El consumo de aspirina podría reducir el riesgo de melanoma

Es muy importante que prestemos atención a nuestros lunares y acudamos al médico si cambian de forma o color, o si aparece alguno nuevo

El cáncer de piel constituye uno de los tipos de cánceres más peligrosos, agresivos y mortales que pueden afectar a la humanidad. Tanto hombres como mujeres pueden desarrollar esta enfermedad, que se produce principalmente por la sobreexposición sin protección a la radiación ultravioleta del sol, la cual ocasiona daños graves en la parte interna y externa de la piel.

Desde hace algunos años se vienen realizando diferentes investigaciones relacionadas con este tema, que tienen como fin encontrar factores que influyan en la aparición de la enfermedad, así como posibles métodos de prevención. Un reciente hallazgo publicado en la revista científica Cáncer reveló que hay una posible relación entre el consumo de aspirina y una disminución del riesgo de melanoma.

Según esta investigación, en la que participaron mujeres norteamericanas, esa famosa pastilla, que quizá es la más consumida en todo el mundo, puede tener otros beneficios en el organismo, además de los que ya se conocen desde hace muchos años.

¿Qué es el melanoma?

¿Qué-es-el-melanoma

El melanoma es el tipo de cáncer de piel más agresivo debido a su capacidad de generar metástasis. Con frecuencia, uno de los primeros síntomas que alertan de esta enfermedad es un cambio de tamaño, forma, color o textura de un lunar. Así mismo, puede aparecer como un lunar o mancha nuevo en la piel, casi siempre de un aspecto desagradable y anormal.

Este cáncer no es tan común como otros tipos de cáncer en la piel, pero en los últimos años han incrementado los diagnósticos de esta enfermedad. Se cree que el principal motivo es la exposición directa a los rayos UV, que cada vez tienen más impactos negativos sobre la salud.

¿Qué tiene que ver la aspirina en todo esto?

¿Qué-tiene-que-ver-la-aspirina-en-todo-esto

La aspirina parece una solución prometedora en la prevención del melanoma. Así lo han indicado las conclusiones extraídas del estudio llevado a cabo con mujeres de edades comprendidas entre 50 y los 79 años, a quienes se les investigó el tipo de medicación que tomaban, así como la dieta y la actividad física. Después de hacerles un seguimiento durante 12 años, los científicos determinaron que el consumo continúo de ácido acetilsalicílico puede reducir hasta 21%  el riesgo de sufrir un proceso tumoral en la piel, porcentaje que aumenta a medida que se incrementa el tiempo de consumir aspirina diariamente.

El efecto principal de este medicamento es atribuido a su acción antiinflamatoria, capaz de inhibir las enzimas  COX1 y COX2, fundamentales en la respuesta inflamatoria, evitando el efecto mutagénico inducido por la radiación ultravioleta.

¿Una aspirina al día puede prevenir el cáncer de piel?

¿Una-aspirina-al-día-puede-prevenir-el-cáncer-de-piel

Aunque los resultados de esta investigación dieron una conclusión alentadora en cuanto al consumo de aspirina y la reducción del riesgo de padecer cáncer de piel, es muy importante tener en cuenta que faltan más pruebas científicas para llegar a afirmar que esto es del todo cierto. Recomendar tomar una aspirina diaria para prevenir el cáncer de piel no es una opción, puesto que se requieren más estudios para confirmar su efectividad; además, cabe recordar que  la aspirina tiene efectos secundarios en la salud, como  la posibilidad de producir úlceras y hemorragias intestinales, entre otros problemas.

 

No obstante, existen algunas recomendaciones que pueden disminuir el riesgo de padecer melanoma o cualquier otra forma de cáncer de piel:

  • Evitar la sobreexposición al sol: Los rayos UV tienen un efecto negativo en la piel, que a largo plazo puede causar lesiones en el ADN que se traducen en mutaciones sucesivas dando lugar a la aparición de tumores.
  • Utilizar protector solar: Como en muchos casos es inevitable la exposición al sol, es muy importante utilizar un buen protector solar que cumpla con las necesidades de cada tipo de piel. Este producto reduce el impacto solar sobre la piel, previene quemaduras y otras alteraciones.
  • Evitar las prácticas de bronceado: Tanto en cámara de bronceado como directamente al sol, este tipo de prácticas tienen un impacto negativo en la piel, que puede hacerse evidente con los años.
  • Preste atención a sus lunares: Por último, y no menos importante, se recomienda examinar la piel regularmente para identificar si hay alguna alteración en los lunares existentes, o si han aparecido nuevos con formas irregulares. Si tienes algún lunar de apariencia extraña, lo ideal es consultar al médico para examinarlo minuciosamente y determinar si representa algún riesgo.