Consideraciones en torno a cómo controlar el azúcar en sangre

21 enero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
La diabetes es una enfermedad que requiere un tratamiento pautado por un médico, así como un control periódico. Adicionalmente, mantener buenos hábitos de vida será fundamental para el bienestar.

La diabetes es una enfermedad crónica en la que se produce una inadecuada absorción de azúcar por parte de los tejidos del cuerpo. Esto produce que este se eleve en sangre, produciendo complicaciones importantes. Existen diferentes tipos de diabetes que requieren diversos tratamientos. En algunos casos es necesario que se administre insulina o antidiabéticos orales. Además, mantener buenos hábitos de vida es esencial.

Una correcta alimentación y ejercicio físico diario son adecuados para controlar el azúcar en sangre.

Causas de la diabetes

Cucharada de azúcar y letras formando la palabra DIABETES
En la diabetes, se producen alteraciones en la insulina por lo que el organismo no es capaz de controlar el azúcar en sangre.

La insulina es una hormona producida por el páncreas, para estabilizar y controlar el azúcar en la sangre. La diabetes puede ser causada por bajos niveles de insulina, resistencia a la insulina o ambas. Para poder entender la diabetes, es importante primero comprender el proceso natural por el que pasan los alimentos al ser digeridos, transformados y empleados por el cuerpo para obtener la energía suficiente.

Suceden varias cosas cuando se digiere el alimento:

  • La glucosa (azúcar) entra en el torrente sanguíneo. Esta es una muy buena fuente de energía para el cuerpo.
  • El páncreas produce insulina para transportar la glucosa por el torrente sanguíneo hacia el músculo, la grasa y las células hepáticas, donde las deposita para utilizarla como fuente de energía.

Descubre: ¿Se puede tratar la diabetes de manera natural?

¿Por qué se produce y qué tipos de diabetes hay?

Las personas con diabetes presentan contenidos altos de azúcar en sangre. Así, encontramos dos tipos principales de diabetes. Las causas y los factores son distintos para cada tipo:

  • Diabetes tipo 1: Se puede presentar en cualquier edad. Comúnmente se ve más en niños, adolescentes o adultos jóvenes. En este tipo, las células del páncreas que producen la insulina son escasas, por lo que hay un déficit de la misma. Como consecuencia, no hay insulina que controle el azúcar, por lo que debe administrarse externamente.
  • Diabetes tipo 2: Es más frecuente y normalmente se presenta en la edad adulta. No obstante, debido a las tasas altas de obesidad que hay en estos tiempos, ahora se están viendo afectados con esta enfermedad algunos niños y adolescentes. Con la diabetes tipo 2, el cuerpo es resistente a la insulina, es decir, se produce normalmente pero el cuerpo no la asimila.
  • Hay otras clases de causas de diabetes, y algunas personas no se pueden clasificar como tipo 1 ni 2.
  • La diabetes gestacional es el nivel alto de azúcar en la sangre que se presenta en cualquier momento en el embarazo de una mujer que no ha llegado a padecerla.

Si alguno de nuestros familiares, como padres o hermanos, han llegado a padecer diabetes, es muy probable que podamos tenerla o desarrollarla también. Sin embargo, la diabetes tipo 2 está muy relacionada con los hábitos de vida.

Ver también: 7 pistas para detectar la diabetes

Síntomas

Mujer despertándose.
La fatiga, el exceso de orina y el exceso de sed son los principales síntomas de la diabetes.

El nivel alto de azúcar en la sangre puede causar diversos síntomas, por ejemplo:

  • Fatiga.
  • Hambre.
  • Sed excesiva.
  • Visión borrosa.
  • Pérdida de peso.
  • Ganas frecuentes de orinar.

Debido a que la diabetes tipo 2 se desarrolla lentamente, en algunos casos las personas con un porcentaje alto de azúcar no presentan síntomas. Los síntomas de la diabetes tipo 1 se pueden desarrollar en un periodo de tiempo muy corto. Las personas pueden tener la enfermedad avanzada para cuando se la detectan.

Complicaciones

Después de algunos años, la diabetes trae otras clases de consecuencias graves y complicaciones, entre las que se incluyen:

  • Problemas oculares, dificultad para ver normalmente en la noche o ceguera. Con frecuencia se es sensible a la luz. Las células de la retina son especialmente sensibles al azúcar en sangre, las cuales se alteran ante el exceso de azúcar.
  • Úlceras en las piernas o el pie. El azúcar afecta notablemente a los nervios (neuropatía diabética), especialmente a los más pequeños y alejados del cuerpo: los pies.
  • Daño a los nervios del cuerpo que causan dolor, hormigueo, pérdida de la sensibilidad, problemas digestivos y disfunción eréctil.
  • Debilitamiento del sistema inmunitario,  lo que se puede ocasionar infecciones frecuentemente.
  • Aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, obesidad y enfermedades metabólicas.

Descubre: Arándanos: muy recomendados pero, ¿eficaces?

Conclusión

Los pacientes diabéticos deben llevar un tratamiento adecuado y estricta vigilancia en sus hábitos de vida. Especialmente en la diabetes tipo 1 es necesaria la administración de insulina.

Los antidiabéticos orales son medicamentos eficaces para controlar el azúcar en sangre y la tolerancia de la insulina. Además, realizar un estilo de vida saludable, controlando la dieta y realizando ejercicio físico ayuda a reducir esta enfermedad y sus complicaciones.

Si el médico lo autoriza, el paciente puede beber cierta cantidad de infusión de canela, cuyas propiedades sí han sido científicamente demostradas. 

Es recomendable consultar siempre con el especialista antes de animarte a consumir un remedio natural, ya que puede resultar contraproducente.