¿Qué es y en qué consiste la turbinoplastia?

27 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
La turbinoplastia favorece el paso del aire a través de la nariz y reduce la sensación de obstrucción. Es una cirugía que se aplica en ciertas circunstancias que aquí te comentamos.

La turbinoplastia es una técnica quirúrgica ideada hace poco tiempo que se realiza en la nariz. Este órgano es una parte esencial de la respiración y está formado por huesos, cartílagos duros y blandos, así como por un revestimiento de mucosa.

Los cornetes son estructuras óseas en el interior de la nariz, recubiertos por un tejido delgado y fino. Se encargan de humidificar y calentar el aire que entra en las vías respiratorias.

El problema es que, en algunas personas, se encuentran hipertrofiados o engrosados, por lo que la respiración no se puede realizar de manera correcta. La turbinoplastia permite solucionar esta situación. Te explicamos todo lo que debes saber sobre ello.

¿Qué es la turbinoplastia?

Como hemos señalado, la turbinoplastia es una técnica quirúrgica. Se realiza para corregir los cornetes de la nariz. En concreto, los cornetes inferiores, que suelen ser los que se engrosan y crean problemas en la respiración.

La finalidad de esta técnica es reducir su tamaño, para que la obstrucción disminuya y el aire vuelva a discurrir con facilidad por la nariz. Es una intervención que se realiza a través de los orificios nasales, por lo que no requiere ningún corte ni deja cicatrices externas.

Se suele hacer bajo anestesia general y, de hecho, en algunas ocasiones se concreta de manera simultánea a otros procedimientos. Por ejemplo, un retoque estético de la nariz denominado rinoplastia o una correción anatómica que complemente la adecuación de la vía respiratoria.

Instrumental quirúrgico.
Esta cirugía se indica cuando los cornetes nasales están aumentados de tamaño por una hipertrofia.

Quizá te interese: ¿Qué es la rinoplastia y cuáles son sus cuidados?

¿Cuándo se realiza el procedimiento?

Para entender por qué se realiza la turbinoplastia, es necesario explicar antes la función de los cornetes nasales. Como hemos señalado, se encargan de filtrar, humidificar y calentar el aire que entra en la nariz.

De manera normal, el grosor de los cornetes varía a lo largo del día. El hecho es que, en algunas personas, esta zona se hipertrofia, haciendo que el espacio por el que corre el aire se obstruya. Esto sucede, sobre todo, en pacientes que tienen catarros de manera repetida o rinitis alérgica.

Incluso, puede suceder en personas que están respirando de manera continua aire cargado con agentes irritantes. También es frecuente encontrarlo en aquellos que tienen el septo nasal desviado.

Según un estudio del Sistema Sanitario de Navarra, otra indicación de la turbinoplastia sería el síndrome de apnea obstructiva del sueño. Sin embargo, en este caso no hay suficiente evidencia científica de que esta técnica suponga una mejoría a largo plazo.

Podría interesarte: Síndrome de apnea obstructiva del sueño en niños

¿Qué técnicas se emplean en la turbinoplastia?

La turbinoplastia busca reducir el tamaño del cornete que puede estar engrosado a nivel del hueso o de la propia mucosa. Por eso, existen diferentes técnicas para el abordaje. Se puede resecar el hueso, la mucosa o el cornete al completo, aunque esto último no está recomendado.

Para ello, los médicos utilizan variadas tecnologías. En primer lugar, la turbinoplastia se puede hacer con láser. También se utiliza electrocauterio, que es un bisturí electrónico que, mediante el calor que irradia, permite cortar y cauterizar los vasos sanguíneos al mismo tiempo, reduciendo el sangrado.

Otra opción es la radiofrecuencia. Según un estudio realizado por la Universidad de Sevilla, la turbinoplastia por radiofrecuencia es la técnica más efectiva de las que hemos mencionado.

