7 consejos para usar tacones y que no duela

Toma nota de estos increíbles trucos que te permitirán disfrutar por más tiempo de tus tacones sin tener que soportar que te hagan daño.

A muchas mujeres les encanta usar tacones y son felices con ellos. Pero hay muchas otras que no los usan porque, aunque les gustaría, acaban por causarles mucho daño en los pies. 

Los pies no se encuentran adaptados anatómicamente para estar en zapatos altos, y su uso puede ocasionar lesiones como dolores, ampollas, hinchazón o rozaduras. Con los siguientes trucos puedes eliminar o disminuir estos inconvenientes y así disfrutar más tiempo de tus tacones. ¡No te los pierdas!

7 Consejos para usar tacones

A continuación te ofrecemos algunos consejos para eliminar o disminuir los dolores y molestias que puedan llegar a provocar los tacones. ¡Toma nota!

1. Probarse bien los tacones

En primer lugar, debemos pedir el número exacto de calzado. Tanto unos tacones grandes como pequeños pueden acabar por causarnos dolor. Parece obvio, pero no lo es tanto, y es sumamente importante para poder caminar bien con tacones.

Por eso, se deben probar los dos zapatos, caminar con ellos y controlar que el eje del tacón coincida con el centro del talón. De este modo se distribuye mejor el peso del cuerpo y así se evitan posibles lesiones.

Si no estás acostumbrada a llevar tacones o normalmente te hacen daño, lo aconsejable es que no superen los 5 centímetros y que el tacón sea lo más ancho posible. Teniendo esto en cuenta podrás aguantar con ellos durante más tiempo.

Es bueno probarse los tacones siempre antes de comprarlos para que no duelan.

2. Uso de spray dilatador para usar tacones

Algunos zapatos se estrechan notablemente en la punta del pie. Esto se agrava cuando los pies se hinchan un poco, por ejemplo, por la noche, después de andar todo el día. Para ellos, te recomendamos esta opción:

Cómo se realiza:

  • Aplicar por dentro del zapato.
  • Calzar los zapatos.
  • Usarlos y tratar de caminar 20 minutos.
  • Repetir el mismo procedimiento a las 24 horas.
  • Si es necesario, volver a realizar el proceso hasta que los zapatos se adapten bien a los pies.

3. Usar almohadillas

Las almohadillas son pequeñas planchas blandas que se pueden ubicar en una parte determinada del pie para evitar dolores. Son sumamente prácticas y se pueden colocar en un minuto. Por ello, es aconsejable llevar un par en el bolso para usarlas en una emergencia. Encuentras de dos tipos:

  • Para la zona anterior al comienzo de los dedos. Suele doler allí porque es donde el pie se dobla y, además, soporta el peso.
  • Para los talones. Otra zona que suele doler por el roce del zapato.

4. Stick antifricción para usar tacones

Se trata de plantillas que se ponen en el pie. Lo que hacen es evitar que este se roce con el zapato, como si se tuviera unas medias puestas. Son ideales para colocar cuando los zapatos han hecho daño en una zona determinada del pie, ya que alivian el dolor y permiten seguir usando el tacón.

5. Vendarse dos dedos

Este truco es muy simple y efectivo. Con una banda adhesiva se deben unir el tercer y cuarto dedo de cada pie. Esto funciona ya que el nervio que trasmite el dolor queda desactivado al unir los dedos.

Mujer calzándose tacones

6. Meter los zapatos en el congelador

Este truco es especial para cuando los zapatos son un poco justos y estrechos. El efecto mecánico que se producirá por el congelamiento de las bolsas y su aumento de tamaño paulatino hará que el zapato se agrande. Además, el frío ayudará a una mejor circulación de la sangre y de este modo disminuirá la sensación dolorosa.

Cómo se realiza:

  • Llenar con agua dos bolsas de plástico.
  • Colocar una en cada zapato.
  • Meterlos en el congelador.
  • Dejar un par de horas.
  • Finalmente, quitar las bolsas y ponerse los zapatos.
Existen diferentes tipos de tacones.

7. Llevar zapatos de repuesto

Siempre es conveniente llevar otro par de zapatos en el bolso para cambiarlos ante una emergencia, ya que cuanto más grande sea la herida del pie más tardará en curar.

Con estos tips puedes animarte a usar tacones toda una noche o durante toda una jornada laboral. Escoge el que más se adapte a tus necesidades y no dudes en probarlos. ¡Cuéntanos cuál usaste y cómo te fue!