Cómo controlar el crecimiento excesivo de la cándida con 6 remedios naturales

Aunque la cándida es una levadura habitual en el ser humano, su producción excesiva puede provocar complicaciones, por lo que es fundamental mantenerla bajo control para evitar problemas

La Candida Albicans es el tipo de levadura más común en los seres humanos y, aunque existe en pequeñas cantidades en áreas como la boca y los intestinos, es la que más infecciones genera.

Su crecimiento excesivo, estimulado por factores externos como la mala alimentación y las toxinas, altera la flora bacteriana del intestino y, a su vez, interfiere en la salud inmunitaria.

Como consecuencia, se desencadenan reacciones inflamatorias en varios sistemas del cuerpo y, con esto, aparecen enfermedades como el intestino permeable, las infecciones vaginales o problemas de la piel.

Por fortuna, hay varios remedios con propiedades antifúngicas que, apoyados con una dieta saludable, ayudan a detener su proliferación para evitar que genere complicaciones en la salud.

En esta oportunidad queremos compartir en detalle los 6 mejores para que los tengas en cuenta cuando te enfrentes a alguna condición asociada a esta.

¡Descúbrelos!

1. Aceite de coco

aceite-coco

Los ácidos grasos contenidos en el aceite de coco tienen propiedades antibióticas y antifúngicas que facilitan el control del ataque de la cándida.

Sustancias como el ácido caprílico y el ácido láurico hacen de este producto un gran remedio para frenar el crecimiento de las levaduras.

¿Cómo utilizarlo?

  •  En caso de infección consume de 2 o 3 cucharadas de aceite de coco orgánico al día.
  • Como preventivo, consume máximo 2 cucharadas diarias.
  • Si el problema es cutáneo, aplícalo de forma directa sobre la zona afectada.

¿Quieres conocer más? Lee: Cómo preparar 5 mascarillas para la piel maltratada por el sol

2. Extracto de semilla de toronja

El extracto que se obtiene de la semilla de toronja es un poderoso antifúngico y antibacteriano cuyo aporte de bioflavonoides y minerales protege las células y tejidos.

Su uso no solo ataca la cándida al romper las células que conforman la levadura, sino que fortalece el sistema inmunitario y repara las áreas afectadas.

Entre otras cosas, inhibe el crecimiento de esta levadura y otra amplia variedad de patógenos que afectan la salud.

¿Cómo utilizarlo?

  • Agrega de 5 a 10 gotas del extracto en un vaso de agua tibia y consúmelo 2 o 3 veces al día.
  • También puedes diluir la misma cantidad en agua para tratar infecciones vaginales o de la piel.

3. Aceite de clavo dulce

aceite de clavo

El aceite de clavo dulce tiene un activo natural conocido como eugenol que, además de su característico sabor picante, le confiere propiedades antifúngicas y antioxidantes.

Es un producto que acaba en poco tiempo con las células de la cándida y otras levaduras que infectan los tejidos del cuerpo.

¿Cómo utilizarlo?

  • Agrega hasta 30 gotas del aceite en una taza de agua tibia y consúmelo 2 veces al día.
  • Si gustas lo puedes mezclar con canela para darle un mejor sabor.

4. Ajo

Los compuestos sulfurosos que contiene el ajo, además de sus fitoquímicos, le confieren propiedades antifúngicas y antibióticas que controlan las infecciones tanto por hongos como por bacterias y virus.

Su uso tanto interno como externo inhibe la proliferación de la cándida y previene complicaciones en las infecciones.

¿Cómo utilizarlo?

  • Consume hasta 4 dientes de ajo triturado al día.
  • Para uso tópico, tritura varios dientes de ajo, mézclalos con un poco de aceite y aplícalos en las áreas de la piel afectadas.

5. Aceite de orégano

Aceite de orégano

El aceite de orégano concentra grandes cantidades de carvacrol y timol, dos compuestos con acción antifúngica que deshidratan y matan las células que conforman la Candida Albicans.

¿Cómo utilizarlo?

  • Incorpora de 3 a 5 gotas de aceite en una taza de agua caliente y consúmelo 2 veces al día.
  • Mézclalo con aceite de coco u oliva para tratar infecciones externas.

Visita este artículo: 10 interesantes beneficios para la salud que te brinda el orégano

6. Vinagre de manzana

Las enzimas y compuestos orgánicos del vinagre de manzana son una de las mejores soluciones para el tratamiento de las infecciones causadas por el crecimiento descontrolado de las levaduras.

Sus ácidos orgánicos rompen las células de la cándida y, de paso, crean un ambiente amigable para las bacterias saludables del intestino.

¿Cómo utilizarlo?

  • Incorpora un par de cucharadas de vinagre de manzana orgánico en un vaso de agua tibia y consúmelo en ayunas.
  • En caso de infecciones, toma la bebida hasta 3 veces al día.
  • Se puede diluir en agua para el tratamiento tópico de las infecciones por hongos en la vagina o la piel.

¿Te preocupa tener una infección por levaduras? Antes de que te cause más problemas, prueba alguno de los remedios mencionados y detén su crecimiento.

 

Te puede gustar