¿Cómo construir una gran relación con tu pareja?

Katherine Flórez · 4 junio, 2017 · Última actualización: 4 febrero, 2019 4 febrero, 2019
En una relación de pareja puede haber aspectos en los que no se coincida, por lo que habrá que hacer concesiones por ambas partes, siempre desde el respeto y el cariño

La relación de pareja está llena de dificultades y retos que hay que superar día a día para lograr esa estabilidad y compenetración que todos anhelan.

Para comenzar, todos los seres humanos sabemos, a priori, que la perfección en sí misma no existe.

Por lo tanto, encontrar otros individuos completamente perfectos a través de la vida se hace prácticamente imposible, también el terreno sentimental.

Sin embargo, una vez se entra en una relación estable de pareja, el viaje marca un punto de partida muy interesante. Así, el objetivo primordial de esta unión se centra en construir una gran comunión.

La meta es entonces conseguir una relación llena de imperfecciones, pero con la madurez necesaria para saber encontrar solución a los problemas y vivir en paz.

El problema de la pareja

El problema de la pareja

Diferentes industrias se encargan de vender una imagen distorsionada de lo que en realidad es una relación de pareja.

Las series, novelas y películas presentan una imagen irreal de las relaciones. Las historias cliché imperan y, a la larga, entorpecen la idea de muchas personas sobre las relaciones.

John Kim, terapista de parejas, asegura que si buscas la perfección te llevarán muchas decepciones y llevaras una vida solitaria.

Además, Kim advierte que el concepto de perfección cambia con los años. Lo que es perfecto a los 20 puede no serlo a los 40.

Visita este artículo: Hábitos para tener una pareja feliz

Una solución en pareja

A continuación expondremos una serie consejos que ayudarán de excelente forma a establecer una sana convivencia con aquella persona especial elegida para acompañarnos a través de la vida

1. Acercarse físicamente

Pareja-enamorada-uno-enfrente-del-otro

El contacto físico es uno de los factores más determinantes a la horade lograr una relación sana con la pareja.

El lenguaje corporal debe ser acorde al nivel de confianza entre ambas personas, siempre y cuando se realice de manera adecuada.

En primer lugar se encuentra el respeto. Si la otra persona no se encuentra dispuesta a recibir ningún tipo de contacto, lo más adecuado es no forzarla.

La práctica más reconfortante en cuanto al acercamiento físico es la de los abrazos. Uno solo puede transmitir confianza, alegría y subir el estado de ánimo en caso de haber ocurrido algo poco grato.

2. Prestar atención

Este es quizá un consejo bastante cliché en cuanto a lo de relaciones de pareja se refiere. Sin embargo, es uno de los factores que más debe tenerse en cuenta a la hora de tratar con otra persona.

Se debe prestar atención a las señales. Debemos tener en cuenta el lenguaje verbal y no verbal ya que, en muchas ocasiones, algunas personas no suelen contar lo que les sucede.

Así, partiendo de tal apreciación, se pueden lograr cosas asombrosas.

¿Quieres conocer más? Lee: Te amo, pero no te necesito

3. Trabajar en equipo

Pareja

Muchos suelen afirmar que las relaciones de pareja son como una empresa, partiendo de la idea del esfuerzo.

Esto quiere decir que, cuando ambos trabajan por un objetivo en común, se consiguen grandes resultados. De lo contrario, se cae.

De la misma forma funcionan las relaciones, si uno de los dos se esfuerza y el otro no, lo más probable es que la pareja no funcione y termine rompiéndose.

Por ende, en todas las responsabilidades relativas a la relación ambas personas deben hacer un esfuerzo de equipo para llevar las cosas lo más sano posible.

Sin importar a qué campo de la relación se aplique,  ya sea sea cocinando, llevando las cuentas y otro tipo de responsabilidades, compartir las tareas hace de la relación una práctica sana y fortalecida.

4. Discutir con respeto

A través del tiempo el concepto de la palabra discutir se ha tergiversado. Tanto que incluso es considerada como una señal negativa, como pelea sin base y con mala energía.

No obstante, esta hace referencia a todo lo contrario. Discutir significa emplear argumentos para defender una postura o una idea, siempre y cuando haya respeto.

Este es uno de los consejos más importantes a la hora de conseguir una relación estable y grandiosa.

Siempre se debe tener en cuenta que, siendo dos individuos, habrá puntos de vista diferentes. Por ello se deben respetar y, sobre todo, saber exponerlos por medio de una sana discusión.