Consigue una piel suave naturalmente

Elena Martínez 10 octubre, 2014
Una textura áspera y con impurezas es fruto de una mala alimentación. Hay alimentos que nutren nuestra piel desde dentro, pero también es fundamental que la hidratemos externamente a diario.

Tan importante es que nuestra piel luzca bonita como que sea suave al tacto, y para ello debemos nutrirla por dentro y cuidarla por fuera.

En este artículo te explicamos los alimentos perjudiciales y beneficiosos, y algunos cuidados naturales que ayudarán a conseguir la piel más suave para todo tu cuerpo.

Alimentos que vuelven la piel áspera

Una mala alimentación repercute en nuestra salud directamente y se pone en evidencia en nuestra piel, mostrando un aspecto apagado y una textura aspera y con impurezas. Esto nos pasa porque los alimentos perjudiciales dañan a nuestros órganos, y las toxinas que contienen pasan a nuestra sangre. Como nuestro organismo es inteligente intenta expulsarlas naturalmente a través de los poros de la piel. Aunque esto es un síntoma de que el cuerpo reacciona bien, si evitamos estos alimentos también conseguiremos una piel más limpia y suave:

  • Grasas perjudiciales: embutidos, carne roja, fritos, dulces, grasas trans.
  • Azúcares y dulces
  • Harinas refinadas
  • Alimentos precocinados y comida rápida
  • Aditivos que contiene la comida preparada: conservantes, colorantes, saborizantes, etc.

pan bolleria xavi talleda

En algunos casos, algunas personas sufren cierto grado de intolerancia al gluten y a la lactosa, lo cual hace que la piel se les ponga con un aspecto áspero y arenoso. Esto lo podemos confirmar realizando las pruebas médicas o bien eliminando estos alimentos de nuestra dieta.

Alimentos que nutren la piel

Por otro lado, hay alimentos muy saludables que nutren la piel y ayudan a que tenga una textura sedosa e hidratada. Son los siguientes:

  • Jugos de frutas y verduras
  • Frutos secos
  • Aguacate
  • Aceites vegetales de oliva, sésamo y lino
  • Pescado azul
  • Legumbres
  • Levadura de cerveza
  • Cereales integrales como el arroz o la avena

No nos olvidemos también del agua, un alimento que hidrata nuestra piel. Aquellas personas que no suelen beberla habitualmente notarán una gran mejoría cuando logren beber al menos un litro y medio de agua al día, separada de las comidas.

zumos hepp

Eliminar las células muertas

Para suavizar nuestra piel deberemos eliminar las células muertas periódicamente, realizando una exfoliación natural. El resultado será inmediato. Si tenemos la piel normal o grasa lo podemos hacer una vez a la semana, y si la tenemos seca lo haremos cada dos semanas, para evitar que se reseque.

No es necesario que compremos una crema exfoliadora, ya que la podemos hacer en casa usando algún ingrediente natural según la textura de peeling que queramos:

  • Bicarbonato de sodio
  • Sal fina
  • Sal gruesa
  • Azúcar
  • Posos de café
  • La parte interior de la cáscara de un aguacate

aguacate peladura tompagenet

Cuando estemos en la ducha aprovecharemos para hacernos un suave masaje por todo el cuerpo con uno de estos alimentos. Al salir de la ducha nos secaremos e hidrataremos bien la piel.

Un baño de avena

La avena es un ingrediente excelente para suavizar nuestra piel, por lo que recomendamos hacer este baño especial. Necesitaremos avena molida y una gasa o bolsita de tela porosa que rellenaremos con la avena.

Deberemos bañarnos con agua bastante caliente (podemos hacerlo después de la exfoliación) y usaremos esta bolsita con la avena dentro como si fuera una esponja. A medida que entre el agua bien caliente la avena se irá deshaciendo y nutriremos nuestra piel en profundidad.

Hidratación diaria

Es fundamental que hidratemos nuestra piel cada día, y si la tenemos muy seca lo haremos por la mañana y antes de acostarnos.

Para suavizar nuestra piel recomendamos algún producto natural a base de alguno de estos ingredientes:

  • Caléndula
  • Aloe vera
  • Miel
  • Lavanda
  • Aceite de almendras o de sésamo

Prepara tu crema suavizante casera

Podemos preparar nuestro propio hidratante mezclando algunos de estos ingredientes que hemos citado:

  • 50% de aceite de almendra
  • 40% de gel de aloe vera, a ser posible natural
  • Un chorrito de jugo de limón fresco
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 3 cápsulas de vitamina E (de venta en farmacias) que actuará como conservante.

Mezclaremos bien los ingredientes, batiéndolos un poco con la ayuda de una espátula pequeña, y los guardaremos en un bote bien cerrado. Para que se conserve mejor lo mantendremos en la nevera y lo gastaremos en un mes.

Lo mejor es preparar poca cantidad, ya que es muy fácil de elaborar y de esa manera nos aseguraremos que no se estropee.

Si tenemos la piel seca le añadiremos más porcentaje de aceite y menos de gel, y si la tenemos grasa lo haremos al revés.
Imágenes por cortesía de Xavi Talleda, hepp y tom pagenet

Te puede gustar