Controla tus emociones y serán ellas las que te controlarán

Si controlamos nuestras emociones y no nos permitimos exteriorizarlas es posible que, llegado un momento, la presión pueda con nosotros y se convierta en algo negativo

Controla tus emociones y saldrás perdiendo, pues el control no es apto en casi ningún caso. Las emociones van por libre y algunas personas las viven más intensamente que otras.

No obstante, ¿sabes cuál es tu primera reacción ante una emoción que intentas controlar? Escapar o desear que esta desaparezca.

Te recomendamos: Los efectos de las emociones y pensamientos negativos en nuestro cuerpo

Esto ocurre, sobre todo, con las emociones negativas, ya que nos han enseñado que debemos evitar sentirlas. Por eso, cuando las experimentamos, nos sentimos mal, nos sentimos incómodos e intentamos controlarlas.

Algo que, por mucho que nos esforcemos, no logramos.

El verdadero peso de las emociones negativas

mujer-sufriendo

Para entender el verdadero peso que tienen las emociones negativas en nosotros, es importante que leas el breve cuento que a continuación te presentamos. ¡Préstale atención! pues tiene muchas cosas de las que podemos aprender. ¡Vamos allá!

–Maestro, últimamente me siento muy agotado. La culpa y la ira son mis acompañantes perennes, ¿qué hago?

El maestro le miró y como toda respuesta tomó una pluma y la depositó en la mano del joven.

–¿Cuánto pesa esta pluma?

El joven pensó unos segundos y respondió:

–Aproximadamente unos 2 gramos.

Entonces, el maestro le pidió que extendiera el brazo y sostuviera la pluma mientras él buscaba un libro que le ayudase a lidiar con los problemas que estaba experimentando. Le explicó que, si quería, podía cambiar de idea sobre el peso de la pluma.

El joven no le comprendió, pero hizo lo que le decía su maestro. Pasados 30 minutos, el brazo empezó a cansársele y, al cabo de una hora, pensaba que no iba a poder sostener más la pluma.

Cuando el maestro regresó, volvió a preguntarle:

–¿Cuánto pesa esa pluma?

–Al principio pensé que era muy ligera, pero con el paso del tiempo se fue volviendo cada vez más pesada y ahora me parece que sostengo un pedazo de plomo.

El maestro sonrió y le explicó:

–Las emociones negativas son como esa pluma: si las experimentas y las sueltas no pesan nada. Sin embargo, si las sostienes durante mucho tiempo, se convierten en una losa que pesa sobre tu corazón.

mujer-con-velo

Lee: Escapa de las emociones dolorosas

Como podemos ver, reprimir nuestras emociones, intentar controlarlas, no es algo positivo para nosotros. Muchas personas hacen esto y el resultado es que acaban explotando tarde o temprano.

Controla tus emociones y te convertirás en una verdadera bomba de relojería.

Activamos aquellos pensamientos que queremos evitar

Lejos de lo que podamos pensar, ignorar nuestras emociones o aquellos pensamientos que nos hacen pensar en esas emociones negativas no provoca otra cosa que su activación. Cuanto más intentemos no pensar en todo esto, más lo haremos.

Además, debes tener en mente que todo lo que se resiste, persiste. Por lo tanto, debes intentar expresar esas emociones, sacarlas al exterior y liberarte cuanto antes de ellas. Intentar controlarlas no te hará ningún bien, ¡será contraproducente!

hombre-sujetando-hilos-en-la-mano

Piensa, por ejemplo, en la acumulación de basura que puede haber en tu hogar. Si no sacas la basura, esta se irá amontonando y por mucho que quieras ignorar que está ahí (¡o ignorar su olor!), seguirá ahí.

Tan solo estás evitando algo que realmente no puedes evitar.

No te puedes perder: 5 señales de madurez emocional

Intentar controlarlo todo no es nada bueno. Por eso, debemos aprender a ser inteligentes con nuestras emociones, aceptándolas, sintiéndolas y liberándolas. No es necesario reprimirlas, porque esto solo nos causará dolor y un gran sufrimiento.

No todo lo que nos enseña la sociedad es algo bueno para nosotros, así que empieza a cuestionártelo todo y a buscar lo mejor para ti.

Controla tus emociones y te convertirás en tu propio enemigo. No podrás ser feliz, te sumirás en un círculo de tristeza del que no podrás salir. Así que deja de contener tus emociones: son algo natural del ser humano y debemos liberarnos de ellas.

mujer-tocando-haz-de-luz

¿Has contenido tus emociones negativas? ¿Sientes que eres de los que aguanta y aguanta hasta que explota? Empieza hoy mismo a sacarlas poco a poco si no quieres que te pase como al joven del cuento y puedan hacer mella en tu corazón.

Puede ser doloroso lidiar con esas emociones que tanta aflicción causan, pero son como las heridas que, al coserlas, duele. Es algo necesario, nos hará bien y por eso soportamos el dolor.

Lo mismo ocurre con las emociones. ¡Libéralas!

 

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar