Consejos para un viaje seguro

Para no fatigarnos en exceso es importante que hagamos paradas cada dos horas o, si fuera posible, que el conductor pudiera relevarse con otra persona pasado ese tiempo

Se acercan las Navidades, unas fiestas muy entrañables donde todos nos reunimos con nuestra familia y amigos. Esto supone en muchos casos, que tengamos que hacer grandes desplazamientos en coche en unas fechas con mucho tráfico, donde todos tienen prisa por llegar y. normalmente, no en las mejores condiciones climatológicas por la estación en que nos encontramos.

Todos estos factores hacen que todos los años tengamos noticias que empañen las fiestas, noticias que hablan del aumento de número de accidentes de tráfico en estas fechas.

Intentaremos poner nuestro granito de arena para hacer bajar esas cifras, dándoos unos consejos para un viaje seguro.

Antes de un viaje largo, todos solemos revisar el coche para evitar averías, revisar la ruta para evitar atascos, revisar el equipaje para no olvidarnos algo importante, pero… ¿revisamos al conductor? Porque tan importante como unas ruedas en perfecto estado y un nivel óptimo de aceite, es que el conductor esté en las condiciones óptimas para emprender el viaje.

Vamos a daros unos consejos para afronta un viaje en las mejores condiciones físicas.

En el momento de emprender el viaje, el conductor debe estar descansado. Una práctica muy habitual y, al mismo tiempo nefasta para el devenir del viaje, es salir después de trabajar. Si estamos fatigados, nuestra capacidad de concentración y atención disminuye, con el consiguiente aumento de peligro de sufrir accidentes. Antes de coger el coche, el conducto de debe haber descansado un par de horas al menos.

Por un motivo similar, tampoco se recomienda salir de viaje de noche, pues nuestro cuerpo tiene unos hábitos de sueño muy establecidos y la posibilidad de sufrir somnolencia es mayor, a pesar de que hayamos hecho la siesta o hayamos dormido unas horas antes.

La alimentación es muy importante. Tan malo es comer copiosamente antes de empezar el viaje, como no comer lo suficiente. En el primer caso, nos entrará amodorramiento y somnolencia, y en el segundo, si una comida frugal hará que nuestro cerebro presente fatiga por la falta de nutrientes. Lo recomendable es hacer una comida ligera y, si el viaje es largo, parar cada dos horas y comer algo cada vez.

En estas fechas también es habitual volver a casa la tarde-noche del día festivo porque al día siguiente hay que trabajar. Si este es el caso, otro de los consejos para un viaje seguro esevitar una comilona propia de estas fechas.

La hidratación es muy importante para mantener la atención. Deberemos tener siempre una botella de agua a mano que, además, nos ayudará a romper la monotonía de la conducción en autovías y autopistas.

Todas estas recomendaciones son tan aplicables al conductor como a los acompañantes. Si el resto de los pasajeros se mantienen despiertos, harán que el viaje sea mucho más ameno para el conductor y que no le entre sueño, pero sin que llegue a distraerse tampoco.

Recordad, lo importante es llegar y disfrutar de las fiestas con todos los nuestros.