Un contador de respiraciones puede salvar la vida de los niños con neumonía

La falta de recursos médicos y la creciente comunicación ha propiciado que la principal causa de mortalidad infantil en los países en desarrollo sea la neumonía

En el mundo occidental la neumonía es una enfermedad asociada a la senectud o a complicaciones de otras afecciones, como el cáncer.

Sin embargo, según informa Kristoffer Gandrup-Marino, jefe de Innovación de la división de suministros de Unicef en Copenhague (Dinamarca), en otras sociedades es la principal causa de mortalidad infantil.

Se trata de un mal funcionamiento de los alveolos pulmonares. Como sabemos, estos son una parte de los pulmones con forma de bolsita que se encarga de filtrar el oxígeno del aire que respiramos para pasarlo a la sangre.

Sin embargo, en este caso los alveolos se encuentran irritados, inflamados o infectados, por lo que no cumplen con su función. Por este motivo dan lugar a que se produzcan dificultades respiratorias.

dificultades respiratorias

Cuando este problema lo sufren pequeños con malnutrición, su dureza es literalmente mortal.

Movido por el deseo de salvar la vida de los niños con este padecimiento, Unicef (el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia) ha desarrollado un contador de respiraciones para salvar la vida de los niños con neumonía que permite la detección temprana de la misma.

Unicef desarrolla un contador de respiraciones para mejorar la salud infantil

Según los datos ofrecidos por la ONG, 5,9 millones de niños murieron en 2015 antes de cumplir los cinco años.

Más de la mitad habrían podido sobrevivir si hubieran tenido las mismas patologías en un país desarrollado. Así, la diferencia entre la vida y la muerte es una cuestión de azar: la suerte de nacer en una parte del mundo o en otra.

Afortunadamente, hay personas que se niegan a aceptar esta situación y concentran todos sus conocimientos y esfuerzos para que esto cambie, cuestión que, por otra parte, sería imposible sin la financiación de la ONU y Unicef.

Como prueba, tenemos el desarrollo de este contador de respiraciones para salvar la vida de los niños con neumonía.

Ninos contador de respiraciones

Conscientes de la imposibilidad de contar con aparatos de diagnóstico de radiología para poder hacer placas, el equipo de innovación de la organización se preguntó qué podrían fabricar para descubrir la enfermedad lo antes posible y con esta pregunta, llegaron a la materialización de un contador de respiraciones.

La idea es brillante. Un niño sano exhala, entre 20 y 30 veces por minuto, mientras que uno que sufre neumonía puede respirar hasta en 60 ocasiones.

Esto significa que, en cuanto el contador se coloque y se observe una anomalía en este sentido, los doctores de estos héroes en miniatura que son los niños que viven en condiciones tan precarias estarán mucho más cerca de salvarlos.

Nueva meta: generalizar el contador de respiraciones en 2017 para salvar a los niños con neumonía

El contador ya está listo para ser testado. La idea es realizar pruebas cuanto antes para comercializarlo y distribuirlo con la celeridad necesaria.

Como decíamos, se trata de una situación dramática e injusta por la que solo unos pocos se preocupan.

Por tanto, si tienes en tu mano una solución, no tienes más opción que exprimir tus recursos para llegar a tiempo, aunque con la seguridad necesaria que aporta probar un artefacto como el contador de respiraciones.

Cuando la noticia del contador de respiraciones salió a la luz, los primeros países que se pusieron en contacto con el equipo fueron Etiopía, Bolivia y la República Democrática del Congo, según explica Kristoffer Gandrup.

No obstante, hay otros otros países que se encuentran en la misma situación de emergencia, entre los que destacan India, Pakistán, Nigeria, China, Indonesia, Tanzania, Kenia y Afganistán.

Se prevé que su expansión será más cómoda de lo que lo fueron medicamentos y otras maquinarias, porque tiene un precio asequible.

La horquilla de precios parte de los 35 dólares hasta llegar a los 250. Además, el paso lógico es que se abarate a medida que aumente su producción. Todo ello justifica el optimismo del equipo de Innovación de la división de suministros de Unicef.

Las cifras demuestran que salvar la vida de los niños con neumonía es una prioridad hoy en día.

Además, si no se apuesta por estas soluciones, se corre el riesgos de que el mapa empeore, debido a los demoledores niveles de contaminación.

Esto ya ha puesto en peligro a la población infantil china, pero es de suponer que se pueda repetir en otros lugares.