Contracturas musculares: tratamiento natural y prevención

Valeria Sabater·
22 Marzo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli al
15 Noviembre, 2018
Además de aprender a prevenir las contracturas musculares, es interesante considerar que existen algunos remedios naturales para hacerles frente.
 

Las contracturas musculares son algo que, por desgracia, solemos sufrir a menudo.

Guardan relación con las malas posturas que adoptamos, el estrés emocional, la práctica irregular de ejercicio o, incluso, con una alimentación deficiente.

Todo ello viene a configurar ese dolor molesto, casi siempre alojado en el cuello o la espalda, que afecta a nuestra calidad de vida y actividades cotidianas.

Pero ¿qué es exactamente una contractura muscular?

Pongamos un ejemplo…

posición contracturas musculares trabajo

Imaginemos un largo día de trabajo.

Nos hemos pasado casi nueve horas frente a un ordenador llenos de tensión.

Por supuesto, sin darnos cuenta apenas de la posición que teníamos en nuestra silla todo ese tiempo.

Cuando llegamos a casa, ni siquiera podemos girar la cabeza.

Nuestros músculos se encuentran rígidos y tirantes, impidiendo que la sangre fluya con normalidad en la zona.

Entonces, se empiezan a almacenar toxinas en las fibras musculares y nuestros nervios le envían un mensaje urgente al cerebro: “algo está ocurriendo”.

Esa señal de alarma es precisamente el dolor, que nos avisa de la conocida y temida contractura.

No obstante, afrontemos el desánimo, ya que existen sencillos remedios con los que abordar las molestias que sentimos.

 

Soluciones de uso tópico para las contracturas musculares

Baños calientes

Aplicar calor en el área afectada contribuye a aliviar los síntomas. En este sentido, es de utilidad dejar caer el agua de la ducha sobre el cuello o la espalda.

También existe la opción de hacer baños relajantes incluyendo sales de Epsom, cuyo contenido en magnesio actúa ante el acortamiento presente en las contracturas musculares.

No obstante, para sacarle el máximo partido a esta estrategia es necesario que a continuación realicemos estiramientos. Así lo demuestra un estudio desarrollado por la Universidad de Kobe.

Romero

planta de romero

La esencia de esta planta aromática cuenta con propiedades anti-inflamatorias, tal y como señala una investigación del profesor Horacio Bach y su equipo.

Los pasos a dar para preparar este remedio serían los siguientes:

  • Ponemos varias ramitas de romero en una taza de agua caliente.
  • Dejamos que tenga lugar la decocción durante unos minutos.
  • Pasamos a colar los restos para quedarnos con la infusión.
  • Seguidamente mezclamos el líquido con arcilla para obtener una masa homogénea. Es importante que esté más bien caliente, pero sin que nos llegue a quemar.
 
  • Aplicamos esta pasta sobre la zona afectada durante unos minutos.

Descubre: 7 beneficios del agua de romero para el cabello y la piel

Jengibre

Es una raíz empleada en la medicina tradicional china. Su capacidad para desinflamar ha sido también contrastada científicamente, como indica, por ejemplo, la revisión publicada por Ren You Gan y colaboradores.

La forma de proceder en este caso consistiría en:

  • Usar el jengibre asado y cortado en láminas, a modo de apósitos que pondremos sobre la zona en la que sentimos dolor.
  • Colocarlo mediante unas gasas y dejarlo sobre la piel durante unos minutos.

Alimentos para cuidarnos ante las contracturas musculares

A través de la alimentación obtenemos nutrientes como los minerales, los cuales, en general, ayudan a mejorar el estado de nuestros músculos.

Por ello, pueden incluirse en la dieta elementos como el potasio, cuyo rol es fundamental al participar en la contracción muscular.

De hecho, encontramos trabajos como el de Alicia A. McDonough y Jang H. Youn que explican con detalle sus beneficios para la salud.

Procura que no falten en tu día a día:

  • Frutas: plátano, ciruela, melocotón, cereza.
  • Frutos secos: almendras, nueces, cacahuetes.
  • Verduras: patata, berenjena, brócoli, remolacha, coliflor.

Por otra parte, el magnesio es también un mineral importante en la actividad del músculo, tal y como se recoge en una reciente revisión del Hospital Real de Darwin en Australia.

Es posible incorporarlo en las comidas con:

 
  • Los cereales: arroz, trigo, avena.
  • Los frutos secos: avellanas, almendras, nueces, pistachos.
  • Las legumbres: lentejas, alubias, garbanzos, habas.
  • El chocolate negro.
Espinaca

Leer más: Increíbles beneficios de consumir salmón para la salud

Tips para prevenir las contracturas musculares

  • Evita, en la medida de lo posible, las situaciones de estrés o ansiedad.
  • Intenta no mantener una misma postura durante mucho tiempo.
  • Cambia de postura cuando hables por teléfono.
  • No cargues el bolso sobre el mismo lado de forma continuada.
  • Tu ordenador debe estar centrado delante de ti, ni más a la derecha ni a la izquierda.
  • Ahórrate las malas posturas mientras estés conduciendo.
  • Es mejor que no duermas boca abajo.
  • Intenta hacer estiramientos en algún momento del día.

¿Te acordarás de lo que puedes hacer?

En este artículo se plantean ciertas pautas para abordar el malestar que ocasionan las contracturas musculares o, incluso, prevenir su aparición.

Recordemos que existen soluciones basadas en ingredientes naturales o que se relacionan con algunos de nuestros hábitos, entre ellos el ejercicio físico y la dieta.

Cualquier momento es bueno para comenzar a cuidarse un poco más.

 
  • Al Alawi, A. M., Majoni, S. W., & Falhammar, H. (2018). Magnesium and Human Health: Perspectives and Research Directions. International Journal of Endocrinology, 2018, 9041694. https://doi.org/10.1155/2018/9041694
  • Iwasawa, H., Nomura, M., Sakitani, N., Watanabe, K., Watanabe, D., & Moriyama, H. (2016). Stretching After Heat But Not After Cold Decreases Contractures After Spinal Cord Injury in Rats. Clinical Orthopaedics and Related Research, 474(12), 2692–2701. https://doi.org/10.1007/s11999-016-5030-x
  • Lorenzo-Leal, A. C., Palou, E., López-Malo, A., & Bach, H. (2019). Antimicrobial, Cytotoxic, and Anti-Inflammatory Activities of Pimenta dioica and Rosmarinus officinalis Essential Oils. BioMed Research International, 2019, 1639726. https://doi.org/10.1155/2019/1639726
  • Mao, Q. Q., Xu, X. Y., Cao, S. Y., Gan, R. Y., Corke, H., Beta, T., & Li, H. B. (2019). Bioactive Compounds and Bioactivities of Ginger (Zingiber officinale Roscoe). Foods (Basel, Switzerland)8(6), 185. https://doi.org/10.3390/foods8060185
  • McDonough, A. A., & Youn, J. H. (2017). Potassium Homeostasis: The Knowns, the Unknowns, and the Health Benefits. Physiology, 32(2), 100–111. https://doi.org/10.1152/physiol.00022.2016