El consumo de té verde y té negro reduce el riesgo de accidente cerebrovascular

Valeria Sabater 27 noviembre, 2015
El té negro es rico en polifenoles, que protegen las células contra los radicales libres, mientras que el verde, gracias a sus antioxidantes, nos permite controlar los niveles de colesterol

Si te declaras como un fiel amante de las infusiones y los tés en general, esta noticia te va a gustar. Estudios recientes nos revelan que el consumo regular de té verde y té negro reduce el riesgo de ictus y otros accidentes cerebrovasculares.

La clave, como siempre, está en el equilibrio. No se trata de consumir muchas tazas al día. Bastaría con una taza de té negro por la mañana y otra de té verde por la tarde para poder disfrutar de sus maravillosos efectos para nuestra salud.

Hoy en nuestro espacio te invitamos a descubrir todo lo que pueden hacer por ti estos tipos de tés tan tradicionales en la cultura oriental.

El té verde y el té negro reducen en un 20% el riesgo de ictus

El estudio se llevó a cabo en el Centro nacional cerebral y cardiovascular de Japón. Se trata de un trabajo meticuloso que ha durado cerca de 13 años y mediante el cual se ha hecho un seguimiento de 83 269 personas.

Según el director de este estudio, el doctor Yoshihiro Kokubo, los resultados son esperanzadores. En ocasiones, hacer un pequeño cambio en nuestro estilo de vida como introducir una taza de té verde y té negro en nuestra dieta puede evitarnos muchos problemas de salud.

Descubre los 15 mejores diuréticos naturales

Veamos los resultados de este interesante trabajo:

  • Los participantes en el estudio tenían entre 45 y 74 años.
  • Se dividieron en dos grupos. Por una parte, los que eran asiduos consumidores de té verde y té negro, y por otra, los que no lo eran.
  • Se descubrió que, efectivamente, los que bebían entre dos y cuatro tazas de té verde y té negro tenían un 20 por ciento menos de posibilidades de sufrir accidentes cerebrovasculares frente a quienes no consumían esta bebida.
  • Resultó interesante comprobar, además, que las personas que bebieron al menos una taza de café o dos tazas de té verde o té negro al día, tenían un 32 por ciento menos de riesgo de sufrir alguna hemorragia intracerebral.
  • También se vio que, de media, las personas que acostumbraban a consumir té verde y té negro, solían llevar estilos de vida más sanos, lo cual también explicaría el menor riesgo de enfermedad cerebrovascular.
Protegen-el-cerebro

¿Qué explica esta relación entre té verde y té negro y una mejor salud cerebral?

Los médicos nos indican que lo más interesante del trabajo fue comprobar cómo las personas que consumían una taza de café en su desayuno y té verde o té negro por la tarde tenían, por lo general, una mejor salud cardiovascular.

  • Esto se explicaría en los tradicionales beneficios de estas bebidas naturales para evitar la formación de coágulos. Tanto el té verde como el té negro son ricos en catequinas, las cuales nos aportan un poderoso efecto antioxidante y antiinflamatorio.
  • El té verde y el té negro aumentan la capacidad antioxidante del plasma y los efectos antitrombogénicos.
  • Los expertos nos recomiendan consumir por las mañanas café o té negro y por las tardes té verde. De este modo, gracias al ácido clorogénico del café, reducimos tanto el riesgo de accidente cerebrovascular como la probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2.

Conoce los mejores remedios para reducir grasa y líquidos del vientre

Otros grandes beneficios del té verde y té negro

té verde y té negroTé negro, intenso y rico en antioxidantes

¿Sabías que el té negro se viene utilizando desde la antigüedad como remedio para aumentar la memoria? Este dato vendría explicado por su poder estimulante y energético. No obstante, conozcamos más beneficios de esta bebida originada a partir de la Camellia sintensis.

  • Hay datos científicos que demuestran que el té negro es energético y estimulante. Es muy rico en cafeína y en un estimulante llamado teofilina.
  • El té negro es muy rico también en polifenoles, un tipo de antioxidantes que nos permiten proteger las células contra el daño de los radicales libres.
  • Es astringente, de ahí su sabor amargo y su poder para mejorar las digestiones y tratar la gastritis.
  • Es diurético, ideal para combatir la retención de líquidos del organismo.
  • Nos ayuda a perder peso gracias a la sensación de saciedad que nos aporta y sus escasas calorías. El té negro es ideal para el desayuno o para después de las comidas.

Lee también cuáles son los mejores batidos caseros para aumentar la memoria

El té verde, un regalo de la naturaleza

El té verde es, después del té blanco, la bebida más rica en antioxidantes. Es rico en vitamina C, vitamina E, luteína y zeaxantina.

  • Además, tiene la capacidad de poner en marcha nuestro metabolismo, lo cual nos viene muy bien para ir perdiendo peso, siempre y cuando lo acompañemos de una dieta sana y equilibrada.
  • Otro dato interesante es que el té verde favorece la salud de las grandes arterias del organismo. Evita su endurecimiento y estimula la correcta circulación de la sangre, controlando el nivel del colesterol.

Es por tanto, una bebida muy adecuada para favorecer nuestra salud en general.

Así pues, no lo dudes. Puedes empezar tus mañanas con una taza de café o de té negro. Por las tardes, o después de tus comidas, puedes seguir con una tacita de té verde. Si, además, mantienes una vida activa, combatirás las enfermedades cerebrovasculares.

 

Te puede gustar