5 razones por las que consumir agua de berenjena con limón

Valeria Sabater·
14 Septiembre, 2020
El agua de berenjena con limón puede ayudarte a sustituir los refrescos y demás bebidas industriales que solo te aportan una gran cantidad de azúcar y sodio.

El agua de berenjena con limón es una de esas bebidas naturales y refrescantes que han surgido en los últimos años como alternativas saludables a las bebidas comerciales. 

En vista de que cada vez las personas tomas mayor conciencia acerca de lo perjudiciales que son las bebidas comerciales, surgen más propuestas como estas que, si bien a simple vista parecen combinaciones extrañas, luego resultan ser gustosas.

El agua con berenjena y limón es un complemento sano del que podemos valernos cuando tenemos antojo por beber algo fresco, distinto del agua y demás bebidas de consumo habitual (café, té, zumos de frutas, batidos etc.).

Hay quienes consideran que esta bebida ayuda a reducir la grasa abdominal y promover la pérdida de peso. Sin embargo, al llegar a este punto es necesario aclarar que, por sí sola, ninguna bebida puede brindar tales beneficios. Ni siquiera por ser natural.

Hay que aprovechar las bebidas saludables, sí. Pero también hay que mantener buenos hábitos de vida, sobre todo en lo que respecta a la alimentación y el ejercicio. De lo contrario, difícilmente podremos apreciar buenos resultados.

A continuación te daremos 5 razones para que le des una oportunidad al agua con berenjena y limón.

1. Un agua ligera, pero con potencial

Según datos de la Fundación Española de la Nutrición (FEN), la berenjena es un alimento rico en proteínas y flavonoides. Concretamente, en la piel contiene una antocianina, la nasunina, con acción antioxidante.

Si bien queda estupenda en diversas recetas, al cocerla en agua, podemos aprovechar el líquido para elaborar una buena bebida refrescante. 

Según creencias populares, la mayoría de aguas con las que hervimos verduras como zanahorias, coles o pimientos, contienen minerales y fitonutrientes que podrían favorecer la digestión, la expulsión de líquidos retenidos y la pérdida de peso.

Descubre: Alimentación saludable y ejercicio, la combinación perfecta

2. Agua de berenjena con limón, un diurético natural

Berenjena
Para que la berenjena no se oxide es conveniente rociarle un poco de zumo de limón y una pizca de sal.

La berenjena contiene un 90 % de agua, lo que la convierte en un alimento con propiedades diuréticas. Al mismo tiempo, su bajo contenido en potasio (5 %) la coloca entre las hortalizas recomendadas por la fundación para la diabetes en casos de nefropatía.

Consumir agua de berenjena con limón nos ayudaría a reducir la hinchazón abdominal y expulsar líquidos retenidos.

3. ¿Para reducir el colesterol?

Según creencias populares, el agua de berenjena con limón podría ayudar a reducir el colesterol malo. Sin embargo, no existe evidencia científica que respalde esto.

La idea detrás de esta creencia es que, dado el contenido de antioxidantes del limón y la berenjena, podrían contribuir con la salud de todo el sistema cardiovascular. 

Descubre: Guía para el cuidado del colesterol

4. Ayuda a saciar el apetito

En el agua de berenjena con limón no hay grasa. Sin embargo, se dice que sus fitonutrientes tienen un efecto saciante muy positivo, con lo cual, ayuda a controlar la ansiedad por comer.

5. Cuidarás del hígado

Por otra parte, según creencias, el agua de berenjena con limón puede contribuir con la salud hepática, por los antioxidantes que aportarían sus dos ingredientes principales.

Descubre: ¿Beber agua tibia de limón cada mañana brinda beneficios?

Receta del agua de berenjena con limón

Agua de berenjena con limón

Ingredientes

  • 1 litro de agua.
  • 1 berenjena.
  • El jugo de 1 limón.
  • Opcional: zumo de arándanos azules (para darle color a la bebida)

Preparación

  • En primer lugar puedes aprovechar la cocción de las berenjenas para quedarte con el agua resultante. Una vez la tengas, añade el jugo de un limón. Muy fácil.
  • El otro modo también es muy sencillo. Basta con lavar la berenjena, cortarla a rodajas y llevarlas a una jarra de agua. Deja que estén a remojo toda la noche, y, al día siguiente, quédate solo con el agua.
  • Añade el jugo de un limón y… listo.
  • Consume con moderación.

Recuerda que puedes consumir esta bebida natural como sustituto de aguas saborizadas, refrescos, tés comerciales y afines. Pero nunca como sustituto de una comida principal o el tratamiento farmacológico que te hayan pautado.