Consejos y remedios para hacerle frente al dolor de los huesos

Daniela Echeverri Castro · 28 abril, 2015
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 7 enero, 2019
Es importante recibir un diagnóstico médico en caso de sentir dolor en los huesos. No obstante, algunos consejos y remedios naturales pueden ayudar a paliarlo

El dolor de los huesos es una sensibilidad o molestia que se presenta especialmente en la edad adulta. Puede darse como consecuencia de una deficiencia de nutrientes, un desgaste de los cartílagos o lesiones y fracturas. ¿Sabes cómo hacerle frente?

Esta dolencia, que se puede convertir en algo común para muchas personas, puede comprometer uno o más huesos del cuerpo, por lo general en las extremidades. Si bien su tratamiento varía en función del origen, hay algunos consejos y remedios que pueden ayudar a afrontarlo.

¿Cuáles son las causas de dolor en los huesos?

Osteoporosis_

El dolor de los huesos es independiente del articular o muscular. De hecho, es menos común que las personas sufran de dolores en los huesos y son más frecuentes en las articulaciones. Son muchas las causas pero, por suerte, lo podemos tratar.

Eso sí, hay que considerar que cada caso tiene un detonante diferente. A menudo tiene que ver con enfermedades que afectan la función normal o estructura del hueso; sin embargo, en otros casos tiene un detonante subyacente. Veamos a qué puede deberse según fuentes especializadas:

  • Lesiones o fracturas del hueso
  • Deficiencias nutricionales, especialmente de calcio y vitamina D
  • Osteoporosis o pérdida de la densidad ósea
  • Osteomielitis o infección en los huesos
  • Enfermedades renales
  • Cáncer en los huesos u otro tipo de cáncer que alcance a comprometerlos
  • Artrosis y artritis
  • Leucemia
  • Anemia

Descubre: 10 causas de un dolor en el costado derecho

Consejos para tratar el dolor de los huesos

Como ya lo mencionamos, es fundamental ir al médico para determinar cuál es la causa del dolor de los huesos y así poder acceder a un tratamiento apropiado. Ahora bien, en casos leves o bajo supervisión médica, se pueden poner en práctica algunos consejos que favorecen su alivio. ¡Toma nota!

Mejorar la dieta

Lo primero que debes hacer es verificar si llevas una dieta saludable, rica en nutrientes esenciales. El Centro Nacional de Información sobre la Osteoporosis y las Enfermedades Óseas de Estados Unidos explica en esta guía varias cuestiones al respecto.

A menudo se indica eliminar la grasa animal e incrementar el consumo de vegetales, pero esto es algo que debe determinar un nutricionista. Para mejorar la salud integral de tu cuerpo, evita el consumo de azúcar y las harinas refinadas.

Combatir el estreñimiento

En algunos casos, un mal manejo del estreñimiento puede conducir a ese molesto dolor de los huesos. Si bien no siempre se da este problema, algunas personas son susceptibles a padecerlo. Si es tu caso, consulta al médico para saber cómo combatirlo. Además, adopta hábitos alimenticios para promover tu salud digestiva.

Descansar

Tener un descanso adecuado es esencial para prevenir y tratar el dolor en los huesos; si bien se aclara que se necesita más evidencia, hay estudios que confirman en parte esta relación. En lo posible, debes dormir 8 horas diarias, además de evitar esfuerzos excesivos si tienes esta dolencia.

Suplementos

Si sufres de dolor en los huesos o algún problema relacionado, incrementa el consumo de calcio y vitaminas D, A y C, ya sea en suplemento o a través de los alimentos. Consulta con un nutricionista antes de hacer cambios en tu alimentación.

Los cítricos, la zanahoria, el apio, las almendras, las nueces, la chía o el pescado, entre otros, son alimentos que deberías incluir con más frecuencia en tu dieta.

Practicar una técnica de relajación

ejercicio yoga para el dolor de los huesos

El estrés está ampliamente relacionado con el dolor en los huesos. Por lo tanto, es importante tomar un tiempo para relajarse y practicar una técnica de relajación para liberarse de emociones negativas.

Lee también: Frutas adecuadas para tratar el dolor de las articulaciones

Remedios naturales para tratar el dolor de los huesos

Los remedios naturales para tratar el dolor de los huesos se deben ingerir bajo supervisión médica. Esto último es importante, ya que algunos pueden tener una mala interacción con el tratamiento farmacológico. Si no hay inconvenientes, pueden ser un gran complemento contra los síntomas.

Infusión de jengibre

Beneficios-del-jengibre

El jengibre tiene una acción analgésica y antinflamatoria que puede reducir el dolor en los huesos. Esta raíz mejora la salud de las articulaciones y estimula la eliminación de toxinas para que estas no afecten tu salud.

Lo único que debes hacer es poner a hervir una taza de agua y agregarle una cucharadita de jengibre rallado. Déjalo reposar 5 minutos y bebe.

Ortiga

Tiene propiedades diuréticas que estimulan la eliminación de los líquidos retenidos en las articulaciones y que pueden provocar dolor en los huesos. Se prepara una decocción de la raíz seca durante 10 minutos y se consumen tres tazas al día.

Jugo para reducir el dolor en los huesos

Por su contenido de calcio, vitaminas A, C y E, y minerales como el magnesio y potasio, este jugo natural es un buen complemento para cuidar la salud ósea. Si bien no elimina el dolor, puede ayudar a reducir su recurrencia.

Recuerda que se trata de una receta tradicional, pero que deberías consultar con un nutricionista para confirmar su conveniencia para tu caso en particular.

Ingredientes

  • 8 fresas.
  • 6 cucharadas de jugo de naranja (60 ml)
  • 1/2  taza de leche de soja enriquecida (125 ml)

¿Cómo prepararlo?

  • En primer lugar, lavar bien las fresas.
  • A continuación, introducirlas en la licuadora con el resto de los ingredientes.
  • Batir muy bien todo y, finalmente,  beber el jugo sin colar.

¿Sufres de dolor óseo? No olvides pedir atención médica. Aunque estos remedios y consejos pueden ayudarte, lo más indicado es solicitar los exámenes pertinentes. No olvides que esto puede ser un síntoma de otras enfermedades.

  • Westwater, M. L., Fletcher, P. C., & Ziauddeen, H. (2016). Sugar addiction: the state of the science. European Journal of Nutrition. https://doi.org/10.1007/s00394-016-1229-6
  • McFarlane, A. C. (2007). Stress-related musculoskeletal pain. Best Practice and Research: Clinical Rheumatology. https://doi.org/10.1016/j.berh.2007.03.008
  • Young, H. Y., Luo, Y. L., Cheng, H. Y., Hsieh, W. C., Liao, J. C., & Peng, W. H. (2005). Analgesic and anti-inflammatory activities of [6]-gingerol. Journal of Ethnopharmacology. https://doi.org/10.1016/j.jep.2004.09.009
  • Alford, L. (2007). The use of nettle stings for pain. Alternative Therapies in Health and Medicine.