¿En qué consiste una biopsia?

El objetivo de las biopsias es diagnosticar una determinada enfermedad en base al estudio del tejido afectado.

La biopsia es un procedimiento médico durante el cual se extrae una parte de un tejido para examinarlo en laboratorio. Asimismo, se pueden extraer pequeños nódulos o abultamientos completos.

De esta manera, el equipo médico puede analizar el estado de ese tejido para determinar la presencia de ciertas enfermedades. Por tanto, se trata de una técnica médica que interviene en el diagnóstico de algunas patologías.

Por otra parte, según de la localización del tejido a extirpar, se puede aplicar o no anestesia a los pacientes. Asimismo, se pueden utilizar agujas finas para extraer la muestra (percutáneas) o se puede llevar a cabo una intervención quirúrgica para ello.

También se pueden usar otras técnicas médicas a fin de realizar la biopsia de la manera más eficaz posible. Por ejemplo, imágenes por ultrasonido, rayos X, TAC (Tomografía Axial Computarizada) o RMN (Resonancia Magnética Nuclear).

Gracias a ellas, el equipo médico puede guiar el instrumental fácilmente dentro del individuo porque puede ver su interior a tiempo real.

Tipos de biopsia

Tipos de biopsia

Podemos diferenciar distintos tipos de biopsia en función del objetivo final de la práctica:

  • Determinar si el tejido del paciente es benigno (no desarrolla cáncer) o maligno (se ha convertido en cáncer).
  • Analizar el origen o causa de una infección o de una alteración de carácter inmunológico.
  • Evaluar la compatibilidad entre los tejidos del donante y del receptor antes del trasplante. Asimismo, se puede llevar a cabo para detectar posibles rechazos tras la intervención quirúrgica.

Asimismo, podemos diferenciarla en función de la localización donde se lleve a cabo la prueba:

  • Dentro del abdomen. Se utiliza para determinar si un tumor (puede encontrarse dentro del tejido adiposo) es benigno o maligno.
  • En los huesos. Por norma general, se lleva a cabo para detectar posibles infecciones o cáncer de los huesos. También se puede realizar una biopsia de la médula espinal a fin de detectar algún subtipo de cáncer que afecte a la sangre. Por ejemplo, la leucemia.
  • De los pechos. Asimismo, se lleva a cabo para analizar pequeños nódulos o abultamientos.
  • Del endometrio o revestimiento interno del útero. Se realiza para encontrar la causa de problemas en el periodo menstrual o para identificar un posible cáncer de la zona.
  • De los riñones. Se utiliza tanto para comprobar si existe un rechazo de trasplante de riñón como para encontrar la causa de la inflamación de estos órganos. Asimismo, se puede realizar para detectar posibles tumores en la región analizando nódulos en ellos.
  • En los nódulos linfáticos. Es realizada para determinar el desencadenante de una agrandamiento anormal de los mismos.
  • Del hígado. Es usada para estudiar un posible rechazo del trasplante y para identificar enfermedades hepáticas. Por ejemplo la cirrosis o los distintos subtipos de hepatitis.
  • De la glándula tiroides. Se examinan los pequeños nódulos que se puedan haber formado en ella.
  • En un músculo. Se utiliza para detectar posibles infecciones u otras patologías dentro de este tejido.
  • De un nervio. Se busca la causa de la inflamación de un nervio o el grado de su deterioro en el transcurso de una patología.
  • De la piel. Se analiza un área que ha aumentado su tamaño en un periodo reducido de tiempo para determinar si existe un cáncer de esa región.
  • Dentro de los testículos. Es utilizada tanto para analizar pequeños nódulos en ellos como para estudiar la causa de la infertilidad del paciente.
  • De los pulmones. También es llevada a cabo para analizar pequeñas abultamientos o nódulos próximos a estos órganos.

Ver también: 8 síntomas iniciales de cáncer de garganta que no debes ignorar

Preparación para la biopsia

Preparación para la biopsia

Antes de la realización de esta prueba médica es posible que el equipo médico le aconseje no consumir comida o bebida horas antes de la práctica. Asimismo, las dosis de su medicación habitual o suplementos deben ser ajustadas por ellos.

Por otra parte, siempre es necesario avisar antes de la realización de la prueba si padecemos alguna enfermedad o si hay sospecha de embarazo. En general, es un procedimiento sencillo que no requiere extremar las medidas de precaución.

Te recomendamos leer: Una biopsia líquida permitirá detectar tumores cerebrales

Efectos secundarios de la biopsia

Efectos secundarios de la biopsia

Los efectos no esperados de esta prueba no suelen ocurrir de manera frecuente y los más comunes son:

  • Hemorragias internas
  • Infecciones en el tejido alterado
  • Heridas internas debidos a cortes durante la intervención quirúrgica
Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar