Consejos para tener uñas más fuertes

Si tus uñas se quiebran con facilidad y crees que nunca podrás tenerlas todas “parejas”, no dudes en leer este artículo. Lucirás unas manos hermosas, dignas de una publicidad de esmaltes. Aprende cómo tener uñas más fuertes a continuación.

Para tener uñas y manos bonitas, es preciso que a diario las cuidemos. Es probable que no prestes atención a ello hasta el momento en que miras el estado de tus dedos y piensas “¿qué voy a hacer ahora?”. A no desesperar. No se trata de resolver un problema puntual lo más rápido posible, sino hacer una especie de seguimiento al estado de las uñas todos los días. Cuidarlas, protegerlas y humectarlas es vital.

¿Por qué mis uñas están frágiles?

A continuación te contamos algunas razones por las que tus uñas se pueden quebrar con facilidad:

  • Usar productos de limpieza muy fuertes sin ponerse guantes (por ejemplo, al lavar los platos).
  • Bañarse con el agua muy caliente (o lavarse las manos).
  • Utilizar las uñas para abrir o raspar cosas.
  • Los hongos (onicomicosis).
  • Morderlas o “jugar” con ellas introduciendo los dedos en la boca constantemente.
  • Limarlas con mucha fuerza.
  • Tenerlas siempre pintadas.
  • Deficiencias nutricionales.
  • Tabaquismo.
  • Falta de humectación.

Cuando las uñas no están saludables no pueden crecer de manera uniforme, son irregulares, no tienen un color natural, se ven escamadas, están opacas o amarillentas y, sobre todo, se rompen ante cualquier cosa (e incluso sin una causa aparente).

Señal-uñas

Es importante prestar atención a cuáles son las razones por las que nuestras uñas están enfermas o poco saludables. De esta manera será más sencillo hacer un tratamiento intensivo y eficaz.

Tips para evitar uñas frágiles

Lava los platos con guantes

Cualquier tarea doméstica debe hacerse con guantes, en realidad. Los jabones, limpiadores y otros artículos de limpieza afectan las uñas de forma negativa, ya que los químicos las ablandan y las hacen más propensas a romperse. En lo posible, trata de lavar los platos una sola vez al día y no permanecer mucho tiempo con las manos sumergidas en el agua.

Consume más proteínas

Al igual que pasa con el cabello, las uñas también están hechas de proteínas y esa es la razón por la que, si no te alimentas correctamente, tus uñas se ven mal o se rompen con facilidad. Revisa tu dieta diaria si es que tus uñas están débiles, se descaman o están muy frágiles. Consume, en ese caso, carnes blancas y soja.

Aumenta la ingesta de ácidos grasos

De esta manera, tus uñas y tu piel estarán más saludables. Atención, que las grasas han de ser las “buenas”, es decir, las que están incluidas en los frutos secos como las nueces, los vegetales en general, la leche y la mantequilla. No dudes en consumir aceite de linaza o semillas de lino.

semilla-lino-linaza-marron

Repara al instante

No dejes que una uña permanezca mucho tiempo dañada o con un corte o borde. Límala lo antes posible para evitar que se rompa más, se enganche con algo que te pueda producir dolor o bien no tener la tentación de morderla. Algunas mujeres usan pegamento líquido para reparar su uña cuando se rompe, dejan que se seque y después la liman bien para que quede sin elevaciones. A continuación, aplican una capa de esmalte transparente. Esta técnica es para una emergencia, no para todas las uñas.

Uñas cortas, menos problemas

Ya sabemos que las uñas largas quedan muy bonitas pero, lamentablemente, no siempre se las puede mantener a todas del mismo largo o como quisiéramos. Entonces, lo mejor es tenerlas al ras del dedo o que sobresalgan un poco nada más. Así será más difícil que se quiebren. ¡Además están a la moda!

No las dejes siempre pintadas

Una de las técnicas más usadas para poder mantener las uñas bonitas es tenerlas pintadas todo el tiempo. Sin embargo, esto no es bueno para su salud. Cuando las uñas están pintadas, no pueden “respirar” bien y esto puede ser contraproducente si es que están muy frágiles o quebradizas. Es más, no sería de extrañar que esta fuera la razón por las que se te rompen. Entonces, una vez por semana quita el esmalte y deja que las uñas tengan un pequeño descanso.

Uñas perfectas

Si no te gusta como se ven o tienes miedo de que se quiebren, déjalas sin pintar toda la noche y a la mañana siguiente, mientras desayunas, te pintas de nuevo. O aprovecha el fin de semana para dejarlas “al natural”. Ten mucho cuidado también con el tipo de quitaesmaltes que usas, ya que la acetona (ingrediente principal) es muy fuerte y puede estar dañando tus uñas. Mejor consigue quitaesmaltes más naturales o hechos con aceite.

Ojo con las soluciones mágicas

Como decíamos antes, es probable que hayas pensado en usar uñas artificiales o endurecedores (fortalecedores) para las uñas. Esto puede ser bueno para una ocasión especial como puede ser tu boda, una fiesta importante o un evento especial pero, después, no las sigas usando. ¿Por qué? Porque, para empezar, las uñas esculpidas se aplican luego de limar mucho la uña original y además se usan productos para pegar las artificiales encima. En el medio de ambas pueden aparecer hongos o puede ser que no permitan que las uñas naturales respiren, igual que te decíamos que ocurre con los esmaltes.

Las uñas no son herramientas

Vale la pena repetir esto, porque es una de las causas más habituales por las cuales se nos rompen las uñas. No las uses para abrir una presilla, desprender una etiqueta, destapar una lata, quitar una suciedad pegada en cualquier superficie, etc. Para ello existen elementos especiales como pueden ser unas tijeras, una espátula, un cuchillo, etc.

uñas2

Haz la manicura una vez a la semana. No hace falta que vayas al salón de belleza y gastes un dineral. Puedes hacerlo en el fin de semana. ¿Acaso no dices que los domingos por la tarde son aburridos? ¡Aprovecha para un cuidado intensivo de tus manos y uñas! Quita el esmalte, exfolia con una mezcla de sal y aceite de oliva, lima para emparejar todas las uñas, coloca crema para humectar, con masajes desde las cutículas hacia arriba, deja que se seque bien y, luego, pinta como de costumbre.