Consejos para “sobrevivir” a la primera cita

Monopolizar la conversación o intentar ser alguien que no somos son dos errores en los que muchos caemos en la primera cita y que se deben evitar

La tan temida primera cita es un momento en el cual todos quisiéramos salir lo más airosos posible.

Una buena cantidad de parejas no se forman debido a que en ese encuentro inicial no hubo “química”.

Sin embargo, eso lo puedes mejorar siguiendo los consejos que te indicamos en este artículo.

Cómo vencer el temor de la primera cita

Las cosas que más nos estresan son una entrevista laboral, un registro policial cuando estamos conduciendo (aunque no hayamos excedido la velocidad) y una primera cita.

¿Qué ropa me pongo? ¿Qué digo? ¿Cómo actúo? ¿A dónde iremos? Son preguntas que nos hacemos antes de concretar el encuentro.

Presta atención a estos tips para que te sientas menos nervioso.

1. Ser uno mismo

Ser uno mismo

Puede parecer algo sencillo pero no es en absoluto. Los nervios, la ansiedad y el temor de equivocarte te pueden jugar una mala pasada.

Es normal sentirse así y debes recordar que, probablemente, la otra personas experimente lo mismo.

Intentar ser alguien que no somos en una primera cita es un arma de doble filo.

  • Podemos decir lo que creemos que al otro le va a interesar o agradar pero, si es falso, luego tendremos que mantener la mentira cada vez que nos veamos.
  • Mejor hablar de frente, no esconder lo que somos y esperar que nos acepten tal cual nos presentamos.

No te preocupes tanto. Si ha accedido a una cita contigo es que algo le has interesado.

Visita este artículo: 5 estrategias para controlar los nervios

2. Elegir los temas de conversación

No se trata de llevarse toda la lección aprendida como en la escuela ni tener un monólogo armado. Tampoco de repetir como un robot respuestas ya pensadas con anticipación.

Sin embargo, quizás sería bueno que pensásemos sobre qué cosas nos gustaría entablar conversación en este momento “crítico”. O, tal vez, tener en cuenta qué temas son tabú o casi “prohibidos” durante una primera cita.

Más que nada, debes prestar atención a cómo se siente la otra persona con lo que le estás diciendo.

  • Si te apasionan los deportes no te pases una hora elogiando o criticando a tu equipo favorito. A menos que el otro también sea fanático del mismo o se note entusiasmado.
  • Por nada del mundo debes hablar de antiguas parejas (ni tuyas ni ajenas) así como tampoco de política. Esto puede generar disgustos, malas vibras, recuerdos desagradables e incluso discusiones innecesarias.

3. Tener una actitud positiva

Tener una actitud positiva

No importa si tus amigos te arreglaron la cita o si ese día te ha ido fatal en el trabajo. Incluso debes olvidarte de los problemas familiares o de los tragos amargos de una expareja.

Durante el primer encuentro con esa persona debes mantener una buena actitud, elogiar lo que corresponda (desde un peinado a un restaurante elegido) y evitar las críticas.

Piensa en cómo te gustaría que la otra persona fuera contigo: amable, atenta, agradable, divertida… Haz lo mismo y recibirás amabilidad, atención, diversión de la otra parte.

Así ambos pasaréis una velada encantadora y probablemente os veais de nuevo.

¿Quieres conocer más? 7 frases positivas que debes decirte a diario

4. Conversar es algo de dos

Cuando la gente está nerviosa, o habla mucho o no dice nada. Como siempre, los extremos no son buenos.

Si se forman silencios no siempre tienen que ser incómodos. Quizás el otro está prestando atención al menú o quiere oír la música instrumental por unos momentos.

No quieras llenar esos espacios “vacíos” con frases o palabras que no sean agradables.

Si eres tímido puedes optar por ser el que hace las preguntas, y si eres de hablar mucho, serénate y deja que el otro también participe.

No olvides que no hay nada más tedioso que oír un monólogo durante 2 horas o que tengas en frente a alguien que no dice ni una palabra. Tratemos de ser equitativos y poner nuestro esfuerzo para que todo sea lo más equilibrado posible.

5. Dividir la cuenta

Dividir la cuenta

Atrás han quedado las épocas en que el hombre pagaba todo en una primera cita (y luego lo seguía haciendo en las posteriores).

Si bien todavía es una señal de caballerosidad o incluso de romanticismo para algunas mujeres, también se puede interpretar como machismo. Todo depende de cómo sera cada persona.

En algunos restaurantes, por ejemplo, el menú que incluye los precios se lo dan al hombre para que la mujer no sepa cuánto ha gastado. No obstante, si prefieres dividir la cuenta, puedes decirlo sin tapujos.

No está tan mal visto que la mujer abone el 50 % de la cita porque, en definitiva, ambos comieron y bebieron.

Aunque sea puedes preguntarle si pagáis a medias como acto de respeto o buena predisposición. Ya después si el caballero en cuestión decide costearlo todo o no es otro tema.

6. Besar o no besar

Hay dos actitudes que pueden determinar el éxito o el fracaso en una primera cita. La primera es hablar de sexo durante la cena (o en cualquier momento de la velada) y la segunda es intentar besar al otro al despedirse.

En cualquiera de las dos situaciones debemos analizar en detalle las señales que nos dio la otra persona, qué tipo de relación futura nos gustaría con ella, cuán “desesperados” o “apresurados” estamos, etc.

Sucede algo similar que con dividir la cuenta.

Puedes hacer algún comentario sobre sexo para ver cómo reacciona la otra persona y en función de eso detenerse o continuar.

Si hay química suficiente al terminar el encuentro y se nota que ambos deseáis ese beso de despedida, estáis en todo el derecho de hacerlo. O bien puedes esperar a una segunda cita.

¡Incluso puede ser tema de conversación la próxima vez que os veáis!

Categorías: Pareja Etiquetas:
Te puede gustar