Consume cúrcuma y mejorarás la salud de tu hígado.

En el estudio experimental, en los pacientes tratados con cúrcuma se observó un descenso de los niveles de alanina aminotransferasa, que indica la presencia de un posible daño hepático

El hígado es un órgano muy importante en nuestro cuerpo, ya que él es el que se encarga de absorber todas las toxinas ingeridas por nosotros, lo que hace que nuestro organismo se mantenga equilibrado y sano.

Un estudio reciente reveló que una especia muy importante de la cultura oriental beneficia enormemente la salud del hígado. La cúrcuma, proviene de la raíz de la planta “Cúrcuma”, y es muy utilizada en las cocinas de todos los países orientales, ya que posee propiedades que le dan color y un gran sabor a las comidas servidas en dichos lugares.

A esta planta no se la debe confundir con una ya existente en India; el nombre del espécimen de India es sello de oro, conocido también como “cúrcuma india”

Cúrcuma en la medicina natural

Por miles de años, las plantas y sus derivados se han utilizado como alternativa para mejorar la salud del cuerpo en general, por lo que la utilización de la cúrcuma como recurso medicinal ha dado grandes resultados haciéndole contra a enfermedades muy peligrosas, como por ejemplo la hepatitis.

En la cúrcuma existe una molécula que la compone completamente, su nombre es “Curcumina”, que puede ser utilizada como colorante para los alimentos o para algunos cosméticos. En la cultura asiática, siempre se ha recurrido al polvo de la cúrcuma para aliviar dolores frecuentes como malestar estomacal, dolor en las articulaciones producido por la artritis, y hasta para revertir los efectos de la baja energía.

¿Cuál es la eficacia de la cúrcuma?

Uno de los estudios realizados para comprobar la eficacia de la cúrcuma, invitó a más de 60 adultos con niveles elevados de ALT (alanina aminotransferasa) en el torrente sanguíneo. Esta enzima se produce cuando el hígado está muy hinchado, por lo que actúa como un detector de enfermedades que pueden atacarle, tales como la hepatitis C, u otras condiciones que hagan producir niveles elevados de esta sustancia.

Higado Graso

Los investigadores del caso les pidieron a algunas personas participantes del análisis que consumieran durante doce días tres gramos de polvo de cúrcuma fermentada o de un placebo después de cada comida.

Al comparar al grupo que estaba siendo tratado con el polvo de cúrcuma junto al otro que no consumió ningún medicamento durante doce días, se demostró que el grupo que ingirió esta sustancia poseía unos niveles supremamente bajos de ALT (alanina aminotransferasa), sustancia indicadora de un potencial daño hepático.

Curcuma

No obstante, la cúrcuma no inhibió del todo algunos de los indicadores de la enfermedad de la hepatitis C, tales como los lípidos, la bilirrubina total, y la gamma-glutamil transferasa (GGT). Por lo que se confirma el hecho de que la cúrcuma sólo mejora las condiciones de no padecer esta deplorable enfermedad, así que sólo se utiliza esta raíz con la intención de ayudar un poco al organismo.

Te puede gustar