Consejos para reducir el sangrado menstrual abundante

Laura Matos · 28 agosto, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 20 febrero, 2019
Cada organismo tiene su particularidad y, cuando del período menstrual se trata, la mujer debe atender minuciosamente su salud. ¿Tienes un flujo normal o abundante? Sigue estos consejos para controlarlo.

En caso de tener un sangrado menstrual abundante en cada periodo, lo más recomendable es acudir al médico cuanto antes y seguir todas sus indicaciones.

El sangrado menstrual corresponde al momento en que el óvulo que la mujer expulsa para ser fecundando no se fertiliza. Este está formado por sangre, tejido endometrial y otros fluidos vaginales.

El sangrado normal de una mujer suele ser de entre 40 y 50 ml. Sin embargo, en ocasiones, puede aumentar considerablemente durante el período.

Nuestro cuerpo tiene un nivel de hormonas, como los estrógenos. Estas suelen influir en el aumento o disminución del sangrado mentrual. Por lo tanto, cualquier alteración puede influir directamente en la calidad de tu vida en ese período del mes.

Te presentamos algunos consejos que pueden ayudarte a reducir el sangrado menstrual abundante.

Consejos para reducir el sangrado menstrual

Antes de poner en práctica los siguientes consejos, es recomendable que consultes con un especialista. Por otro lado, recuerda que, aún cuando no presentes molestias, debes acudir a consulta periódicamente como medida de prevención.

Mantén una buena alimentación

mujer comiendo nueces

En lo que respecta a la salud, siempre es recomendable mantener una alimentación equilibrada, en conjunto con otros buenos hábitos de vida, como una buena hidratación, por ejemplo.

Un organismo bien hidratado puede realizar sus funciones con normalidad, de allí en parte la importancia de ingerir suficiente cantidad de líquidos a lo largo del día. En este aspecto, vale la pena señalar que siempre se debe dar prioridad al consumo de agua por encima de otras bebidas. 

Elige alimentos saludables y llenos de nutrientes, como las proteínas, los ricos en hierro y los lácteos para obtener el calcio.

Cuando la menstruación es demasiado abundante, puede que exista un déficit de hierro. Por eso, es importante aumentar el consumo de alimentos que contengan este nutriente. Asimismo, la vitamina C es necesaria para la absorción eficaz del hierro. Por eso, incorpora en tu dieta los alimentos que contengan ambos. Esto puede ayudarte a lidiar mejor con la menorragia. Te sugerimos que incluyas en tu lista de la compra:

  • Yogur
  • Queso
  • Nueces
  • Naranjas
  • Vegetales verdes
  • Fresas o frutillas
  • Ciruelas pasas
  • Albaricoques

Descubre: Los beneficios del consumo de nueces para nuestro estómago

Consulta con tu médico acerca de los suplementos

Además de mantener una buena alimentación, puedes tomar suplementos de hierro, manganeso, zinc, calcio y vitamina B6, si tu médico así lo recomienda. En caso de que sufras un déficit de hierro, los suplementos te ayudarán a paliar el déficit.

Las vitaminas del grupo B ayudan a transformar el exceso de estrógeno en el hígado y participan en la síntesis de las prostaglandinas. Además, estas son esenciales para reducir la formación de coágulos sanguíneos anormales.

  • Nota: evita consumir suplementos sin autorización médica. También debes evitar a toda costa la automedicación, ya que aunque puedan brindar cierto alivio en el momento, puede tener consecuencias en tu salud a largo plazo.

Aplícate compresas de hielo

El frío reduce el sangrado, alivia el dolor y la inflamación. Esto se debe a que provoca una constricción de los vasos sanguíneos, lo que disminuye la pérdida de sangre.

Debes colocarte una bolsa llena de trozos de hielo sobre el abdomen. Déjala no más de 20 minutos, retírala y vuelve a posicionarla luego (de 2 a 4 horas). Hazlo mientras los síntomas permanezcan.

Si sientes demasiado frío o se adormece tu piel, retira la compresa de hielo.

Te recomendamos leer: Cómo combatir la inflamación y gases intestinales con aloe vera y papaya

¿Cuándo no es normal?

Flujo anormal de la menstruación

Saber qué cantidad de sangrado es normal y qué patrón debe existir en cada ciclo es un tema de preocupación frecuente. Existen alteraciones que pueden medirse tomando en cuenta la periodicidad, la intensidad y la duración de la menstruación.

La periodicidad debería ser cada 21 o 35 días. La intensidad normal va de 40 a 50 ml y la duración ideal es de 3 a 7 días.

Dentro de las alteraciones, se encuentra el sangrado ovulatorio que es un flujo muy escaso a mitad del ciclo y de color marrón. También, están la polimenorrea (la periodicidad es inferior a 21 días). Asimismo, encontramos la oligomenorrea (sangrado menstrual escaso y muy espaciado) y la opsomenorrea (intervalos mayores de 35 días),

A estas alteraciones se suman la hipermenorrea, sinónimo de menorragia (reglas con más de 80 ml/ciclo) y la hipomenorrea (disminución de la cantidad de sangrado).

Cada alteración debe ser estudiada y manejada individualmente por un especialista.

Afecciones de la salud

Deberías tomar medidas de control porque el sangrado menstrual abundante o prolongado puede afectar a tu desempeño rutinario. Esto incluye las actividades físicas y la salud emocional, así como la vida social.

También puede causar problemas graves de salud, como la anemia por deficiencia de hierro.

Además, el sangrado menstrual puede traer como consecuencia mareo, cansancio, dolor de cabeza, cólicos, calambres, falta de aire, visión borrosa y arritmia.

Si la intensidad de tu ciclo no es producto de una enfermedad que requiera la intervención médica, puedes emplear estos 4 consejos para ayudarte a reducir el sangrado en la menstruación.

Así, estos pueden ayudarte a olvidarte de los malos ratos que pasas durante esos días y disfrutar de la dicha de ser mujer.