Razones por las que debes consumir uvas pasas por la mañana

Valeria Sabater · 13 noviembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la nutricionista Eliana Delgado Villanueva el 11 marzo, 2019
Las uvas pasas pueden ayudarnos a endulzar nuestro tazón de avena por las mañanas y darnos ese empujón de energía para comenzar la jornada.

Las uvas pasas son un ingrediente muy común en la repostería, confitería y panadería. Sin embargo, se puede aprovechar en otros tipos de preparaciones, como platos de arroz con pollo agridulce, quinoa y vegetales, yogures con cereales, etcétera. Ciertamente, son muy versátiles en la cocina.

Adicionalmente, son un alimento que puede ayudarnos a darle un toque dulce a nuestras comidas, sin tener que recurrir al azúcar o a los edulcorantes. Y por si fuera poco, también pueden tomarse como una golosina.

Razones para consumir uvas pasas

De acuerdo con la Fundación Española de la Nutrición, las uvas pasas son ricas en hidratos de carbono y fibra y pueden brindar cierta cantidad de calcio, fósforo, sodio y hierro.

Los expertos de la FEN también indican que por cada 100 gramos de porción comestible, se obtiene aproximadamente 256 kilocalorías (este alto valor calórico se debe a que su contenido de agua se redujo durante el proceso de secado).

También contienen potasio, niacina y provitamina A, sustancias necesarias para el buen funcionamiento de todo el organismo.

1. Aportan energía

Limpieza-y-desintoxicación-con-uvas-pasa

Por su dulzor y por su composición nutricional, las uvas pasas pueden ayudarnos a obtener ese «empujón» energético que necesitamos para empezar el día.

  • Y dado que contienen niacina, su ingesta regular puede contribuir con la salud del sistema cardiovascular.
  • Por su contenido de hierro, se considera que pueden ayudar a prevenir la anemia, siempre y cuando se incluyan dentro de una dieta balanceada.
  • También contienen magnesio, un mineral esencial para la salud del aparato óseo y muscular.

Nota: las pasas son muy ricas en carbohidratos, por ende, es recomendable consumirlas por la mañana o bien, antes de realizar actividad física. Así se podrían evitar los clásicos bajones de media mañana y evitar el consumo de café, por ejemplo.

2. Ayudan a mejorar el tránsito intestinal

Dado que son ricas en fibra, las uvas pasas ayudan a regular el tránsito intestinal y, a su vez, prevenir el estreñimiento. ¡Combínalas con piezas de fruta enteras, como la manzana y disfruta de una buena salud intestinal!

3. Buenas para la salud ósea

Te gustará saber que las uvas pasas, al igual que los higos secos, contienen calcio. Si te animas a añadir un puñadito de uvas pasas en un yogur natural (sin azúcar), obtendrás unas adecuadas reservas de calcio para cuidar de tu salud ósea.

  • Además, estos frutos secos son también una de las mejores fuentes de boro, un micronutriente que no puede faltar en tu dieta. Tanto es así, que el boro es vital para una buena formación y cuidado óseo, y para ayudarnos a absorber el calcio mucho mejor.
  • Por otro lado, tal y como hemos señalado con anterioridad, este fruto seco también contiene una buena cantidad de potasio. El potasio es otro nutriente esencial que nos permite luchar contra la osteoporosis y la degeneración de las articulaciones asociada a la edad.

Descubre: ¿Por qué debemos comer frutas a diario?

4. Podrían ayudar a combatir la hipertensión

Las uvas pasas te ayudarían a reducir la presión arterial y mantener la salud de tu corazón.

  • Algo que es cierto y que debemos tener claro desde el principio es que las uvas pasas contienen glucosa. De ahí, que la clave de sus beneficios esté en el consumo regular, pero siempre moderado.
  • Si tomamos, por ejemplo, un puñado (unos 25 g) de uvas pasas al día, te beneficiarás de su alto nivel de potasio, muy adecuado para reducir la tensión de los vasos sanguíneos y regular la presión arterial.
  • Asimismo, la fibra dietética de las pasas cuidaría de la bioquímica de los vasos sanguíneos a la vez que reduce su rigidez.

Nota final

Las uvas pasas pueden ser una buena opción para tu día a día, pero no te limites a ellas. Mantén una dieta variada y equilibrada, para no aburrirte y, al mismo tiempo, brindarle a tu organismo todo lo que necesita para estar sano, enérgico y bien dispuesto para las actividades del día a día.