Controla tus emociones y serán ellas las que te controlarán

Raquel Lemos Rodríguez·
23 Septiembre, 2020
Si controlamos las emociones en vez de exteriorizarlas, el propio bienestar puede verse afectado. Te lo contamos.

Controla tus emociones y saldrás perdiendo, pues dejarás de expresar aquello que te está pasando y necesitas comunicar…

Además, tal actitud parece que sobre todo se da en relación a aquellos sentimientos que experimentamos de manera más negativa, tales como la tristeza, la frustración o la ira.

¿Pero qué ocurre al reprimir estas sensaciones? Si te interesa saber más, sigue leyendo. En las siguientes líneas compartimos algunas claves al respecto.

Controla tus emociones. Entonces, serán ellas las que mandarán

controla tus emociones

En cierto modo, tendemos a evitar aquellas emociones que percibimos como menos agradables. Como nos provocan malestar, intentamos anularlas, esconderlas y hasta ahogarlas.

Sin embargo, por mucho que nos esforcemos, no logramos silenciarlas. Antes o después reaparecen acompañadas de la misma incomodidad con la que vinieron.

Te recomendamos leer: Los efectos de las emociones y pensamientos negativos en nuestro cuerpo

Controla las emociones: una metafóra

Para entender mejor el rol que juegan las emociones negativas en el ser humano es posible utilizar algunos recursos literarios como los cuentos. Por ello, a continuación presentamos un breve relato cuyo mensaje resulta esclarecedor:

Un aprendiz le comentaba a su maestro: “Últimamente me siento agotado. La culpa y la ira persiguen de forma constante. ¿Qué hago?

El profesor le miró y como toda respuesta tomó una pluma y la depositó en la mano del joven: “¿Cuánto pesa esta pluma?”

El joven pensó unos segundos y respondió: “Tal vez unos 2 gramos”.

Entonces, el maestro le pidió que extendiera el brazo y sostuviera la pluma. A su vez, le indicó que, si quería, podía cambiar de idea sobre el peso de la pluma.

El joven no le comprendió, pero hizo lo que este le decía. Pasados 30 minutos, empezó a notar el brazo cansado y, al cabo de una hora, pensaba que no iba a poder sostener más la pluma.

Cuando el maestro regresó, volvió a preguntarle: “¿Cuánto pesa esa pluma?”

El aprendiz contestó: “Al principio pensé que era muy ligera, pero con el paso del tiempo se fue volviendo cada vez más pesada y ahora me parece que sostengo un pedazo de plomo”.

El maestro sonrió y le explicó: “Las emociones negativas son como esa pluma: si las experimentas y las sueltas, no pesan nada. Ahora bien, si las sostienes durante un período prolongado, se convierten en una losa que pesa sobre el corazón”.

mujer con velo

Descubre: Descubre la importancia de expresar tus emociones a tiempo

Los pensamientos que queremos evitar

Como vemos, tratar de ocultar y tapar los sentimientos acaba suponiendo una importante carga al cabo de los días. En cambio, si optamos por manifestarlos, con respeto y sin herir a los demás, estaremos dando el primer paso para gestionar el propio estado en el que nos hallamos.

Por ello, lejos de las costumbres que hayamos ido adquiriendo, ignorar las emociones o aquellos pensamientos relacionados con las mismas interfiere en el grado de bienestar cotidiano que alcanzamos. Así, sucede que, en el intento de apartar esas ideas que nos perturban, nos encontramos aún más contrariados y confusos.

hombre sujetando hilos en la mano

Quizás identifiquemos una cierta analogía si nos imaginamos, por ejemplo, la basura que podría acumularse en una casa. En este caso si no sacamos esos restos, los desperdicios se irán amontonando y su olor seguirá ahí.

Por mucho que queramos obviarlo, el aroma estará presente en el entorno. Es algo que en realidad escapa al propio control o a cualquiera de las soluciones por las que nos inclinemos.

Por tanto, acaso sea el momento de comenzar a aceptar las emociones. Recibiéndolas como vienen, sintiéndolas y liberándolas. Aunque no sean del todo positivas, la finalidad de las mismas es ofrecernos oportunidades de aprendizaje y supervivencia en otros aspectos.

Así, la nostalgia invita al recogimiento y la meditación, lo cual es útil en más de una ocasión al ayudarnos a orientar determinadas decisiones o a adoptar perspectivas diferentes. En otras situaciones la ira nos sirve para defendernos y sortear un riesgo concreto…

mujer tocando haz de luz

La función de las emociones

¿Eres de los que controla las emociones? ¿Sientes que aguantas y aguantas hasta que explotas?

Si la respuesta a estos interrogantes es afirmativa, tal vez este sea el instante en que tomes nota de la pesada carga que soportas.

¿Qué tal si compartimos ese peso con las personas que nos quieren?  ¿Y si les contamos a los demás lo que nos pasa, dejamos que las lágrimas afloren o mostramos el enfado que algo nos produce?

  • Chen, Y., Peng, Y., & Fang, P. (2016). Emotional Intelligence Mediates the Relationship between Age and Subjective Well-Being. The International Journal of Aging and Human Development, 83(2), 91–107. https://doi.org/10.1177/0091415016648705
  • Lea, R. G., Davis, S. K., Mahoney, B., & Qualter, P. (2019). Does Emotional Intelligence Buffer the Effects of Acute Stress? A Systematic Review. Frontiers in Psychology, 10. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2019.00810