5 consejos que te ayudarán a evitar futuros rencores en tus hijos

Marilu Caldera 3 marzo, 2018
La crianza es un proceso delicado que amerita llevarlo a cabo con amor y el mejor de los tratos, sino puede dar origen a futuros rencores en nuestros hijos. Sigue los siguientes consejos para evitar esto.

Los rencores que generan ciertas actitudes de los padres hacia los hijos suele ser una problemática difícil de manejar. Especialmente para aquellos padres que no pudieron resolver una situación similar con sus progenitores.

Por lo general, los padres terminan tratando a sus hijos de la misma forma en que fueron tratados por sus padres, cometiendo así sus mismos errores de crianza. El rencor es un sentimiento que se nutre de heridas emocionales no resueltas.

Todos podemos llegar a experimentar este tipo de sentimiento. Identificarlo en nuestros hijos y ayudarlos a superarlo es parte de nuestra tarea como orientadores en su vida y educación.

Observar el carácter de nuestros hijos en respuesta a ciertas situaciones puede alertarnos para asumir medidas oportunas y evitar futuros rencores. Es importante que las medidas que adoptemos se ajusten a la edad de nuestros hijo de manera tal que, aunque sea muy pequeño, las pueda comprender.

¿Cómo surgen los rencores?

Casi siempre, los rencores surgen de relaciones afectivas carentes de algo. Cuando los hijos están resentidos con sus padres es porque demandan algo que no obtienen y están seguros de merecer. Esas demandas pueden ser por sentimientos de validación, falta de reconocimiento paterno, carencia de amor paternal o por el aspecto material.

Los hijos aprenden lo que ven de sus mayores. Convierten las prácticas de los adultos en sus patrones de conducta para relacionarse con sus amigos y el entorno. La forma en que tratamos a nuestros hijos es fundamental para su desarrollo emocional y psicológico.

Preocuparnos por lo que comen, sus revisiones médicas oportunas, tenerlos en el mejor colegio, inscribirlos en actividades deportivas y culturales según sus inclinaciones es poco, si descuidamos la forma en que los tratamos.

Como adultos, sabemos muy bien cómo las palabras inciden en nuestros sentimientos, pues con los niños ocurre igual. Cuidemos las palabras con las que nos dirigimos a nuestros hijos. No los tratemos con frases hirientes y denigrantes, con esto podemos evitar futuros rencores.

Las palabras negativas e hirientes quedan grabadas en el subconsciente del niño. Y aunque pidamos perdón, la herida emocional seguirá allí dejando una cicatriz difícil borrar. La forma en que tratemos a nuestros hijos incide directamente en su autoestima, su incapacidad para tolerar la frustración y su confianza en los demás.

Un niño que es constantemente criticado o al que se le descalifica a diario crece con rencores, débil de carácter, temeroso, susceptible a las críticas de los demás y desequilibrado emocionalmente.

Ver también: Las personas rencorosas no perdonan ni olvidan

Recomendaciones para evitar futuros rencores de parte de tus hijos

Evitar que nuestros hijos cultiven rencores hacia nosotros, sus padres, es contribuir a que tengan una vida más feliz hoy y en un futuro.

1. Muestra tu amor

madre e hijos

Manifiesta tu amor incondicional hacia tus hijos, ganando su confianza y amistad. Si te has equivocado en la forma en que los has tratado, dáles el tiempo y el espacio necesario para sanar. Pero la indiferencia o rechazo ante los sentimientos de tus hijos produce más rencores.

La disciplina es indispensable como norma familiar. Pero si no se orienta al desarrollo armonioso de los niños, puede generar en ellos rencores innecesarios. Un error muy frecuente de los padres es pensar que proveer lo material y cubrir las necesidades elementales de la familia es su único fin.

Dedícale tiempo a tus hijos y trátalos con gran amor. Puedes exigirles que cumplan sus responsabilidades en el hogar, pero hacerlo de forma poco amorosa destruye las buenas relaciones y fomenta los rencores.

2. Trata a todos tus hijos por igual

Tratar a todos los hijos por igual es esencial para evitar futuros rencores. Deben saber que todos son importantes o que todos están en las prioridades de sus padres. Las preferencias que denotan los padres por alguno de sus hijos es el primer punto en la escala de rencores que puede emerger en el corazón de un niño.

3. Deja que exprese sus rencores

Hijos

Negar sus sentimientos no es la solución. Debes identificar lo que tus hijos sienten y una vez definido, ayudarlos a superar ese sentimiento. Si les cuesta expresar lo que sienten, motívalos a que lo escriban o lo dibujen. Cuando sean más grandes, sabrán comunicarlo con palabras.

Te recomendamos leer: La importancia de alimentar la creatividad de nuestros hijos

4. Enséñale a perdonar

Debes enseñarles a darle la vuelta a la página y seguir con sus vidas.  No recordar a diario los malos momentos les ayudará a liberar tensiones y a ser más feliz. ¿Reconoces la liberación que se siente cuando perdonas? Pues enseña a tus hijos a identificar ese sentimiento.

5. Educa con el ejemplo

Deja que tus hijos se equivoquen

Debes ser un buen ejemplo para tus hijos. Si tienes una buena actitud, te sabes manejar emocionalmente ante situaciones difíciles y sigues adelante sin rencores, les estarás enseñando a tus hijos cómo solventar situaciones desagradables.

Te puede gustar