Consejos para recuperarte de una apendicitis

Pasar por una apendicitis no es nada agradable, pero tras la operación, ¿qué hay que hacer para recuperarnos de la mejor manera posible?

Muchas personas, independientemente de su edad, sufren apendicitis. La inflamación del apéndice que resulta muy dolorosa, a veces se confunde con un dolor de barriga y puede derivar en una peritonitis si no se atiende a tiempo. Si has pasado por algo de esto, hoy descubrirás cómo recuperarte de una apendicitis.

Hoy día las operaciones se hacen de la forma más gentil posible, no solo para no dejar marcas, sino para que el tiempo de recuperación sea menor. Aún así, hay que tener ciertos cuidados. Nuestro cuerpo tiene que recuperarse y para ello es necesario cumplir con algunos consejos.

Recuperarte de una apendicitis adecuadamente

Descubre cómo recuperarte de una apendicitis sin mayores problemas. Para que no sufras ninguna incidencia ni presentes ningún malestar, los consejos que a continuación te expondremos te serán de una gran utilidad. Si ya sufriste apendicitis hace años, ¿recuerdas haber puesto alguno en práctica?

No te apresures por hacer cosas

Puede que no consideres esta operación de gravedad; aún así no te apresures por querer caminar y hacer cosas. Para recuperarte de una apendicitis necesitas paciencia. Aunque te sientas ya con fuerzas y ánimos, y tus deseos de salir de la cama sean enormes, te aconsejamos que descanses y no hagas mayores esfuerzos. Recuerda que el postoperatorio dura entre 2 y 4 días.

Recuperarte de una apendicitis

Cuida tu alimentación

Tener hambre y sed después de una operación es natural. Además, no te dejan comer nada durante las primeras horas que sales de ella. Sin embargo, después, sí puedes empezar a ingerir alimentos, aunque poco a poco. Después de que pasen 24 horas, puedes tomar líquidos y algo un poco más consistente como yogures.

Dale tiempo a tu cuerpo. Recuerda que acabas de salir de una operación. Tras este tiempo, 12 horas después, pueden comenzar a ingerir algo más sólido como frutas, cremas y sopas. Esto, además, te ayudará en el caso de que estés tomando algún medicamento para el dolor.

Poco a poco, podrás ir introduciendo alimentos más consistentes, pero tómate tu tiempo. De lo contrario, podrías sufrir hinchazón, diarreas y malestar. Te recomendamos, eso sí, que te hidrates mucho. Debes beber mucha agua.

No te quedes siempre en cama

Para recuperarte de una apendicitis no es necesario que te quedes siempre en cama. De hecho, en el propio hospital te dirán que te levantes y empieces a caminar. Eso sí, poco a poco y sin prisas, pues la cicatriz te dolerá.

Cuando hablamos de reposo nos referimos a que no te agotes. No obstante, moverte ligeramente aunque la mayor parte del tiempo estés sentado o acostado es muy sano. Al igual que la alimentación debes tener paciencia y darle a tu cuerpo un tiempo prudencial para que se recupere por completo.

El deporte, mejor después de un mes

Si eres una persona muy activa o deportista, quizás notes esa falta de actividad de manera notoria. Sin embargo, te recomendamos que esperes un mes para hacer deporte, pues aunque a los 7 días te quiten los puntos, tu herida aún no estará del todo curada.

Ponerse zapatillas para hacer ejercicio

Muchas veces, nos olvidamos que cuando nos abren, también hay una fisura por dentro de nuestro cuerpo. Por eso, aunque nos veamos la cicatriz bien, tenemos que pensar en esa parte no tan visible y a la que también le afectó el corte.

Además, recomendamos que cuando empieces a hacer deporte lo hagas de forma moderada. No te pongas a hacer abdominales excesivos o busques agotarte en exceso. Tómatelo con calma. Avanzar de manera progresiva es mucho mejor.

¿Has pasado por una apendicitis alguna vez? ¿Seguiste alguno de estos consejos para recuperarte? Recuerda, además, cuidar de tu cicatriz. Limpiarla y evitar durante una semana o dos darte baños o ir a la piscina. La cicatriz podría infectarse y la recuperación aún se alargaría más tiempo.

A nadie le gusta tener que reposar en contra de su voluntad. Pero, cuando pasamos por una experiencia como esta, lo mejor es aprender a cultivar nuestra paciencia y aprovechar para brindarnos todo el descanso y cuidados que necesitamos. No tengamos prisa por volver a hacer lo de antes. Tenemos que descansar.