Consejos para tener las uñas fuertes y brillantes

Es fundamental que nos protejamos las manos con guantes si las vamos a tener mucho tiempo húmedas, y que no utilicemos las uñas como herramientas para no debilitarlas

Unas uñas resistentes y con un brillo natural no son sólo indicadoras de buena salud, sino también del buen cuidado que le das a tus manos. Son además un aspecto estético muy importante, pues cuando interactuamos con otras personas, las manos y las uñas en particular son una de las partes de nuestro cuerpo más vistas, aunque muchas personas no les prestan la atención necesaria.

Por eso, puedes encontrar a continuación algunos consejos para tener las uñas fuertes y brillantes, evitando así que se quiebren y que se vean pálidas u opacas.

Partes de la uña

Las uñas se componen de varias partes, las cuales te enumeramos a continuación:

Raíz. Es la parte desde donde crece o “nace” la uña.

Cutícula. Es ese pliegue angosto que une el resto de la piel del dedo con el cuerpo de la uña. También se le llama eponiquio.

Lúnula. Es la parte de la uña cercana a la raíz y que presenta un color más claro que el resto de la uña, con forma de media luna.

Paronniquio. Es el pliegue de piel a ambos lados de la uña, donde generalmente se forman los uñeros.

Cuerpo ungueal. Es el resto del cuerpo de la uña, de aspecto traslúcido y algo brillante.

Margen libre. Es la parte de la uña que puede ser cortada.

Cabe recordar que las uñas se forman principalmente de una proteína dura llamada queratina, la cual tiene una estructura bastante fibrosa. Entre las funciones naturales de la uña, tenemos la de proteger los tejidos más delicados de los dedos. Así también, las uñas se pueden usar como herramientas para ciertas labores que requieren una superficie del cuerpo más dura que la del resto de la piel, como pelar una naranja o arrancar una espina.

Cómo se ven unas uñas saludables

Las uñas saludables se caracterizan por tener un color bastante uniforme, es decir, sin descoloración ni manchas. Las uñas también deberías crecer de manera directa, sin curvas ni otras deformaciones, así como sin tener unas partes más anchas o con más relieve que otras.

Hábitos para lograr unas uñas que crezcan fuertes

Recuerda mantener tus uñas secas por el mayor tiempo posible, es decir, trata de evitar sumergir tus uñas en agua o exponerlas a otros líquidos por mucho tiempo. Esto incluye, tanto para las uñas de los pies como las de las manos, no mantenerlas metidas bajo el agua por mucho tiempo al darte un baño, y recordar siempre secarlas bien después de bañarte o ducharte. Trata también de usar protección cuando laves platos, por ejemplo utilizando guantes impermeables.

No utilices tus uñas para rascar, apretar o arrancar cosas o superficies duras que puedan provocar lesiones en tus uñas. Recuerda que las uñas han sido diseñadas para realizar tareas fáciles, como las que mencionamos arriba, así que no las uses para nada que supere la dureza que pueden resistir tus uñas.

No te arranques los uñeros, ya que podrías arrancar con ellos partes vivas de la piel y provocar sangrados y hasta infecciones en las uñas. En lugar de ello, corta con mucho cuidado estos uñeros con el cortaúñas.

Consume suficientes proteínas. Una deficiencia de proteínas se puede ver en síntomas como uñas débiles y que se rompen con facilidad. Así que vigila bien el consumo de alimentos ricos en proteínas, entre los que destacan las leguminosas (frijoles o judías), la carne y la leche.

Imagen cortesía de opacity.

Categorías: Belleza y cuidado personal Etiquetas:
Te puede gustar