Consejos sobre el uso de gafas de sol para niños

Desde hace siglos el ser humano ha podido disfrutar de este maravilloso invento. No obstante, hoy en día aún pueden haber dudas en lo que respecta a su uso.

Las gafas de sol para niños no son simples artículos de moda, ni tampoco juguetes. Lamentablemente, hay padres que tienden a colocárselas a sus hijos por las razones equivocadas.

La realidad es que los lentes oscuros son un excelente un aliado para la protección de los ojos de los los rayos UV del sol. No obstante, si son utilizados indiscriminadamente pueden generar ciertos problemas a temprana edad.

Lo importante es saber cuándo y cómo deben ser utilizas las gafas de sol para no perjudicar la vista.

Riesgo de fotofobia con las gafas de sol para niños

 

Exponer a los niños al uso de gafas de sol de forma desproporcional a tempranas edades puede generarles fotofobia en el futuro.

La fotofobia consiste en una molestia e intolerancia ocular exagerada a la incidencia de los rayos del sol. Por lo general, esta solo es padecida por personas con problemas en la vista, albinos y ante la presencia de algunas enfermedades neurológicas.

Acostumbrar a los niños a utilizar lentes oscuros en momentos en los que ni siquiera hay luz excesiva, podría generar este efecto de forma permanente y perjudicial. Lo normal es que los niños tengan ciertos niveles de resistencia ocular.

Lee también: Gafas de sol: por qué es importante usarlas tanto en la ciudad como en la playa

Las gafas de sol para niños como medio de protección

Se recomienda que las gafas de sol tengan las medidas apropiadas para que no incomoden ni generen roces en la cabeza (sobre el área de las orejas) ni en el hueso nasal.

Por otra parte, se recomienda optar por gafas de sol para niños que tengan cristales medianamente oscuros.

Cada ejemplar tiene un tipo de filtro que ofrece mayor o menor bloqueo. Para los niños puede utilizar los filtros número dos o tres que protegen y no modifican la visión.

Dado que, hoy en día, casi todas las tiendas y quioscos venden gafas solares, es necesario aprender cuáles son las que verdaderamente cuentan con protección UV y cuáles no.

No se debe colocar a los niños productos que no cumplan con las medidas apropiadas establecidas por la Unión Europea. Asimismo se debe evitar materiales como el vidrio y, en su lugar, optar por monturas antichoques para prevenir roturas en caso de caídas o accidentes.

¿Cuándo se deben utilizar?

El uso de las gafas de sol para niños debe ser moderado. Por un lado, los rayos ultravioleta afectan a los niños, incluso fuera de la época veraniega. En este sentido, cabe destacar que no debemos colocarles gafas durante todo el día.

No obstante, se recomienda el uso de gafas de sol para niños no solo durante las vacaciones de verano. También resulta necesario cuando se va a la playa o se realizan excursiones en la montaña. Por otra parte, deben utilizarse durante las salidas al aire libre de larga duración.

Los únicos ambientes que atenúan hasta cierto punto la incidencia de la luz excesiva son la niebla, la lluvia y la nubosidad baja.

Elegir el modelo adecuado

Monturas ligeras pero resistentes, modelos irrompibles y con ligas en la parte posterior son las más idóneas para que los niños puedan conservarlas por un buen tiempo. En este sentido, el plástico y los metales ligeros ofrecerán resistencia y comodidad.

Pero además, es necesario optar por unas gafas que se adapten a la cuenca de la nariz. Esta es la parte más compleja porque lo ideal es que no aprieten ni queden sueltas.

Por más atrayente que sea este accesorio, muchos padres deben obligar a sus hijos a que no se quiten las gafas. Para evitar roces, lo mejor es instar a que ellos mismos elijan el modelo que les gusta y recurrir a las siguientes estrategias.

Ver también: Unas gafas para tratar la discapacidad visual

Estrategias para generar agrado

Gafas de sol expositor

Lo primero es entender que si las gafas son incómodas ellos simplemente se las quitarán. Por ello, el momento de la elección es crucial y debe realizarse con mucho tacto y cuidado. Hay que hacerles ver a los niños que las gafas son beneficiosas y útiles.

Lo segundo es evitar que las gafas se perciban como una imposición. Para ello debemos recurrir a sus características físicas más notorias y atractivas para generar interés y gusto.

Otra estrategia muy buena es recordarle al niño que muchos superhéroes y personajes importantes utilizan gafas. Algunos ejemplos notorios son Harry Potter, Clark Kent, Cíclope (de los X-Men), entre otros.

Protección de enfermedades oculares

Otra forma de protección es evitar la sobreexposición a las horas de mayor incidencia solar. Desde las 12 del mediodía hasta las 5 de la tarde es el periodo más peligroso en los que es importante darle resguardo a la vista.