Efectos secundarios de la turbinoplastia

Esta intervención es sencilla, pero no está exenta de riesgos ni de efectos secundarios. Justo después de realizarla, es frecuente que haya algo de dolor en la fosa nasal. En algunos casos, se irradia al resto de la cabeza.

Durante las primeras 48 horas, también es normal que se vomiten coágulos sanguíneos. Se producen porque, durante el procedimiento, la sangre que no se consigue aspirar es tragada por el paciente. Sin embargo, no es preocupante.

En algunas personas es necesario realizar un taponamiento nasal. Esto resulta incómodo y provoca molestias al masticar, dolor de cabeza y sequedad de garganta.

Como en la mayoría de las cirugías, también existe el riesgo de que se produzca una hemorragia en el postoperatorio. En estos casos, la solución puede ser recolocar el taponamiento nasal o revisar la zona para frenar el sangrado.

Apnea del sueño.
En la apnea del sueño se podrían obtener buenos resultados con una turbinoplastia, pero se necesita más evidencia para certificar su eficacia.

Posibles complicaciones

Aunque no es muy frecuente, la turbinoplastia puede causar complicaciones a largo plazo. Una de ellas es la hiposmia. Consiste en que el paciente pierde la capacidad olfativa, lo que suele perjudicar también al sentido del gusto.

Otra complicación es la rinitis atrófica, que es la formación de una especie de costra en el interior de la nariz. Provoca que se vuelva a obstruir la vía respiratoria, como antes de la intervención.

Según un estudio publicado en la Revista de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, una secuela posible es el síndrome de la nariz vacía. También causa obstrucción, aunque aún no se conoce muy bien su mecanismo ni por qué se produce.

Para recordar sobre la turbinoplastia

La turbinoplastia es una técnica novedosa que se realiza para reducir el tamaño de los cornetes inferiores. Está indicada sobre todo en personas con rinitis alérgica o desviaciones del septo nasal. Puede mejorar de manera notable la respiración del paciente, pero al igual que cualquier intervención, también tiene efectos secundarios que hay que considerar.

  • García P, D., Jara O, N., Fernández R, L., & Naser G, A. (2015). Síndrome de nariz vacía. Revista de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, 75(1), 55–60. https://doi.org/10.4067/s0718-48162015000100009
  • Turbinoplastia endoscópica del cornete inferior para el tratamiento de la rinitis crónica hipertrófica no infecciosa: serie de casos. (n.d.). Retrieved August 14, 2020, from http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1608-89212014000200011
  • Del Carmen, M., Peniche, D., & Romero Vilchis, E. (n.d.). Responsabilidad profesional Complicaciones turbinoplastía Caso CONAMED.
  • Gabriel, Martínez-Capoccioni, and Martín-Martín Carlos. "SEPTOPLASTIA Y SEPTORRINOPLASTIA EN LA INFANCIA." ACTUALIZACIÓN EN OTORRINOLARINGOLOGÍA PEDIÁTRICA (2017): 51.
  • Cirugía como tratamiento de la apnea obstructiva del sueño. (n.d.). Retrieved August 14, 2020, from http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1137-66272007000200006
  • Veit, Johannes A., et al. "Three different turbinoplasty techniques combined with septoplasty: prospective randomized trial." The Laryngoscope 127.2 (2017): 303-308.
  • Dąbrowska-Bień, Justyna, et al. "Complications in septoplasty based on a large group of 5639 patients." European Archives of Oto-Rhino-Laryngology 275.7 (2018): 1789-1794.
  • Mohamed, Sally Salah, et al. "laser versus diathermy assisted inferior turbinoplasty." Zagazig University Medical Journal (2019).
  • Barham, Henry P., et al. "Long‐term outcomes in medial flap inferior turbinoplasty are superior to submucosal electrocautery and submucosal powered turbinate reduction." International forum of allergy & rhinology. Vol. 6. No. 2. 2016.