¿Consumir un diente de ajo a diario tiene beneficios?

Valeria Sabater·
08 Mayo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas al
20 Abril, 2020
Uno de los compuestos del ajo más mencionados ha sido la alicina, a la cual se le llegaron a atribuir todo tipo de propiedades.

Es posible que alguna vez hayamos oído mencionar que, para prevenir ciertas enfermedades (sobre todo de tipo cardiovascular), es recomendable consumir un diente de ajo a diario y, de ser posible en ayunas. Ahora bien, ¿por qué se dice esto? ¿Es realmente eficaz el truco? Veámoslo a continuación.

El ajo es un alimento muy común que ofrece mucho a nivel gastronómico. Ayuda a realzar el sabor de diversas preparaciones y a darles ese gusto exquisito que nunca está de más disfrutar en la mesa.

A lo largo de la historia, el ajo no solo se ha incorporado a recetas de comidas, sino también a remedios, y con frecuencia, se ha llegado a creer que por su fuerte aroma y sabor, tiene propiedades medicinales. 

El ajo tiene buen potencial, pero no es ‘poderoso’

No solo el aroma y el gusto del ajo han hecho pensar que este alimento pueda tener propiedades medicinales. En diversos momentos, se ha considerado que posee varios compuestos capaces de prevenir y curar infecciones fúngicas y enfermedades cardiovasculares.

En líneas generales, al ajo se le han atribuido varias propiedades, antibacterianas, antiinflamatorias, antifúngicas y antioxidantes. Y desde hace algunas décadas, todas estas han estado asociadas al contenido de alicina del alimento.

El ajo no es un alimento antibiótico.
El ajo es un alimento que forma parte de la lista de los supuestos antibióticos naturales.

Sus propiedades antibacterianas

Desde hace varias décadas se ha comentado que la la alicina podría tener potencial antibacteriano. Sin embargo, tal efecto se ha observado en el laboratorio, en circunstancias concretas (in vitro).

En un estudio publicado en la Revista Eureka sobre Enseñanza y Divulgación de las Ciencias en el año 2011, se hizo un se ensayo (in vitro) para analizar la propiedad antimicrobiana de este alimento frente a bacterias presentes en la superficie de la piel.

En dicho estudio, si bien se llegó a la conclusión de que el ajo puede considerarse como un ‘antibiótico vegetal’, hay que tener en cuenta que sus propiedades varían en función de varios factores (si está entero, machacado, fresco, sometido a una temperatura, el tipo de hongo que ha infectado la piel, etc.).

Es importante aclarar que aún cuando se hayan observado efectos positivos en este y otros estudios de laboratorio, no se ha demostrado que el ajo sea más efectivo que los fármacos. Por ello, se plantea como complemento al tratamiento médico, no como cura para las infecciones como tal.

¿Hasta dónde llega su eficacia?

En una revisión sobre los efectos cardiovasculares del ajo, se aclara lo siguiente:

  • No hay consenso en cuanto a la dosis mínima requerida para obtener cambios beneficiosos.
  • Dada la pérdida producida durante la preparaciones térmicas y culinarias en compuestos químicos activos, se aconseja tomar el ajo crudo o en preparaciones específicas.
  • Es importante tener presente que la U. S. Food and Drug Administration no ha aprobado el ajo (ni los productos derivados del mismo) como agentes reductores del colesterol.
  • En vista de todo lo anterior, se considera que lo más recomendable incluir ajo, en cantidades moderadas, dentro de una dieta equilibrada.
  • La falta de consenso sobre la evidencia hallada en los distintos estudios realizados pone en evidencia la necesidad de seguir realizando investigaciones en torno al ajo y sus propiedades.

De momento, no está demostrado que comer un diente de ajo al día ayude a ‘fortalecer’ el sistema inmunitario, cure o prevenga enfermedades, desinfecte o ayude a ‘desintoxicar el cuerpo’.

El ajo, en sí mismo, no es una solución o un método preventivo infalible contra las enfermedades. Por ello, consumir un diente de ajo (o cuatro) al día, en ayunas para mejorar la salud cardiaca, prevenir infecciones o tratar la anemia, no supone un aporte significativo.

¿Qué hay que tener presente?

  • Hay ciertos componentes del ajo que pueden tener un potencial que brinde beneficios a la salud. 
  • Existe falta de consenso sobre cuales son las dosis y las formas o presentaciones más adecuadas de dichos componentes. Por ello, se desconoce si el consumo de un diente de ajo a diario puede brindar beneficios significativos.
  • Es necesario que se realicen más investigaciones al respecto.
  • Uno de sus compuestos (la alicina) sí ha resultado tener un efecto antibiótico en caso de infección por hongos (Candida albicans). Ojo, eso no quiere decir que en casa pueda utilizarse el ajo de cualquier manera para tratar esta infección, sino que tiene potencial para ello y que podrían desarrollarse fármacos para mejorar el tratamiento ya existente.

Te interesa: Remedios caseros para tratar la candidiasis oral: una revisión

El ajo es una buena opción dentro de una dieta equilibrada

La pizza casera puede llevar ajo.
El ajo es un ingrediente que forma parte de las recetas de pizzas caseras.

Además de alicina, el ajo contiene un rango interesante de vitaminas del grupo B y vitamina C, así como diversos oligoelementos como calcio, hierro, magnesio, fósforo, sodio o zinc. Sin embargo, esto no lo convierte en un superalimento, sino en una opción recomendable, dentro de un estilo de vida saludable.

En conclusión, el ajo es un alimento que podemos incorporar a la dieta, como cualquier otro. Podemos disfrutar del sabor que le da a las comidas y considerarlo un ingrediente capaz de brindarnos múltiples recetas deliciosas.

Ahora, considerarlo un superalimento, un sustituto para una comida o un tratamiento pautado por el médico, no es recomendable, ya que aún hace falta esclarecer varios puntos en torno a su eficacia.

  • Bongiorno, P. B., Fratellone, P. M., & LoGiudice, P. (2008). Potential health benefits of garlic (Allium sativum): a narrative review. Journal of Complementary and Integrative Medicine, 5(1).
  • Tsai, C. W., Chen, H. W., Sheen, L. Y., & Lii, C. K. (2012). Garlic: Health benefits and actions. BioMedicine, 2(1), 17-29.