdo,  y sus derivados, ya que pueden elevar la presión arterial. También debes de evitar la sal en la dieta y los productos precocinados o preparados, así como la comida rápida.

Realiza ejercicio físico

EL ejercicio ayuda a reducir la hipertensión

Varios estudios han demostrado que el ejercicio físico regular puede reducir la hiprtensión. Especialmente, el ejercicio aeróbicoEs importante que en las actividades diarias, realices ciertas elecciones:

  • Opta por las escaleras en lugar del ascensor.
  • Elige actividades de jardinería, ya que son una buena manera de hacer ejercicio.
  • Vete andando al trabajo, en vez de en el autobús.

Los ejercicios de baja a moderada actividad aeróbica son más eficaces en la reducción de la presión arterial, que la actividad vigorosaTambién el ejercicio aeróbico resulta muy beneficioso, elige entre:

  • Caminar o correr.
  • Andar en bicicleta.
  • Nadar.
  • Realizar aeróbic.
  • También esquiar.

Aunque se deben de evitar ejercicios como levantamiento de pesas, ya que pueden causar cambios extremos en la presión arterial. Se recomienda realizar ejercicio, al menos cinco días a la semana durante 30 minutos. Comienza lentamente y aumenta gradualmente la frecuencia y la duración de cada sesión.

Deja el tabaco y el alcohol

Dejar el tabaco y el alcohol para reducir la hipertensión

El tabaco y el alcohol, son dos factores de los que hay que huir. Ambos contribuyen a presentar complicaciones con la presión arterial alta. El tabaco daña las paredes de los vasos sanguíneos, y lleva a endurecer las arterias. El alcohol, por su parte, potencia las cardiopatías, enfermedades nerviosas y cerebrovasculares.

Sigue nuestros consejos para reducir la hipertensión. Por supuesto, no olvides llevar el control de tu tensión y visitar regularmente a tu doctor. Da los pasos necesarios para tener una vida más saludable.

  • Appel, L. J., Moore, T. J., Obarzanek, E., Vollmer, W. M., Svetkey, L. P., Sacks, F. M., … Harsha, D. W. (1997). A Clinical Trial of the Effects of Dietary Patterns on Blood Pressure. New England Journal of Medicine. https://doi.org/10.1056/NEJM199704173361601
  • Cardarelli, R. (2006). High blood pressure (hypertension). In Essential Family Medicine: Fundamentals and Case Studies, Third Edition. https://doi.org/10.1016/B978-1-4160-2377-7.50040-9
  • England, T. N. (2000). on Cardiovascular Events in High-Risk Patients. Blood Pressure. https://doi.org/10.1056/NEJM200007063430113
  • Hermansen, K. (2000). Diet, blood pressure and hypertension. British Journal of Nutrition. https://doi.org/10.1017/S0007114500001045
  • Whelton, S. P., Chin, A., Xin, X., & He, J. (2002). Effect of Aerobic Exercise on Blood Pressure. Annals of Internal Medicine. https://doi.org/10.7326/0003-4819-136-7-200204020-00006
  • Working Group on High Blood Pressure in Pregnancy. (2000). Report of the National High Blood Pressure Education Program Working Group on High Blood Pressure in Pregnancy. American Journal of Obstetrics and Gynecology. https://doi.org/10.1067/mob.2000.107928