Beneficios de consumir almendras remojadas

Valeria Sabater·
19 Diciembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas al
24 Diciembre, 2018
Las almendras remojadas son más fáciles de digerir y pueden ayudar a mantener un buen tránsito intestinal, dentro de una dieta saludable. Sin embargo, no debemos limitarnos a consumirlas de esta forma, podemos aprovecharlas de diversas maneras.
 

Es posible que alguna vez hayamos escuchado decir que comer un puñado de almendras al día puede ayudarnos a mantener la salud del cerebro. Esto puede ser porque en la India se ha considerado que este alimento estimula el desarrollo cerebral en la infancia y, además, ayuda a mantener la claridad del pensamiento.

A continuación, veremos con mayor detalle la composición de las almendras, sus posibles aportes a la salud y qué beneficios podrían brindar cuando se consumen remojadas.

Comer almendras, un pequeño gesto con un gran potencial

almendras remojadas

Por sí solo, comer un puñado de almendras al día no hace que nuestra salud se mantenga siempre óptima. Sin embargo, este simple hábito sí tiene potencial para ayudarnos a mantener una dieta más saludable.

 

Al elegir comer un puñado de almendras naturales, en vez de una bolsa de fritos, golosinas estaremos evitando los perjuicios que conllevan este tipo de comestibles, y no solo en términos de sobrepeso y obesidad.

Si incorporamos alimentos tan saludables como este a nuestra dieta, en cantidades moderadas, podremos brindarle al organismo parte de los nutrientes que necesita para funcionar correctamente.

La Fundación Española de la Nutrición indica que las almendras son fuente de: proteínas, ácidos grasos monoinsaturados, ácidos grasos insaturados, fibra, calcio, fósforo, magnesio, hierro, zinc, potasio, vitamina E, riboflavina, tiamina, niacina y folatos.

Descubre: Aportes a la salud de los frutos secos según la ciencia

Posibles aportes de las almendras remojadas

Según algunas creencias, para aprovechar al máximo todos los nutrientes de las almendras, debemos dejarlas en remojo durante toda una noche, antes de comerlas.

Al remojarlas, podemos eliminar con mayor facilidad esa cáscara marrón que la recubre y que, a su vez, actúa como inhibidora de las enzimas naturales de la propia almendra. Además, conseguimos que se suavicen y sean más fáciles de masticar y digerir.

 

Se cree que consumiendo 5 almendras remojadas (o no) al día, se puede:

  • Potenciar la memoria
  • Mejorar la salud de la piel
  • Mantener un peso saludable
  • Facilitar el proceso de digestión
  • Obtener cierta cantidad de nutrientes como: la vitamina E, el zinc, el calcio, el magnesio y también los ácidos grasos esenciales omega 3.

Apoyan la salud cardiovascular

Corazón sano, vida extensa

Algo que todos sabemos es que el fruto seco más recomendable para cuidar del corazón son las nueces. Sin embargo, las almendras resultan igual de beneficiosas. Las almendras nos ayudan a reducir la lipoproteína de baja densidad (LDL, o colesterol «malo»).

Comer 5 almendras remojadas al día nos ayudará a aprovechar mucho mejor sus minerales y antioxidantes para cuidar de las venas y arterias, favorecer la circulación sanguínea y optimizar la salud del revestimiento de las arterias.

 

Nutren la piel

Grupo de distintas vitaminas.

Se dice que las almendras remojadas son una buena fuente de antioxidantes (en especial, la vitamina E). Esta vitamina aparece ante todo cuando se le retira a la almendra esa piel marrón que la reviste.

Descubre: Los mejores consejos para tener una piel radiante

Tratamiento de belleza con almendras remojadas

piel

Las almendras remojadas también pueden utilizarse para elaborar una mascarilla para cuidar la piel y darle un mimo extra de vez en cuando.

Una vez hayan pasado toda la noche en remojo, podemos pasarlas por una picadora para obtener una pasta homogénea. Esa pasta podemos utilizarla como una mascarilla natural que podemos aplicar y dejar actuar durante 20 minutos.

 

Se considera que con este tratamiento natural, mejorará el tono de nuestra piel, recuperaremos el brillo perdido y aceleraremos además, la formación de nuevas células, por el aporte de nutrientes.

Nota final

Las almendras remojadas pueden ser un buen complemento para la dieta. Sin embargo, no debemos limitarnos a consumirlas solamente de esta forma. Para poder mantener la variedad, es recomendable que optemos por distintas formas de consumir las almendras: al natural, remojadas, en batidos, en ensaladas, en postres, etcétera.

 
  • Nutrición. (2017). Archivos de Bronconeumologia. https://doi.org/10.1016/S0300-2896(17)30365-4.

  • Benítez Rubio, M. R., & Medranda De Lázaro, I. (2007). Minerales y vitaminas. Pediatria Integral. https://doi.org/10.1016/j.jhydrol.2017.02.036.

  • Carcamo, G. I., & Mena, C. P. (2006). Alimentación saludable. Horizontes Educacionales. https://doi.org/10.1002/14651858.CD000371.pub6.