Consejos para tener un hogar antialérgico

Dado que en la cocina es donde más bacterias pueden proliferar según las condiciones de higiene que se mantengan, es muy importante desinfectar todas las superficies a diario

Sin que lo notemos, todos los días estamos alimentando a millones de ácaros que se encuentran ocultos en diferentes áreas del nuestro hogar, y que son los responsables de desencadenar muchas de las reacciones alérgicas que pueden afectar la salud.

Esto explica por qué hoy en días hay familias enteras que padecen con regularidad rinitis, dermatitis o asma alérgica, entre otros.

El comer sobre las camas o muebles, no hacer el aseo bien y tardar semanas en eliminar el polvo son las maneras más comunes de alimentar a estos diminutos bichos que pueden propagarse con facilidad en diferentes ambientes.

Por esta razón es muy importante prestarle más atención a la higiene de toda la casa y buscar la forma de hacerla antialérgica para prevenir enfermedades. ¿Sabes cómo hacerlo?

Cuidados para el dormitorio

Cuidados-para-el-dormitorio

La cama es uno de los ambientes favoritos de los ácaros porque allí tienen el ambiente adecuado para sobrevivir y propagarse con facilidad.

El sudor, el calor y las pequeñas escamas que se desprenden de la piel crean un ambiente idóneo para el desarrollo de las alergias más comunes.

Para reducir este riesgo lo mejor es vestir la cama con sábanas 100% algodón, las cuales deben ser lavadas cada semana con un programa de temperatura elevado (60 °C).

Las almohadas, edredones o mantas se pueden lavar cada 6 meses, pero es conveniente sacudirlas todos los días y ponerlas en un lugar donde se puedan ventilar.

Se debe evitar que las mascotas entren en la habitación, ya que son portadoras de ácaros en potencia y el pelo que sueltan provoca sensibilidad en personas con problemas de alergia.

No olvides leer: ¿Por qué es bueno no hacer la cama por las mañanas?

Cuidados para la cocina

Cuidados-para-la-cocina

Requiere una atención especial porque existe el riesgo de que aparezcan diferentes patógenos además de los ácaros. Allí se suele concentrar humedad, calor y restos de alimentos que hacen un lugar ideal para la proliferación de los mismos.

Para evitar el calor y la humedad es conveniente cocinar con las ollas tapadas, ya que así se disminuye el vapor.

En lo posible debe haber una forma de ventilar el lugar para intercambiar el aire y reducir la condensación que se va formando por la acumulación de varias sustancias.

Después de lavar los platos se deben secar antes de ponerlos en su sitio. También es importante conservar todos los alimentos en recipientes herméticos, preferentemente de vidrio.

La encimera, el piso, las paredes y el resto de superficies de la cocina se han de desinfectar todos los días para eliminar bacterias y evitar la invasión de cucarachas u hormigas.

El baño

El-baño

Tanto la ducha como el inodoro acumulan humedad que, con el paso de los días, se va ensuciando y va formando el hogar perfecto para los gérmenes.

Para evitar que esta humedad se extienda hacia otros espacios de la casa, hay que mantener la puerta cerrada y utilizar tapetes en la entrada. Esos tapetes se deben lavar con regularidad ya que, al absorber agua, por obvias razones también crean malos ambientes.

Después de utilizarlo lo mejor es secar muy bien todas sus superficies, para evitar la aparición de moho y cucarachas. A la hora de lavarlos una buena opción es utilizar ingredientes naturales como el vinagre y el limón, en lugar de los detergentes convencionales.

Lee también: Descubre cómo limpiar el baño de modo ecológico

El salón

El-salón

Este punto familiar puede concentrar muchos ácaros y microorganismos cuando no se limpia de forma regular para eliminar el polvo y otros agentes del ambiente.

Lo que se debe tener en cuenta para esta parte de la casa incluye:

  • El tipo de suelo.
  • Las tapicerías de sofás o sillones.
  • Las cortinas.
  • Las mascotas.
  • Los adornos.

El suelo requiere de una limpieza diaria porque allí suele acumularse una gran cantidad de polvo y suciedad.

Los sillones se pueden cubrir con fundas de algodón para tener la facilidad de lavarlos con regularidad, o bien se puede utilizar un producto especial para tapicerías.

Una buena opción es elegir muebles de material de cuero, pues estos son más fáciles de limpiar.

Todos los adornos o elementos del salón se deben sacudir mínimo 3 veces  por semana para eliminar el polvo y el polen.

Las mascotas no se deben subir a los muebles y, en lo posible, deben estar alejadas de estas áreas del hogar. Cuando se  sufren de frecuentes alergias lo mejor es consultar al médico antes de tomar la decisión de incluir un animal doméstico en la familia.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar