6 consejos preventivos para la exposición al frío

La exposición al frío eleva el riesgo de algunas enfermedades debido al debilitamiento que sufre el sistema inmunitario. Sin embargo, varios consejos preventivos ayudan a minimizar estos efectos

Las bajas temperaturas pueden causar un debilitamiento del sistema inmunitario. Por este motivo es importante seguir una serie de consejos preventivos para la exposición al frío.

Este clima produce un ambiente propicio para que los virus y bacterias ingresen con más facilidad al organismo. A su vez, incide en una reacción inflamatoria que puede causar varias dificultades en la salud. Los niños menores de cinco años, las mujeres y las personas de la tercera edad son los más vulnerables a desarrollar ciertas afecciones en esta época. Sin embargo, sin el debido cuidado, cualquier persona resultar afectada.

¿Qué medidas se deben tomar para minimizar los efectos de la exposición al frío? Pues bien, considerando que muchos no lo tienen claro, hemos recopilado 6 recomendaciones básicas.

Consejos preventivos para cuidar la salud ante la exposición al frío

Cuando el clima cae a bajas temperaturas se elevan las probabilidades de sufrir algunos problemas de salud, en especial de tipo respiratorio. Mantener el cuerpo caliente y seguir algunos cuidados es esencial para activar los mecanismos de defensa.

De este modo, se le brinda un “plus” de fuerza a las funciones inmunitarias, evitando que algunos gérmenes y antígenos ambientales ocasionen estragos en el cuerpo. ¿Cuáles son esos consejos?

Ver también: ¿Por qué las mujeres sienten más frío que los hombres?

1. Elegir el vestuario adecuado

Protégelos en invierno

Por obvias razones, el vestuario para la época de frío es muy diferente que para los demás días del año. Mantener el cuerpo caliente es uno de los objetivos y, por lo tanto, es esencial elegir prendas abrigadas. Antes de la exposición al frío es importante adquirir ropa cuyos tejidos proporcionen calor. Los guantes, suéteres sueltos y chales son algunas opciones infaltables. Otras prendas que se pueden tener en cuenta son:

  • Chaquetas.
  • Gorros.
  • Orejeras.
  • Bufandas.
  • Calcetines.
  • Botas de invierno.

Cabe mencionar que además de escoger las prendas adecuadas, se recomienda vestir en capas para controlar el frío y la humedad. Esta técnica conserva mejor el calor corporal y evita que el cuerpo se enfríe al instante cuando esté expuesto directamente en el clima.

2. Evitar el consumo de bebidas alcohólicas

Los periodos de exposición al frío no son los mejores para consumir bebidas alcohólicas. Como muchos ya lo saben, su ingesta puede debilitar el sistema inmunitario elevando el riesgo de infecciones. Por otro lado, la conciencia mental resulta afectada y se limita la capacidad para reconocer los síntomas derivados de una baja temperatura. El alcohol dilata los vasos sanguíneos del cuerpo y aumenta la pérdida de calor.

3. Adoptar una buena alimentación

Vitamina

Una adecuada nutrición es esencial para minimizar el impacto de la exposición al frío sobre el sistema inmunitario. Los alimentos ricos en vitaminas A y C refuerzan las defensas y reducen la susceptibilidad a infecciones respiratorias.

Comer sano también es clave para conservar un peso estable en esta época. Durante los meses fríos aumenta la sensación de ansiedad por la comida y hay mayores probabilidades de caer en excesos de calorías. Algunos alimentos recomendados para este tiempo son:

  • Papaya.
  • Zanahoria.
  • Manzanas.
  • Aguacates.
  • Frutos secos.
  • Carnes magras.
  • Frutos cítricos.
  • Vegetales verdes.
  • Pescados y mariscos.
  • Cereales integrales.

4. Consumir abundante líquido

Las infusiones calientes y al agua son esenciales para cuidar el organismo en los periodos fríos. Estos líquidos saludables contribuyen a mantener activa la circulación, evitando dolencias en las extremidades.

A su vez, ayudan a garantizar una correcta hidratación de la piel que, por desgracia, suele sufrir algunas agresiones por la disminución de la humedad del aire.

Lee también: ¿Por qué el frío nos hace comer más?

5. Utilizar bálsamo labial

balsamo-labios

La exposición al frío puede producir notorias consecuencias sobre la delicada piel de los labios. Esta, al resecarse al extremo, tiende a agrietarse y desarrollar varios tipos de infecciones. Es muy importante adquirir o preparar un buen bálsamo labial, ya que su uso varias veces al día permite contrarrestar este efecto del cambio brusco de temperatura.

6. Evitar la automedicación

Los pacientes con una condición de salud en especial deben consultar al médico sobre los hábitos que deben adoptar para reducir el impacto de la exposición al frío. Algunas de las enfermedades de cuidado son:

  • Problemas de corazón
  • Tensión alta
  • Bronquitis crónica y asma
  • Gripe y resfriado
  • Hipotiroidismo
  • Diabetes

Es primordial tener a la mano los medicamentos recetados por el profesional y evitar cualquier forma de automedicación. Muchos síntomas pueden deberse a varias condiciones, por esto, consumir un fármaco no recetado resulta peligroso. ¿Te preocupa sufrir problemas por la exposición al frío? No dudes en seguir estas sencillas pautas para evitar que afecte tu organismo.