¿En qué consiste el exantema fijo medicamentoso?

El exantema fijo medicamentos constituye una forma de toxicodermia, es decir, una reacción adversa, provocada por un medicamento. Se caracteriza por la aparición de lesiones cutáneas que se manifiestan en forma de manchas.

El exantema fijo medicamentoso (EFM) constituye una forma especial de toxicodermia relativamente frecuente caracterizada por la aparición lesiones cutáneas. Estas lesiones se manifiestan en forma de manchas de color rojo o violáceo como consecuencia de la administración oral de un medicamento.

Asimismo, las lesiones desaparecen cuando se suspende el tratamiento que las provoca. Sin embargo, volverán a aparecer si en la misma topografía, con la readministración la sustancia que las provocaba. Cuando las lesiones son múltiples, el trastorno se conoce como exantema fijo medicamentoso generalizado.

El mecanismo por el que se produce esta toxicodermia depende de un fenómeno de autoinmunidad frente a las células de la capa superficial de la piel (queratinocitos). En otras palabras, se produce un error por el que las defensas del organismo atacan a estas células. Además, las zonas en las que aparecen estas lesiones con mayor frecuencia son las manos, los pies, los labios y los genitales.

Síntomas

El síntoma característico del exantema fijo medicamentoso es la aparición de lesiones en la piel. De esta manera, la lesión más típica es una mancha (mácula) redondeada u ovalada, con los márgenes bien definidos. El tamaño de esta mácula puede variar entre unos milímetros hasta llegar a los 20 centímetros.

Inicialmente, la mancha adquiere un color rojizo o violáceo y en general son asintomáticas. Sin embargo, puede darse el caso de que sean pruriginosas o dar lugar a sensación de quemazón. Tras pocas horas de la exposición al medicamento, la lesión se vuelve edematosa (hinchada) y forma una placa.

Por qué salen las manchas en la piel

La mancha transformada en placa, puede evolucionar hasta convertirse en ampolla y después a erosión. Las lesiones erosionadas, son muy dolorosas para la persona que las padece, especialmente si están localizadas en las mucosas genital o bucal.

Tras la curación, queda como secuela hiperpigmentación postinflamatoria de un tono oscuro o incluso violeta. Además, es muy frecuente que las lesiones sean solitarias, aunque puede darse el caso de que sean múltiples con distribución aleatoria.

Diagnóstico

El diagnóstico de esta toxicodermia es fundamentalmetne clínico. Esto quiere decir que se basa en la historia clínica con el antecedente de administración de un determinado medicamento o fármaco.

Por otro lado, se puede realizar una exploración física con la descripción de la lesión cutánea. Sin embargo, debido a que muchas veces resulta complicado encontrar la sustancia exacta que ha producido la enfermedad se recurre a pruebas complementarias. Dichas pruebas complementarias son:

  • Exposición a la sustancia sospechosa a través de parches cutáneos o pruebas de contacto.
  • Prueba de provocación oral: consiste en observar si se producen lesiones tras administrar el fármaco por vía oral. Esta prueba, aunque es útil para determinar lo que provoca el trastorno, esta contraindicada en casos de exantema fijo generalizado.
  • Diagnóstico diferencial: consiste en determinar si se trata de EFM a partir de la exclusión de otras posibles causas que presenten un cuadro clínico similar. Entre los posibles procesos con síntomas parecidos también provocados por medicamentos están: el síndrome Stevens-Johnson y la necrólisis epidérmica tóxica.

Hay que tener en cuenta que, junto con estas pruebas, es fundamental conocer la relación entre la aparición del trastorno y el medicamento utilizado.

diagnostico-diabetes

Tratamiento

A la hora de tratar este trastorno, lo fundamental es retirar el medicamento causante del mismo. A partir de ahí podemos diferenciar entre el tratamiento de las lesiones no erosionadas y las erosionadas.

Las lesiones no erosionadas se pueden tratar con antiinflamatorios de tipo corticoide de aplicación tópica local. Asimismo, se pueden indicar antihistamínicos para tratar el picor que se produce.

Por otro lado, es importante evitar la infección de las lesiones erosionadas mediante un antibiótico tópico. La hiperpigmentación postinflamatoria puede persistir durante meses o incluso años. Ya que se obtiene poca respuesta al tratamiento con despigmentantes.

¿Se puede prevenir el exantema fijo medicamentoso?

La prevención de este trastorno no siempre es posible. Sin embargo, un diagnóstico precoz permite actuar de forma rápida retirando el medicamento y facilitando una recuperación rápida.

Si usted sospecha que puede presentar síntomas del EFM, le recomendamos que lo consulte lo antes posible con su equipo médico. Ellos valorarán su caso y determinarán cuáles son las pruebas complementarias más adecuadas para usted.

  • Baker H. Fixed eruption due to iodide and antipiride. Br J Dermatol 1962;74:310-6.
  • Breathnach SM. Drug reactions. En: Rook A, Wilkinson DS, Ebling FSG, editors. Textbook of Dermatology. 5.a ed. Oxford:Blackwell, 1992; p. 2973-4.
  • Del Río E, Guimaraens D, Aguilar A, Conde Salazar L, Sánchez Yus E. Fixed exanthema induced by ultraviolet radiation. Dermatology 1996;193:54-5.
  • Derbes VJ. The fixed eruption. JAMA 1964;190:765-6.